Dispuesta a someterse a importante operación para superar su talla enana, confía en lograr el apoyo de los salteños

Dispuesta a someterse a importante  operación para superar su talla enana,  confía en lograr el apoyo de los salteños
Martina Bernat Manassi tiene acondroplasia, que es una de las causas más frecuentes de enanismo.
Cumplió 8 años en diciembre; cuando nació y a los dos meses de vida hizo dos paros cardio respiratorios, y salió adelante sin secuelas. Ahora con esa misma fuerza quiere superarse.
Martina posee una gran ternura y forma de ser especial, es expresiva, amable y muy afectuosa. A los 5 años pidió como regalo “ser alta”, entonces su mamá, Ana Manassi, le explicó que eso no era posible, pero con todo su amor de madre le aseguró que haría todo lo posible para brindarle lo que estuviera a su alcance.
Hasta entonces Ana pensaba que su situación sería para toda la vida, hace algunos años había averiguado este tipo de intervenciones, que, por los costos eran inalcanzables. Ana trabaja como médica dermatóloga, pero está a cargo de Martina y dos hijos más; Sara (12) y Nicolás (15).
LA NECESIDAD DE
LA OPERACIÓN
Hace algún tiempo Martina comenzó con deformidades en las piernas acompañadas de dolor, tanto si corría, si caminaba más de una cuadra, y lo que más le afectaba por ejemplo eran los paseos de la escuela, que no podía realizarlos junto a sus compañeros, sino que tenían que llevarla e ir a buscarla, de la misma forma cuando iba a un cumpleaños y saltaba en la cama elástica, luego pasaba varios días en quietud con analgésicos para eliminar el dolor.
Hace dos meses, la pediatra Rosita Blanco le dio la buena noticia; que había posibilidades de hacer una operación en Rosario (Argentina).
A partir de entonces Ana buscó en Internet, dialogó con un joven argentino que se había operado quien le proporcionó datos, teléfonos de contacto, hasta que habló con el médico, luego viajó con Martina y su hermano Nicolás. Allí el médico la vio, le indicó que la edad es la apropiada para la intervención, le mostró radiografías, cómo se quiebran los huesitos y se colocan los hierros  y como se giran para ganar centímetros y que las piernas se vayan enderezando.
LA PALABRA DE SU MADRE
“Ayer me comentaban que algunas personas preguntan si todo esto es por estética. Si estas personas hubieran tenido la bendición de tener un hijo como Marti que iluminó nuestra casa y nos enseñó mucho y aún nos sigue enseñando todos los días a superar obstáculos permanentemente, todo lo que para nosotros es insignificante como sentarse en un water, bajar y subir escaleras, caminar una cuadra, todo eso para ella significa un gran esfuerzo”, explicó Ana, “yo creo que se darían cuenta que se trata de mejorar la calidad de vida de una niña que no tenga que volver de saltar en una cama elástica en un cumpleaños y luego pasar con analgésicos unos cuantos días”.
LA OPERACIÓN
“A Marti además de la elongación le van a enderezar las deformidades de sus piernitas y le hacen una rotación de músculos para enderezar su columna. Esto se hace en tres etapas y en total tendría un costo de aproximadamente 90 mil dólares teniendo en cuenta el peso argentino actual.
Esto se acompaña de un tratamiento hormonal por lo que tendrá que ser ahora antes de su desarrollo”, informó Ana, agregando que “esta posibilidad surgió hace dos meses aproximadamente cuando empecé con la primera consulta, y la primera operación se hace ahora en febrero para que pueda pasar el resto del año en una silla de ruedas y a fin de año pueda rehabilitarse en piscinas y aprender a caminar nuevamente.
Nada de esto es fácil como todo en su vida, pero como le explicó su hermano de 15 años cuando el médico le contaba a ella por lo que tenía que pasar, “todo en esta vida tiene un costo y muchas veces tenemos que pasar por momentos y cosas difíciles para lograr lo que queremos, tenés que pensar en el futuro, enfocarte en tu superación cada vez que pienses en bajar los brazos”.
Marti tiene mucha esperanza y solo piensa en el día de su primer operación y tiene una gran familia que la contiene y estará cuando ella sienta que ya no puede seguir adelante como le dijo su médico”.
UN LARGO CAMINO DOLOROSO
Dos veces al día su mamá tendrá que girarle unos tornillos en sus piernas que le causan dolor y todos los días se inyectará su medicación.
“Es un largo camino que ella y nosotros estamos dispuestos a transitar para mejorar en algo aunque sabemos que no todo, su calidad de vida”, expresó Ana.
La primera intervención consta de colocar hierros en la tibia, luego de un año de recuperación  en silla de ruedas, debe aprender a caminar, luego se vuelve a operar, en este caso el fémur, y debe pasar otro año en silla de ruedas, y volver a aprender a caminar. Finalmente se haría la última operación en los brazos para lograr una armonía con el resto del cuerpo.
NECESITAN
COLABORACIÓN
Si bien Ana dudó mucho en la exposición que supone pedir colaboración, luego pensó en Martina y sabe que dispone de muy poco tiempo para reunir el dinero que le costará el tratamiento y accedió “a dejar de pensar en uno y pensar en ella y aceptar la ayuda de los demás”.
NADIE ESTÁ PREPARADO PARA TANTO DOLOR
Actualmente Martina cuenta con el apoyo de una psicóloga que la está preparando para afrontar la operación, y fundamentalmente para el post-operatorio, aunque “nadie está preparado para tanto dolor”, advirtió Ana quien destacó especialmente el apoyo y la fuerza que le brindan sus hermanos en estos momentos y antes ya que su vida siempre ha tenido dificultades”, recalcó el apoyo de sus padres, como del resto de la familia y compañeros de la niña que de una forma u otra están tratando de aportar su ayuda para que esto sea posible.
Martina tiene sus fantasías, al punto que al comienzo de la entrevista con EL PUEBLO comentó que tiene una alcancía con 140 pesos, monto que, si le sobra en esta primera operación, guardará para la segunda.
CUENTAS EN EL
BANCO REPÚBLICA
Para recibir colaboración hay dos cuentas en el BROU; que son:
4439892 1 – caja de ahorro en pesos.
4439893 0 – caja de ahorro en dólares.

