Docente de historia, elegida candidata por voto secreto integra un grupo decidido a formar técnicos “con otra cabeza”

Manuela Mutti (27), madre de un niño de 3 años, será la diputada más joven del próximo parlamento. Fue  elegida  en representación del MPP en Salto, la segunda fuerza del Frente Amplio en el departamento, con una importante ventaja sobre la tercera  fuerza, representada por Soledad Marazzano. El MPP con Manuela alcanzó los 9.660 votos, mientras que FLS, con Soledad tuvo 7.407 votos.

Manuela, profesora de historia recibida en el Instituto de Profesores Artigas, encarna una nueva generación, política, pero sobre todo un nuevo concepto de la política que quieren realizar. Llegó a la Redacción de EL PUEBLO, acompañada de su padre (Neri), veterano dirigente del MPP,  “pero vino con la condición de que no hablara”, dijo riendo Manuela.

Es que Neri es referente del MPP en Salto y desde mucho tiempo atrás, tanto “Pepe” Mujica, como Lucía Topolansky cuando venían a Salto se quedaban y lo siguen haciendo en su casa.

De todas formas, aclaró Manuela que la elección para ir en el primer lugar de la  lista de  diputados, no fue por decisión ni opinión de dirigente alguno, se hizo  por voto secreto, en una asamblea convocada a estos efectos en los que cada uno de los participantes  elevó una lista con  cinco nombres.

Estos se fueron luego poniendo en la pizarra y los que reunieron más votos fueron los elegidos, explicó.

El diálogo con EL PUEBLO fue en estos  términos.

¿Quién es y qué hace Manuela Mutti?

Actualmente soy docente de UTU sobre la ruralidad de Artigas y Salto, por eso paso muchas horas “adentro” de cada departamento.

Cuando aceptaste encabezar la lista ¿pensabas que efectivamente podías salir diputada?

Cuando uno se plantea encabezar una lista sabe que “el riesgo” (risas) existe. Por otra parte sabíamos que iba a ser muy peleado, sabíamos de las dificultades que tendría y sinceramente había compañeros muy positivos y también algunos muy  pesimistas sobre esta posibilidad. Pero el  trabajo muy lindo y muy intenso que hicieron algunos compañeros del MPP fue lo que permitió que esto se hiciera realidad.

¿La concreción de la banca ya te ha cambiado tu ritmo de vida?

En realidad creo que es un lugar más de militancia. Una de las cosas que teníamos claro cuando entramos al MPP, es que existen varios escalones dentro del MPP  y que todos son lugares diferentes de militancia. Diferentes tipos de compromiso. Ahora me  llaman más los medios, pero antes estando en la dirección del MPP tenía que estar organizando cosas, permanentemente llamándonos entres  nosotros y organizando distintos tipos de tarea. Por lo tanto es una tarea más,  que implica más exposición y más responsabilidad, cuando uno habla debe dejar en claro que habla por sí mismo, pero también por una organización política. Por eso implica una mayor responsabilidad a la hora del diálogo y a la hora de la exposición, pero yo creo  que es un lugar más de militancia y trato de tomarlo también así.

¿Te defines como una persona de grupo, de consultar, de obrar disciplinadamente de acuerdo a lo que piensa y opina el grupo o prefieres hacerlo con mayor personalismo, en forma individual?

Creo que esa respuesta la tienen que dar mis compañeros. Una de las cosas que trata de lograr el MPP en general es que las cosas se decidan en colectivo. Cada vez que alguien trata de salirse de estos parámetros el colectivo lo llama y pasa a ser parte del colectivo. Esa es una virtud que tiene el MPP.

¿Está de acuerdo con eso por supuesto?

Por supuesto, es un movimiento de participación popular y en ese marco participamos todos. Esa es nuestra democracia interna y en base a eso elegimos nuestras direcciones y son éstas las que deciden las líneas de acción. El personalismo es una de las cosas que orgánicamente tratamos de combatir, porque eso es lo que termina los grupos. Lo que continuamente hay que  estar destruyendo es lo que nos mete esta sociedad de consumo, capitalista, que trata de fomentar el individualismo, incluso desde los medios, cuando se va atrás de “el candidato” y no de un grupo político que hay detrás y que trabajó y metió mucho para que estas cosas se hagan realidad.

- ¿La docencia queda de  lado para dar paso a la labor parlamentaria?

– Son cosas que aún no las tengan resueltas, porque “los zapallos se irán acomodando a medida que el carro vaya marchando”. Primero porque el tema de la  docencia es algo que uno elige en diciembre o en  marzo y son cosas que exceden a la decisión del docente y por el otro lado también tengo que ir viendo lo que significa la tarea parlamentaria. A mi me encanta ser docente y si puedo trataré de continuar dando clases, porque es lo que me gusta  y me encantaría poder hacerlo. Si queremos tener una sociedad diferente tenemos que tener docentes comprometidos con la educación, con su tarea  y en gran parte con la tarea de construcción de un mundo diferente, con otros valores. Por todo eso en la medida que me sea posible en estos 5 años en que ocuparé la diputación, si en algún año puedo tomar grupos los voy a tomar.

