Dr. Miguel Ángel Salas: “me siento muy agradecido con mis padres y con el país que me dio las oportunidades de crecer”

La historia de una familia salteña que emigró a los Estados Unidos en el 2001

La historia del Dr. Miguel Ángel Salas tiene en común algunos pasajes de muchos salteños y uruguayos que decidieron emigrar a otro país a uno o dos años de la entrada al nuevo milenio, cuando sobrevino una gran crisis. Se crió en el barrio Progreso y estudió Fisioterapia.
En el 2001 cuando la economía pendía de un hilo decidió radicarse en Miami y comenzar desde cero. Un año después se llevó su familia y todos unidos salieron adelante, logrando una vida confortable en aquel país.
Pero hoy la vida le plantea un nuevo desafío que lo hace replantearse la vuelta a la tierra de sus raíces.
¿Qué recuerdos mantiene de sus primeros tiempos en Salto?
“Lo que más recuerdo del barrio es la Escuela No. 99 – con la que me encontraba cruzando la calle. El paisaje era muy diferente… había muchos árboles donde ahora están las viviendas en lo alto.
Viví una niñez muy linda, sin los sobresaltos de la tecnología”.
¿Cómo fue su etapa como estudiante universitario?
-“Estudié en Paysandú y luego culminé la carrera en Montevideo. Tuvimos que hacer algunas rotaciones por diferentes clínicas como se hace ahora y me gradué en 1985 como Fisioterapeuta. En aquellos tiempos trabajé en el Complejo Hidrotermal Daymán que pertenecía a la intendencia en el gobierno de Malaquina.
Simultáneamente trabajaba también en el Centro Médico. Fui por mucho tiempo docente de Secundaria, dando clases en el Liceo Piloto y en UTU”.miguel salas 001
-¿En qué momento y por qué decide emigrar a los Estados Unidos?
-“La decisión fue un tanto mixta. Fue allá por el 2001 cuando la realidad económica del país era muy crítica. Había un dicho que trascendía que decía que el último que se iba, apagaba la luz.
Fue el momento en que decidí irme. Había comprado una chacra en la zona de Nueva Hespérides en dólares y las cosas salieron mal. Fueron tiempos muy difíciles.
Pensé en darles mejor futuro a mis hijos… que tuvieran mayores oportunidades”.
“MI PRIMER TRABAJO FUE EN UN BURGER KING PORQUE HABÍA LLEGADO SIN DOCUMENTOS”
-¿Por qué Miami?
—”Porque allí también se habla español y en ese entonces yo no tenía conocimientos de inglés. Pensé que era mi mejor opción. Aparte también por el clima… no me adaptaría nunca al frío, si bien hay muchos uruguayos en el norte (New York, New Jersey).
Primeramente me fui solo por un año y fue muy difícil comenzar desde cero. Mi esposa y mis hijos quedaron aquí. Ella seguía trabajando como docente de Matemática.
En ese año logré alquilar una casa decente con habitación para los niños y para nosotros.
Pude comprar un auto; todo para que ellos al llegar no sintieran el impacto.
Estábamos bastante cómodos. Fue una transición muy linda.
Les costó un poco el idioma inglés en la escuela, pero finalmente se adaptaron.
Mi primer trabajo fue en un Burger King, porque había llegado a aquel país sin documentos.
En aquella época las cosas eran más fáciles… uno llegaba y le otorgaban la licencia de conducir por cinco años con simplemente mostrar el pasaporte
Si una persona quisiera irse ahora yo le diría que lo pensara mucho
Las puertas que estaban abiertas hoy están cerradas”.
Con el tiempo y la colaboración de su esposa – que también se sumó a la actividad laboral – pudo comprar una propiedad y más adelante, otra.
-¿Cuándo decide emprender la carrera de médico dentro de su especialidad?
-“Fue algo que lo tuve pendiente, pues amo mi profesión. En la terapia física hay que tener el don para la rehabilitación; esta da lugar al contacto continuo con el paciente.
Siempre me gustó esa relación cercana a los pacientes y tuve esas ganas de ayudar.
Fuimos cumpliendo cada meta y luego quise volver a mi pasión.
Empecé a trabajar menos, lo que implicó un sacrificio para la familia que me apoyó muchísimo para que pudiera estudiar.
Primero tuve que estudiar inglés académico durante dos años. Los créditos que me reconocieron del Uruguay fueron muy pocos, así que fue como hacer la carrera de nuevo, al punto que me llevó cinco años. Me recibí en agosto del 2016. A posteriori estuve trabajando en varias clínicas”.
En medio de la charla, Miguel Salas ponderó nuestro sistema de salud y destacó que si bien el nivel de la medicina en los Estados Unidos es excelente, los trámites burocráticos suelen enlentecer el proceso de atención y el vínculo médico – paciente.
-¿Se puede decir que logró sus objetivos en la vida?
-“En general sí pero tengo sentimientos encontrados ya que mis padres están en edad avanzada y necesitan de mi apoyo. Es un momento de decisiones”.
-¿La vida en los Estados Unidos es diferente a la que nos imaginamos desde afuera?
-“Voy a resumir lo que me dice una amiga uruguaya que reside allí. Estados Unidos es como se lo muestra en las películas. Allá cualquier persona común si siente apetito puede parar a comprarse una comida por escasos dólares.
La relación de los gastos es totalmente diferente. Allá con el trabajo de una hora se puede comprar dos almuerzos. Una comida decente cuesta cinco dólares. Pero sí hay que tener en cuenta que es necesario trabajar duro”.
¿Vale la pena hacer todo ese esfuerzo?
-“Hace ya veinte años que estoy allá… durante los primeros ocho años tal vez no hubiera sabido qué responder, ya que vivíamos para trabajar.
Per luego se ven los frutos. Allá hay mucha tranquilidad… se puede trabajar a cualquier hora sin miedo y existen las oportunidades”.
Salas siente un profundo agradecimiento al país que le brindó todas las posibilidades para crecer y hoy después de tantos años ya ha adoptado sus costumbres. Extraña muchísimo el desayuno americano, con huevos fritos, fiambre, panceta y tocino
¿Qué mensaje compartiría con sus padres?
-A mis padres Miguel y Gladys quiero agradecerles eternamente por todo lo que me apoyaron y por la herencia del espíritu de lucha.
Mi madre se levantaba conmigo a las cinco de la mañana y me llevaba las valijas a la terminal para tomar el Chadre e ir a Paysandú o a Montevideo a estudiar.
Papá nunca nos dejó faltar nada. Con el ejemplo de ellos tuve la fortaleza suficiente como para salir adelante y ello se lo transmití a mis hijos que dentro de poco serán también profesionales”.







El tiempo

Ediciones anteriores

septiembre 2018
L M X J V S D
« ago    
 12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930

  • Otras Noticias...