Martina Bernat Manassi tiene acondroplasia, que es una de las causas más frecuentes de enanismo.

Cumplió 8 años en diciembre; cuando nació y a los dos meses de vida hizo dos paros cardio respiratorios, y salió adelante sin secuelas. Ahora con esa misma fuerza quiere superarse.

Martina posee una gran ternura y forma de ser especial, es expresiva, amable y muy afectuosa. A los 5 años pidió como regalo “ser alta”, entonces su mamá, Ana Manassi, le explicó que eso no era posible, pero con todo su amor de madre le aseguró que haría todo lo posible para brindarle lo que estuviera a su alcance.

Hasta entonces Ana pensaba que su situación sería para toda la vida, hace algunos años había averiguado este tipo de intervenciones, que, por los costos eran inalcanzables. Ana trabaja como médica dermatóloga, pero está a cargo de Martina y dos hijos más; Sara (12) y Nicolás (15).

LA NECESIDAD DE LA OPERACIÓN

Hace algún tiempo Martina comenzó con deformidades en las piernas acompañadas de dolor, tanto si corría, si caminaba más de una cuadra, y lo que más le afectaba por ejemplo eran los paseos de la escuela, que no podía realizarlos junto a sus compañeros, sino que tenían que llevarla e ir a buscarla, de la misma forma cuando iba a un cumpleaños y saltaba en la cama elástica, luego pasaba varios días en quietud con analgésicos para eliminar el dolor.

Hace dos meses, la pediatra Rosita Blanco le dio la buena noticia; que había posibilidades de hacer una operación en Rosario (Argentina).

A partir de entonces Ana buscó en Internet, dialogó con un joven argentino que se había operado quien le proporcionó datos, teléfonos de contacto, hasta que habló con el médico, luego viajó con Martina y su hermano Nicolás. Allí el médico la vio, le indicó que la edad es la apropiada para la intervención, le mostró radiografías, cómo se quiebran los huesitos y se colocan los hierros  y como se giran para ganar centímetros y que las piernas se vayan enderezando.

