Diputados de la Comisión de Legislación Laboral llegó a Salto para escuchar a ediles por el conflicto de la comuna

Pasaban algunos minutos de las tres de la tarde de ayer, el clima que se respiraba ya daba la sensación de que había un aire enrarecido. Afuera del recinto de la Junta Departamental de Salto, en la calle Uruguay casi Misiones, los principales delegados del sindicato de funcionarios municipales, ADEOMS, esperaban ansiosos la llegada de algunos de los integrantes de la Comisión de Legislación del Trabajo de la Cámara de Representantes, encabezados por el diputado del Partido Comunista y exsecretario general del sindicato de obreros de la construcción y afines, SUNCA, Óscar Andrade.
Antes, arribó caminando y hablando por teléfono la diputada del MPP, Manuela Mutti y saludó a todos. Casi a las tres y cuarto, un minibus contratado arribó al lugar con tres legisladores y dos secretarios, entre ellos estaban Andrade y el exsindicalista y actual diputado, Luis Puig, del Partido por la Victoria del Pueblo (PVP) del Frente Amplio.
Tras el saludo efusivo de los sindicalistas con sus pares capitalinos, ahora devenidos éstos últimos en legisladores nacionales, se dispusieron a formular la pregunta de rigor “¿cómo está la situación?”, a lo que con gestos y miradas los integrantes de ADEOMS dejaron en claro que se encontraban en su peor momento.
“¿Y Amado?, seguro que no iba a venir”, comentaron algunos dirigentes en relación al diputado del Partido Colorado, Fernando Amado, quien integra dicha comisión de Diputados, pero que canceló a tiempo su viaje a Salto. La situación generó suspicacias entre los presentes aunque dejaron en claro, al menos en voz alta, que su ausencia había sido justificada con tiempo.
Amado rompió con Vamos Uruguay, el sector que lidera Pedro Bordaberry y el cual integra Germán Coutinho, pero tiene, o al menos mantenía, una buena relación con Coutinho. “Capaz que no quería exponerse”, comentaron algunos.
Los diputados ingresaron al recinto de la Junta con la finalidad de mantener la reunión “con los ediles, porque vinimos a ponernos al corriente y a hablar con todos”, dijo a EL PUEBLO, antes de entrar a la reunión el presidente de la Comisión de Diputados, Óscar Andrade, quien se dirigió a la sala de la bancada de ediles del Frente Amplio para dialogar con éstos y con la diputada Catalina Correa (actual presidente del FA de Salto y sustituta de Andrés Lima en la Cámara) y Manuela Mutti, para charlar y saludar a los presentes.
Pero minutos antes de entrar al encuentro programado entre los diputados de la referida comisión y la Junta Departamental para reunirse con “los ediles”, la titular de la corporación, María de los Ángeles Márquez, solicitó una reunión con los integrantes de la Comisión de legisladores nacionales que habían arribado al lugar y les informó que había adoptado la decisión de que solamente participaría de la reunión la presidencia de la Junta y los ediles que integraban la Comisión de Trabajo del órgano legislativo comunal.
El hecho causó “sorpresa y malestar” en los ediles del Frente Amplio que habían planificado participar en grupo de la actividad para escuchar a los diputados. Además en el lugar también se encontraban los dirigentes del sindicato de funcionarios municipales, ADEOMS, con la finalidad de escuchar los planteos que allí se manifestaran.
Empero, las cosas no ocurrieron de esa manera ya que a éstos tampoco se les permitió ingresar. Al rato los ediles del Frente Amplio manifestaron a EL PUEBLO que la decisión de la presidenta fue “abrupta, nosotros en tanto somos legisladores departamentales tenemos derecho a ingresar a todas las sesiones que se lleven a cabo en la Junta”, dijeron los ediles Nelly Rodríguez, Mauricio Ferreira, Eduardo Godoy y Martín Pertusatti.
Los mismos, mostrando una copia del Reglamento Interno de la Junta Departamental de Salto, indicaron que “acá dice, en el artículo 103 del reglamento dice claramente que todos los ediles podemos asistir libremente a escuchar las reuniones de las distintas comisiones de la Junta Departamental, sin embargo, ese derecho hoy nos fue cercenado por la presidenta al no dejarnos entrar”, se quejaron los ediles del Frente Amplio. “Porque decidimos que entrábamos todos, o no entraba ninguno. No íbamos a intervenir y a molestar, íbamos a escuchar, porque tenemos interés en el tema, pero la presidenta no lo entendió así”, añadieron.
La reunión terminó llevándose a cabo con la presencia de los diputados de la Comisión de Legislación del Trabajo, la diputada salteña Manuela Mutti, y los ediles del Partido Colorado y del Partido Nacional que integran la Comisión de Trabajo de la Junta.