Dirigente local del Sunca cree que las relaciones con nuevo gobierno argentino traen panorama alentador para el sector

Pablo Torrens afirmó que industria de la construcción “no está en crisis” y enumeró obras en Salto que así lo demuestran.

Para el dirigente departamental del Sindicato Único Nacional de la Construcción y Afines (SUNCA), Pablo Torrens, la “esperanza” que abren las “nuevas relaciones” con el gobierno argentino le “darán una inyección importante a la industria de la construcción”, sobre todo al este del país.
Consultado por EL PUEBLO sobre la realidad local del sector de la construcción, Torrens dijo que las obras proyectadas como la planta de aguas residuales de OSE, la construcción de las plantas fotovoltaicas y algunos edificios que se han proyectado con inversión privada, son indicadores alentadores para mantener en desarrollo a la industria de la construcción y mantener mano de obra ocupada.
Además, el dirigente sindical de uno de los gremios más fuertes en movilización obrera, afirmó de manera categórica que “no hay crisis” en el sector ya que se está ante un boom histórico de registro de trabajadores en el BPS con más de 56 mil obreros en planilla.
PANORAMA
“En lo departamental, la realidad del sector de la construcción no escapa a la realidad nacional. Sí tenemos un panorama que se complejiza atendiendo la situación de contexto regional, donde hay muchos inversores cuyos capitales impactan en la industria, por lo tanto, todos los sectores de la actividad están atados a la industria de la construcción, como es el caso de la cuestión agropecuaria, del comercio, de la industria en general, todos esos sectores impactan en forma directa después en la construcción”, aseveró Torrens.
“Ahora el panorama que tenemos para este año en particular, son buenos, ya que contamos con el inicio de una obra como la de la planta de aguas residuales de OSE que se inició hace poco tiempo, además de la construcción de dos plantas fotovoltaicas que están en proceso, donde hay otros cientos de trabajadores allí, así como también el parque de energía eólica que se está haciendo en la zona de Zanja Honda y en pueblo Saucedo. Y después también tenemos otros emprendimientos particulares, como el caso de dos o tres edificios que se están construyendo y que son de inversiones privadas, que le darán una inyección importante a lo que consideramos como mano de obra ocupada”, adelantó el dirigente sindical.
NO ES CRISIS
Con respecto al panorama nacional del sector de la construcción, el dirigente del SUNCA, Pablo Torrens, afirmó a este diario que “si bien es cierto que hemos tenido una baja sustancial comparando con el pico nacional que se dio a finales del 2012 y entre el 2014, pero eso no quiere decir que estemos en una crisis en la industria. No es así porque en estos momento estamos en niveles superiores a los de otros tiempos, incluso a los registrados históricamente. Cuando ocurrió el boom de la construcción a principios de los años 80, nunca hubo tanta gente inscripta en el BPS en ese momento, pero en esta época superamos ese récord, ya que en aquel momento no se pasó de los 45 mil personas inscriptas y hoy son cerca de 56 mil los trabajadores registrados”.
En ese aspecto, Pablo Torrens señaló que “ahora se avizora un panorama positivo con estas obras emblemáticas que mencionábamos, sobre todo con la esperanza que abren las nuevas relaciones que se tiene con el nuevo gobierno argentino, porque principalmente para el este del país le abre un panorama muy alentador, ya que entendemos que esas relaciones le darán una inyección muy favorable a la industria de la construcción”.
Torrens cree además que también vislumbran un panorama favorable para el sector, los anuncios que fueron formulados en materia de inversión en obra pública, por parte del gobierno, algo que será muy alentador para el movimiento del sector de la construcción.