LA PALABRA DE SU MADRE

“Ayer me comentaban que algunas personas preguntan si todo esto es por estética. Si estas personas hubieran tenido la bendición de tener un hijo como Marti que iluminó nuestra casa y nos enseñó mucho y aún nos sigue enseñando todos los días a superar obstáculos permanentemente, todo lo que para nosotros es insignificante como sentarse en un water, bajar y subir escaleras, caminar una cuadra, todo eso para ella significa un gran esfuerzo”, explicó Ana, “yo creo que se darían cuenta que se trata de mejorar la calidad de vida de una niña que no tenga que volver de saltar en una cama elástica en un cumpleaños y luego pasar con analgésicos unos cuantos días”.

LA OPERACIÓN

“A Marti además de la elongación le van a enderezar las deformidades de sus piernitas y le hacen una rotación de músculos para enderezar su columna. Esto se hace en tres etapas y en total tendría un costo de aproximadamente 90 mil dólares teniendo en cuenta el peso argentino actual.

Esto se acompaña de un tratamiento hormonal por lo que tendrá que ser ahora antes de su desarrollo”, informó Ana, agregando que “esta posibilidad surgió hace dos meses aproximadamente cuando empecé con la primera consulta, y la primera operación se hace ahora en febrero para que pueda pasar el resto del año en una silla de ruedas y a fin de año pueda rehabilitarse en piscinas y aprender a caminar nuevamente.

Nada de esto es fácil como todo en su vida, pero como le explicó su hermano de 15 años cuando el médico le contaba a ella por lo que tenía que pasar, “todo en esta vida tiene un costo y muchas veces tenemos que pasar por momentos y cosas difíciles para lograr lo que queremos, tenés que pensar en el futuro, enfocarte en tu superación cada vez que pienses en bajar los brazos”.

Marti tiene mucha esperanza y solo piensa en el día de su primer operación y tiene una gran familia que la contiene y estará cuando ella sienta que ya no puede seguir adelante como le dijo su médico”.

UN LARGO CAMINO DOLOROSO

Dos veces al día su mamá tendrá que girarle unos tornillos en sus piernas que le causan dolor y todos los días se inyectará su medicación.

“Es un largo camino que ella y nosotros estamos dispuestos a transitar para mejorar en algo aunque sabemos que no todo, su calidad de vida”, expresó Ana.

La primera intervención consta de colocar hierros en la tibia, luego de un año de recuperación  en silla de ruedas, debe aprender a caminar, luego se vuelve a operar, en este caso el fémur, y debe pasar otro año en silla de ruedas, y volver a aprender a caminar. Finalmente se haría la última operación en los brazos para lograr una armonía con el resto del cuerpo.

NECESITAN COLABORACIÓN

Si bien Ana dudó mucho en la exposición que supone pedir colaboración, luego pensó en Martina y sabe que dispone de muy poco tiempo para reunir el dinero que le costará el tratamiento y accedió “a dejar de pensar en uno y pensar en ella y aceptar la ayuda de los demás”.

NADIE ESTÁ PREPARADO PARA TANTO DOLOR

Actualmente Martina cuenta con el apoyo de una psicóloga que la está preparando para afrontar la operación, y fundamentalmente para el post-operatorio, aunque “nadie está preparado para tanto dolor”, advirtió Ana quien destacó especialmente el apoyo y la fuerza que le brindan sus hermanos en estos momentos y antes ya que su vida siempre ha tenido dificultades”, recalcó el apoyo de sus padres, como del resto de la familia y compañeros de la niña que de una forma u otra están tratando de aportar su ayuda para que esto sea posible.

Martina tiene sus fantasías, al punto que al comienzo de la entrevista con EL PUEBLO comentó que tiene una alcancía con 140 pesos, monto que, si le sobra en esta primera operación, guardará para la segunda.

CUENTAS EN EL

BANCO REPÚBLICA

Para recibir colaboración hay dos cuentas en el BROU; que son:

4439892 1 – caja de ahorro en pesos.

4439893 0 – caja de ahorro en dólares.