Dos holandeses dan la vuelta al mundo en un Ford “T” y recaudan fondos para apoyar a Aldeas Infantiles S.O.S.

Dos holandeses dan la vuelta al mundo  en un Ford “T” y recaudan fondos para  apoyar a Aldeas Infantiles S.O.S.
Un matrimonio de holandeses de 60 años de edad vienen recorriendo el mundo en su automóvil Ford modelo “T”, con un gran espíritu aventurero y en pos de apoyar una causa como lo es el trabajo de las Aldeas Infantiles SOS en todo el mundo.
En ese sentido, EL PUEBLO dialogó con Dirk y Trudy Regter, dos simpáticos holandeses a través de su acompañante y traductor Roberto, uno de los guías que los viene acompañando en su viaje (estos guías varían según el país en que se encuentren declararon).
Dirk es un arquitecto holandés y su señora Trudy es ama de casa. En mayo de este año partieron en su recorrido por América del Sur y ayer llegaron a Uruguay.
De su viaje por distintas latitudes, el matrimonio tulipán destacó que “la gente en estos lares son muy simpáticos y entusiastas. Cuando ven en la carretera que vamos viajando con un Ford T siempre saludan y tocan bocina”.
Para viajar en un coche tan antiguo por tantos kilómetros y viajar seguros, debieron realizarle algunos ajustes al mismo, según comentaron como por ejemplo: le cambiaron los frenos, que ahora son frenos hidráulicos, también cambió el filtro porque reciben mucho polvo en algunos caminos.
Con este automóvil llegan a una velocidad de entre 70 y 80 km/hora, en lo que consideran una buena velocidad para este tipo de autos.
Destacaron de su viaje algunas dificultades que debieron enfrentar en el camino, como por ejemplo cuando llegaron a la ciudad de Luján (en la Provincia de Buenos Aires, Argentina), donde estaba todo el camino inundado. O en el caso de la ciudad de Córdoba de ese mismo país, donde tuvieron un desperfecto importante en el motor del vehículo y recibieron una gran ayuda de los lugareños para poder solucionarlo.
En otras ocasiones debieron enfrentar adversidades climáticas como el caso de tener que viajar con mucho viento y frío. Los nativos de los Países Bajos, relataron a su turno que cuando estuvieron en Perú, por ejemplo, a unos 4.000 metros de altura en la Cordillera de Los Andes, pasaron por una región donde en la noche hacía muchísimo frío con temperaturas que llegaban a los  20º bajo cero, “sentíamos frío, frío”, dijo Dirk, utilizando un rebuscado español y siendo ayudado por gestos improvisados frotándose sus manos y encogiéndolas luego entre sus brazos.
Otra de las anécdotas que relató este aventurero holandés, fue en su paso por la frontera de Bolivia hacia Argentina, allí fueron demorados porque no les permitían pasar con su Ford T. Según dijeron los visitantes, aparentemente la orden negativa se daba porque el coche era un automóvil de colección y requería cierta documentación y permisos especiales.
Pero lo que hicieron fue simplemente esperar, esperar y esperar durante largas horas hasta que los funcionarios de la Aduana de ese país les dijeron -¡Bueno, pasen!- “y así pasaron”,  dijo el traductor  de los holandeses, Roberto, mientras Dirk se reía al recordar y comentar lo sucedido.
Al ser consultado por su espíritu aventurero en un recorrido tan fuera de lo común para dos personas de su edad que suponen cierta comodidad a esta altura de la vida, Dirk comenzó a reírse y dijo “lo que necesito es a mi mujer a mi lado”, y posteriormente reconoció que tanto él como Trudy tienen por naturaleza un espíritu de aventura y les gusta viajar.
Cabe destacar que la pareja de holandeses son acompañados por una camioneta 4×4 con 2 viajeros más que les sirven de guía y traductores en cada país que recorren y que son quienes varían periódicamente, vinculando así a otras personas en su recorrido por cada territorio y poder cumplir con su objetivo.
Desde Salto estarían partiendo en estos días rumbo a la ciudad de  Tacuarembó para poder pasar luego por Rivera y tomar su camino hacia Brasil, desde allí tienen la intención de llegar a las Cataratas del Iguazú y finalizar su recorrido por otras ciudades de ese país.
En su objetivo de colaborar con Aldeas Infantiles SOS, Dirk y Trudy realizan conferencias y presentaciones en cada uno de los lugares que visitan, recaudando fondos para el trabajo que Aldeas Infantiles viene llevando adelante en todo el mundo y divulgando su página web donde los interesados pueden realizar donaciones.
LA HISTORIA DEL VIAJE
ALREDEDOR DEL MUNDO
Dirk y Trudy tuvieron la iniciativa de dar la vuelta al mundo para apoyar el trabajo de Aldeas Infantiles SOS. Así, iniciaron su primer viaje en el año 2012 con la mira puesta en el viejo continente y África.
La primera parte del viaje fue hacia Amsterdam (en su propia Holanda), luego se dirigieron a Sudáfrica recalando en la maravillosa Ciudad del Cabo, pasando por 17 países y recorriendo 23.000 kilómetros en un tiempo de 160 días sobre su antigua Ford “T”.
En el año 2013 hicieron su segunda parte del viaje llegando a América del Norte, allí visitaron  Estados Unidos y Canadá recorriendo en total unos 28.000 kilómetros a lo largo de 180 días.
Este año el viaje los trajo hasta América del Sur, en lo que estiman que será un viaje de más de 20.000 kilómetros, el cual comenzó en Colombia, pasando por Ecuador, Perú, Bolivia, Chile, Argentina y Uruguay para finalizar en Brasil, previo a su regreso a Holanda.
Para el año que viene ya tienen planificado continuar el viaje por países como Nueva Zelanda, Australia, Indonesia, China y Europa Central.
Durante sus viajes, Trudy y Dirk visitan y apoyan varios proyectos para la organización internacional Aldeas Infantiles SOS a través de una campaña de patrocinio internacional.
CONTACTOS
La pareja invitó a los interesados a seguir su viaje a través de su página web: www.ModelTWorldtour.org o a contactarse con ellos a través de su correo electrónico: dirk@ regter.com en caso que el propósito de este viaje les interese y deseen colaborar con Aldeas Infantiles SOS.
n

