Don Mauro Olivera Almeida: donó el predio para la escuela y pobló la localidad

25 hijos y “200 y pico” de nietos en el pueblo que lleva su apellido

n la reciente recorrida efectuada con la Asociación Española de Socorros Mutuos, con ocasión del Día del Libro, tuvimos oportunidad de recoger varios testimonios de gente que vive en pueblitos de campaña, los que aquí compartimos.

En su casa humilde, muy cerca de la Escuela Nº 67 de Pueblo Olivera, EL PUEBLO tuvo la ocasión de conocer a don Mauro Olivera Almeida, considerado uno de los fundadores del Pueblo que debe su denominación a su familia. Al decir de don Olivera los terrenos de la localidad “eran sucesión de los Oliveira de Mato Grosso de Brasil, y por eso quedó así el nombre del pueblo”. Tiene 97 años, 25 hijos y “doscientos y pico de nietos. Y conozco a todos mis nietos y tataranietos”, nos dijo.

Se hizo trabajando de domador, de tropero y fue peón de estancia. Pero indica que hizo “de todo, porque tenía que ganar plata para sustentar la familia”. Tuvo almacén y carnicería, que atendían sus hijos. Nos cuenta que el terreno en donde hoy se encuentra la Escuela era de él. La escuela antes estaba ubicada en otra zona,  en un ranchito, que tuvo que entregarse, “pero la Escuela tenía que seguir”. Pero “este es un pueblo desunido”, y hubo gente que “tenía miles de cuadras y nadie quiso darle una mano a la escuela”; así que él donó el lugar de actual asiento del centro.

Olivera estuvo presente en la entrega de materiales que la Asociación Española de Socorros Mutuos de Salto efectuó a la Escuela del pueblo, y en dicha ocasión el presidente de dicha Asociación, Luis Alberto Avellanal, hizo referencia a don Mauro como “el dueño del pueblo”. Si bien se acercó al local escolar luego se retiró a su hogar porque le cuesta estar mucho tiempo parado. Se lo ve lúcido en sus expresiones y en sus recuerdos. EL PUEBLO se acercó a su vivienda, y en ella se encontró también con su esposa. Don Olivera nos mostró además una nota que le efectúo un diario capitalino, hace ya unos años titulada “El fabricante de caballos”.

En Guaviyú de Arapey con

Hermes “Vasco” González

En Guaviyú de Arapey EL PUEBLO mantuvo diálogo con Hermes González, que vive en la zona desde el año 1942, aunque nació en Paso Nuevo. Es soltero y trabaja como personal de campo y es “el encargado del local” de la Rural de Guaviyú, en donde también vive. Expresa que la realidad de la zona “desde hace unos años para acá está muy bien, tenemos corriente eléctrica, viviendas de MEVIR”. Expresa que antes, en su época más joven “nos alumbrábamos, con candil a grasa, luego con lámparas a querosén”.

La gente del pueblo trabaja en “cosas de campo, en esquila, en la construcción, en carpintería, a levantar y arreglar alambrados”. Nos relata que hay ómnibus a Salto tres veces por semana y el ómnibus de los estudiantes “hace trasbordo” con los coches interdepartamentales que van hacia Artigas. En la zona lo que más se “hace es ganadería, aunque de unos años para acá han plantado algo de sorgo y verdeo para los animales”.

Alrededor del pueblo hay “pequeños estancieros, el más grande es Juanjo Fernández”. El local de la rural antes tenía remates todos los meses, pero hace más de un año que no se desarrolla ninguno, “por el tema de la sequía que vino, quedó poco ganado”.

Respecto de las pasadas elecciones municipales indicó González que hubo mucho movimiento aunque la gente “entendió más o menos. Ganó un alcalde del Frente Amplio que es de Colonia Lavalleja y creo que de la zona salió uno de los colorados”.

Señala como carencia todavía no solucionada el tema de la “caminería rural, que en días de mucha lluvia se complica aún más”.

Olimar Arrieta (dirigente de la Sociedad Rural Guaviyú de Arapey) manifestó por su parte que la realidad de la zona ha tenido “alguna mejoría últimamente en las vinculaciones con la información, que son un adelanto”. Una de las cosas que aún no está solucionado es el tema de la caminería, “se le ha dado una pasada pero está bastante horrible, y es una de las circunstancias que hace al acceso al pueblo”. Cree que “es hora de hacer una recarga, una reparación más formal, de más aguante, que es el eje fundamental para los que trabajamos en el campo, en la producción y para los demás, como los ómnibus y para los temas de salud”. Manifiesta que se presentan situaciones “en donde contratar un fletero para la zona es difícil, y eso hace que las cosas se nos hagan más dificultosas y caras para el productor agropecuario”.

En lo referente a la producción agropecuaria, nos dice el productor que en local de la Rural “siempre se hicieron remates, que son de mucha utilidad para los pequeños y medianos productores de la zona”. Pero hubo un problema sanitario en la zona a fines del año pasado, “que fue el tema sarna y eso no habilitó al desarrollo de remates con normalidad”, aunque entiende que “ahora ya debe estar autorizado, ya que contamos con técnicos radicados en la zona”.

En lo que refiere a las pasadas elecciones municipales entiende que “eso es nuevo para todos, a nivel nacional. Hubo mucha gente que no estuvo bien al tanto, más allá de que los partidos políticos trataron de informar todo lo que pudieron ya un poco tarde porque ni ellos creo que a fondo estaban bien informados”. En Guaviyú hubo “una buena votación, la gente respondió, participó y buscó a sus referentes y en toda esta zona en general se votó bastante bien”.

Respecto del rol de la escuela en la comunidad, expresó que “es muy importante”, y que “últimamente se está mejorando el relacionamiento en ese sentido, con la construcción de una cancha multiuso para todo el pueblo. Siempre están las puertas abiertas para el trabajo en conjunto entre la escuela, la policlínica y la rural”. En concreto la sociedad rural está intentando hacerle saber a la gente que el local es de la gente, “que la gente lo sienta como propio, solo hay que saber explotarlo por la gente de la zona”.







El tiempo

Ediciones anteriores

septiembre 2018
L M X J V S D
« ago    
 12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930

  • Otras Noticias...