- Está claro que la docencia ocupa una parte importante en tu vida ¿y la política?

–Es más importante, porque en realidad soy docente por una opción política. Soy docente porque me plantee cuando era estudiante, asumir el rol que cumple el docente en la formación de una persona.  Por eso consideré que políticamente esa tarea es una tarea clave en la lucha, como otras, pero seguramente lo que pienso filosófica e ideológicamente, marca mi accionar y mi vida en todos los órdenes. Incluso me fui a estudiar al IPA, me plantee seriamente el tema del estudio y después también tomé la opción de volverme a mi departamento, porque cuando nos fuimos (porque en mi generación se fueron muchos a estudiar a Montevideo), con una barra de gurises que éramos del MPP nos fuimos a estudiar a la capital, vivimos en una Casa de Estudiantes y el primer objetivo que nos propusimos era generar técnicos con otra cabeza, que se plantearan cambiar a la sociedad y que esos conocimientos técnicos que generaran fueran volcados al Interior.

–¿Cómo definirías a “Pepe” Mujica y Lucía Topolansky y su ascendencia, si es que la hubo en  tu carrera política?

–Lo primero creo que no hay “carreras” políticas. Esa es una de las cosas que tenemos que “deconstruir” a nivel ciudadano. Todos somos seres políticos y participamos políticamente en toda la sociedad y en todos lados. A veces el concepto de “carrera política”, nos hace ver a la política como un lugar de lucro y un lugar,  que se tiene que empezar en tal  lugar, seguir en otro y terminar en otro. Pensamos que eso no es así. La organización tiene que desestigmatizar eso, la organización que quiere transformar la sociedad no puede plantearse así las cosas. En cuanto a Lucía y Pepe encarnan valores diferentes, y por eso a nivel sensible de nosotros nos llegan tanto. Porque si hay algo que nos enamora de estos veteranos y de su generación, es que hacen valores de la sociedad que queremos , nos sentimos identificados por ellos y nos llegan al corazón por eso.  Porque sienten humildad, coherencia y han sembrado valores, en una sociedad en la que esos valores están en decadencia. Por eso creo que es estratégico el mensaje que le dejan a las generaciones que vienen esos veteranos. Realmente me siento orgullosa de pertenecer al sector al que pertenezco y  de las raíces que éste tiene, que vienen desde el Movimiento de Liberación Nacional “Tupamaros”, cuando un grupo de “guachos”, de gurises, se plantearon poder meter la mano en la historia y si vemos la historia hoy, si miramos para atrás, tenemos que decir “metieron la mano en la historia”.