Un matrimonio de holandeses de 60 años de edad vienen recorriendo el mundo en su automóvil Ford modelo “T”, con un gran espíritu aventurero y en pos de apoyar una causa como lo es el trabajo de las Aldeas Infantiles SOS en todo el mundo.

En ese sentido, EL PUEBLO dialogó con Dirk y Trudy Regter, dos simpáticos holandeses a través de su acompañante y traductor Roberto, uno de los guías que los viene acompañando en su viaje (estos guías varían según el país en que se encuentren declararon).

Dirk es un arquitecto holandés y su señora Trudy es ama de casa. En mayo de este año partieron en su recorrido por América del Sur y ayer llegaron a Uruguay.

De su viaje por distintas latitudes, el matrimonio tulipán destacó que “la gente en estos lares son muy simpáticos y entusiastas. Cuando ven en la carretera que vamos viajando con un Ford T siempre saludan y tocan bocina”.

Para viajar en un coche tan antiguo por tantos kilómetros y viajar seguros, debieron realizarle algunos ajustes al mismo, según comentaron como por ejemplo: le cambiaron los frenos, que ahora son frenos hidráulicos, también cambió el filtro porque reciben mucho polvo en algunos caminos.

Con este automóvil llegan a una velocidad de entre 70 y 80 km/hora, en lo que consideran una buena velocidad para este tipo de autos.

Destacaron de su viaje algunas dificultades que debieron enfrentar en el camino, como por ejemplo cuando llegaron a la ciudad de Luján (en la Provincia de Buenos Aires, Argentina), donde estaba todo el camino inundado. O en el caso de la ciudad de Córdoba de ese mismo país, donde tuvieron un desperfecto importante en el motor del vehículo y recibieron una gran ayuda de los lugareños para poder solucionarlo.

