Director del zoológico municipal aclara la situación sobre el cautiverio de la osa “Eva” en el parque Harriague

El Dr. (vet) Carlos Martínez, actual director del zoológico municipal, se acercó a la Redacción de EL PUEBLO con el objetivo de aclarar la situación planteada tanto en las redes sociales como en los medios de comunicación, respecto a la osa parda del zoo, llamada “Eva”.
En estos días varias personas compartieron fotos de la osa entre rejas, en una construcción de cemento, indicando en algunos casos que el animal estaba por morir.
Martínez negó que la osa esté con algún problema de salud, indicando que su estado físico se debe a que los osos hibernan durante el invierno perdiendo peso y recién varios meses después recuperan su estado corporal habitual.
Asimismo explicó que lo que denominan “una prisión de hierro y concreto” es el dormitorio de la osa, donde además de sus horas de descanso, se aloja cuando hay alerta meteorológica. Cuando se le tomó la foto que circuló por las redes sociales, estaba alojada allí debido a que la tormenta ocurrida días pasados había comprometido un árbol de grandes dimensiones que se encuentra en el recinto al aire libre (de aproximadamente 50 x 70 metros) donde habitualmente se encuentra el ejemplar que, como las fieras, desde hace varios años dejaron de estar en jaulas y pasaron a estar en recintos al aire libre, con vegetación, fuentes de agua y sus respectivos refugios.
El jerarca transmitió la tranquilidad a los visitantes de que la osa no se está muriendo, tiene 17 años,  nació en el zoológico y hace varios años, la Intendencia  trabajó para ambientarla lo mejor posible.
Martínez expresó que si bien “somos conscientes de que los zoológicos no son bien vistos por algunas personas, también cumplen una función desde el punto de vista educativo, para escolares liceales y/o docentes universitarios).
Agregó que la situación de este zoológico es muy diferente a los del resto del país, ya que la mayoría de las especies cuentan con espacios al aire libre. Además indicó que están muy bien alimentados, tienen atención sanitaria, y cuidados por capataces, funcionarios y médicos veterinarios del zoológico, ya que las autoridades buscan brindarles las comodidades necesarias para evitar lo más posible el estrés del cautiverio.

El Dr. (vet) Carlos Martínez, actual director del zoológico municipal, se acercó a la Redacción de EL PUEBLO con el objetivo de aclarar la situación planteada tanto en las redes sociales como en los medios de comunicación, respecto a la osa parda del zoo, llamada “Eva”.

En estos días varias personas compartieron fotos de la osa entre rejas, en una construcción de cemento, indicando en algunos casososos1 que el animal estaba por morir.

Martínez negó que la osa esté con algún problema de salud, indicando que su estado físico se debe a que los osos hibernan durante el invierno perdiendo peso y recién varios meses después recuperan su estado corporal habitual.

Asimismo explicó que lo que denominan “una prisión de hierro y concreto” es el dormitorio de la osa, donde además de sus horas de descanso, se aloja cuando hay alerta meteorológica. Cuando se le tomó la foto que circuló por las redes sociales, estaba alojada allí debido a que la tormenta ocurrida días pasados había comprometido un árbol de grandes dimensiones que se encuentra en el recinto al aire libre (de aproximadamente 50 x 70 metros) donde habitualmente se encuentra el ejemplar que, como las fieras, desde hace varios años dejaron de estar en jaulas y pasaron a estar en recintos al aire libre, con vegetación, fuentes de agua y sus respectivos refugios.

El jerarca transmitió la tranquilidad a los visitantes de que la osa no se está muriendo, tiene 17 años,  nació en el zoológico y hace varios años, la Intendencia  trabajó para ambientarla lo mejor posible.

Martínez expresó que si bien “somos conscientes de que los zoológicos no son bien vistos por algunas personas, también cumplen una función desde el punto de vista educativo, para escolares liceales y/o docentes universitarios).

Agregó que la situación de este zoológico es muy diferente a los del resto del país, ya que la mayoría de las especies cuentan con espacios al aire libre. Además indicó que están muy bien alimentados, tienen atención sanitaria, y cuidados por capataces, funcionarios y médicos veterinarios del zoológico, ya que las autoridades buscan brindarles las comodidades necesarias para evitar lo más posible el estrés del cautiverio.