anuela Mutti (27), madre de un niño de 3 años, será la diputada más joven del próximo parlamento. Fue  elegida  en representación del MPP en Salto, la segunda fuerza del Frente Amplio en el departamento, con una importante ventaja sobre la tercera  fuerza, representada por Soledad Marazzano. El MPP con Manuela alcanzó los 9.660 votos, mientras que FLS, con Soledad tuvo 7.407 votos.
Manuela, profesora de historia recibida en el Instituto de Profesores Artigas, encarna una nueva generación, política, pero sobre todo un nuevo concepto de la política que quieren realizar. Llegó a la Redacción de EL PUEBLO, acompañada de su padre (Neri), veterano dirigente del MPP,  “pero vino con la condición de que no hablara”, dijo riendo Manuela.
Es que Neri es referente del MPP en Salto y desde mucho tiempo atrás, tanto “Pepe” Mujica, como Lucía Topolansky cuando venían a Salto se quedaban y lo siguen haciendo en su casa.
De todas formas, aclaró Manuela que la elección para ir en el primer lugar de la  lista de  diputados, no fue por decisión ni opinión de dirigente alguno, se hizo  por voto secreto, en una asamblea convocada a estos efectos en los que cada uno de los participantes  elevó una lista con  cinco nombres.
Estos se fueron luego poniendo en la pizarra y los que reunieron más votos fueron los elegidos, explicó.
El diálogo con EL PUEBLO fue en estos  términos.
¿Quién es y qué hace Manuela Mutti?
Actualmente soy docente de UTU sobre la ruralidad de Artigas y Salto, por eso paso muchas horas “adentro” de cada departamento.
Cuando aceptaste encabezar la lista ¿pensabas que efectivamente podías salir diputada?
Cuando uno se plantea encabezar una lista sabe que “el riesgo” (risas) existe. Por otra parte sabíamos que iba a ser muy peleado, sabíamos de las dificultades que tendría y sinceramente había compañeros muy positivos y también algunos muy  pesimistas sobre esta posibilidad. Pero el  trabajo muy lindo y muy intenso que hicieron algunos compañeros del MPP fue lo que permitió que esto se hiciera realidad.
¿La concreción de la banca ya te ha cambiado tu ritmo de vida?
En realidad creo que es un lugar más de militancia. Una de las cosas que teníamos claro cuando entramos al MPP, es que existen varios escalones dentro del MPP  y que todos son lugares diferentes de militancia. Diferentes tipos de compromiso. Ahora me  llaman más los medios, pero antes estando en la dirección del MPP tenía que estar organizando cosas, permanentemente llamándonos entres  nosotros y organizando distintos tipos de tarea. Por lo tanto es una tarea más,  que implica más exposición y más responsabilidad, cuando uno habla debe dejar en claro que habla por sí mismo, pero también por una organización política. Por eso implica una mayor responsabilidad a la hora del diálogo y a la hora de la exposición, pero yo creo  que es un lugar más de militancia y trato de tomarlo también así.
¿Te defines como una persona de grupo, de consultar, de obrar disciplinadamente de acuerdo a lo que piensa y opina el grupo o prefieres hacerlo con mayor personalismo, en forma individual?
Creo que esa respuesta la tienen que dar mis compañeros. Una de las cosas que trata de lograr el MPP en general es que las cosas se decidan en colectivo. Cada vez que alguien trata de salirse de estos parámetros el colectivo lo llama y pasa a ser parte del colectivo. Esa es una virtud que tiene el MPP.
¿Está de acuerdo con eso por supuesto?
Por supuesto, es un movimiento de participación popular y en ese marco participamos todos. Esa es nuestra democracia interna y en base a eso elegimos nuestras direcciones y son éstas las que deciden las líneas de acción. El personalismo es una de las cosas que orgánicamente tratamos de combatir, porque eso es lo que termina los grupos. Lo que continuamente hay que  estar destruyendo es lo que nos mete esta sociedad de consumo, capitalista, que trata de fomentar el individualismo, incluso desde los medios, cuando se va atrás de “el candidato” y no de un grupo político que hay detrás y que trabajó y metió mucho para que estas cosas se hagan realidad.
- ¿La docencia queda de  lado para dar paso a la labor parlamentaria?
– Son cosas que aún no las tengan resueltas, porque “los zapallos se irán acomodando a medida que el carro vaya marchando”. Primero porque el tema de la  docencia es algo que uno elige en diciembre o en  marzo y son cosas que exceden a la decisión del docente y por el otro lado también tengo que ir viendo lo que significa la tarea parlamentaria. A mi me encanta ser docente y si puedo trataré de continuar dando clases, porque es lo que me gusta  y me encantaría poder hacerlo. Si queremos tener una sociedad diferente tenemos que tener docentes comprometidos con la educación, con su tarea  y en gran parte con la tarea de construcción de un mundo diferente, con otros valores. Por todo eso en la medida que me sea posible en estos 5 años en que ocuparé la diputación, si en algún año puedo tomar grupos los voy a tomar.
- Está claro que la docencia ocupa una parte importante en tu vida ¿y la política?
–Es más importante, porque en realidad soy docente por una opción política. Soy docente porque me plantee cuando era estudiante, asumir el rol que cumple el docente en la formación de una persona.  Por eso consideré que políticamente esa tarea es una tarea clave en la lucha, como otras, pero seguramente lo que pienso filosófica e ideológicamente, marca mi accionar y mi vida en todos los órdenes. Incluso me fui a estudiar al IPA, me plantee seriamente el tema del estudio y después también tomé la opción de volverme a mi departamento, porque cuando nos fuimos (porque en mi generación se fueron muchos a estudiar a Montevideo), con una barra de gurises que éramos del MPP nos fuimos a estudiar a la capital, vivimos en una Casa de Estudiantes y el primer objetivo que nos propusimos era generar técnicos con otra cabeza, que se plantearan cambiar a la sociedad y que esos conocimientos técnicos que generaran fueran volcados al Interior.
–¿Cómo definirías a “Pepe” Mujica y Lucía Topolansky y su ascendencia, si es que la hubo en  tu carrera política?
–Lo primero creo que no hay “carreras” políticas. Esa es una de las cosas que tenemos que “deconstruir” a nivel ciudadano. Todos somos seres políticos y participamos políticamente en toda la sociedad y en todos lados. A veces el concepto de “carrera política”, nos hace ver a la política como un lugar de lucro y un lugar,  que se tiene que empezar en tal  lugar, seguir en otro y terminar en otro. Pensamos que eso no es así. La organización tiene que desestigmatizar eso, la organización que quiere transformar la sociedad no puede plantearse así las cosas. En cuanto a Lucía y Pepe encarnan valores diferentes, y por eso a nivel sensible de nosotros nos llegan tanto. Porque si hay algo que nos enamora de estos veteranos y de su generación, es que hacen valores de la sociedad que queremos , nos sentimos identificados por ellos y nos llegan al corazón por eso.  Porque sienten humildad, coherencia y han sembrado valores, en una sociedad en la que esos valores están en decadencia. Por eso creo que es estratégico el mensaje que le dejan a las generaciones que vienen esos veteranos. Realmente me siento orgullosa de pertenecer al sector al que pertenezco y  de las raíces que éste tiene, que vienen desde el Movimiento de Liberación Nacional “Tupamaros”, cuando un grupo de “guachos”, de gurises, se plantearon poder meter la mano en la historia y si vemos la historia hoy, si miramos para atrás, tenemos que decir “metieron la mano en la historia”.
n






El tiempo

Ediciones anteriores

septiembre 2018
L M X J V S D
« ago    
 12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930

  • Otras Noticias...