En otras ocasiones debieron enfrentar adversidades climáticas como el caso de tener que viajar con mucho viento y frío. Los nativos de los Países Bajos, relataron a su turno que cuando estuvieron en Perú, por ejemplo, a unos 4.000 metros de altura en la Cordillera de Los Andes, pasaron por una región donde en la noche hacía muchísimo frío con temperaturas que llegaban a los  20º bajo cero, “sentíamos frío, frío”, dijo Dirk, utilizando un rebuscado español y siendo ayudado por gestos improvisados frotándose sus manos y encogiéndolas luego entre sus brazos.

Otra de las anécdotas que relató este aventurero holandés, fue en su paso por la frontera de Bolivia hacia Argentina, allí fueron demorados porque no les permitían pasar con su Ford T. Según dijeron los visitantes, aparentemente la orden negativa se daba porque el coche era un automóvil de colección y requería cierta documentación y permisos especiales.

Pero lo que hicieron fue simplemente esperar, esperar y esperar durante largas horas hasta que los funcionarios de la Aduana de ese país les dijeron -¡Bueno, pasen!- “y así pasaron”,  dijo el traductor  de los holandeses, Roberto, mientras Dirk se reía al recordar y comentar lo sucedido.

Al ser consultado por su espíritu aventurero en un recorrido tan fuera de lo común para dos personas de su edad que suponen cierta5 11 14 066 comodidad a esta altura de la vida, Dirk comenzó a reírse y dijo “lo que necesito es a mi mujer a mi lado”, y posteriormente reconoció que tanto él como Trudy tienen por naturaleza un espíritu de aventura y les gusta viajar.

Cabe destacar que la pareja de holandeses son acompañados por una camioneta 4×4 con 2 viajeros más que les sirven de guía y traductores en cada país que recorren y que son quienes varían periódicamente, vinculando así a otras personas en su recorrido por cada territorio y poder cumplir con su objetivo.

Desde Salto estarían partiendo en estos días rumbo a la ciudad de  Tacuarembó para poder pasar luego por Rivera y tomar su camino hacia Brasil, desde allí tienen la intención de llegar a las Cataratas del Iguazú y finalizar su recorrido por otras ciudades de ese país.

En su objetivo de colaborar con Aldeas Infantiles SOS, Dirk y Trudy realizan conferencias y presentaciones en cada uno de los lugares que visitan, recaudando fondos para el trabajo que Aldeas Infantiles viene llevando adelante en todo el mundo y divulgando su página web donde los interesados pueden realizar donaciones.

LA HISTORIA DEL VIAJE ALREDEDOR DEL MUNDO

Dirk y Trudy tuvieron la iniciativa de dar la vuelta al mundo para apoyar el trabajo de Aldeas Infantiles SOS. Así, iniciaron su primer viaje en el año 2012 con la mira puesta en el viejo continente y África.

La primera parte del viaje fue hacia Amsterdam (en su propia Holanda), luego se dirigieron a Sudáfrica recalando en la maravillosa Ciudad del Cabo, pasando por 17 países y recorriendo 23.000 kilómetros en un tiempo de 160 días sobre su antigua Ford “T”.

En el año 2013 hicieron su segunda parte del viaje llegando a América del Norte, allí visitaron  Estados Unidos y Canadá recorriendo en total unos 28.000 kilómetros a lo largo de 180 días.

Este año el viaje los trajo hasta América del Sur, en lo que estiman que será un viaje de más de 20.000 kilómetros, el cual comenzó en Colombia, pasando por Ecuador, Perú, Bolivia, Chile, Argentina y Uruguay para finalizar en Brasil, previo a su regreso a Holanda.

Para el año que viene ya tienen planificado continuar el viaje por países como Nueva Zelanda, Australia, Indonesia, China y Europa Central.

Durante sus viajes, Trudy y Dirk visitan y apoyan varios proyectos para la organización internacional Aldeas Infantiles SOS a través de una campaña de patrocinio internacional.

CONTACTOS

La pareja invitó a los interesados a seguir su viaje a través de su página web: www.ModelTWorldtour.org o a contactarse con ellos a través de su correo electrónico: dirk@ regter.com en caso que el propósito de este viaje les interese y deseen colaborar con Aldeas Infantiles SOS.