EL «BOOM» DE LOS OCHENTA… SABRINA SALERNO: LA DELANTERA DEL ÉXITO

Una nota exclusiva de
JUANJO ALBERTI,
desde Montevideo
Una nota exclusiva de JUANJO ALBERTI, desde Montevideo
DESDE ITALIA CON SENSUALIDAD
Comenzó su fulminante carrera en Italia, pero antes de transformarse en un verdadero boom en Europa, América y otros lugares, triunfó en España, que fue su gran plataforma para erigirse en una figura, como modelo, vedette, actriz y cantante. Detonando con «Boys, boys, boys» en la madre patria, poniéndose imparable. Haciendo su show a puro ritmo y estilo, mostrando casi todo lo que Dios tan bien le dio, multiplicaba su presencia por las discos, bailes, espectáculos, recitales, desfile de modas y mucho más. Se inició a la edad de 17 años profesionalmente en Génova y a los 24 en Madrid, ya había colocado más de 25 millones de discos…  Una cantidad impresionante para una artista nueva y juvenil.  Mientras los caballeros admiraban su talento y pechos… las damas también la seguían, pero muchas decían que no eran naturales debido a su exuberancia. Ella les salía al paso, argumentando que eran ni más ni menos los que le brindó su madre, para nada artificiales. Hasta que un buen día en un programa de televisión, abatida por las críticas, desnudó su delantera de espaldas a la cámara, haciéndose tocar por el conductor del espacio, quien luego de comprobar que sí eran de ella y no operados, le hizo de testigo a la solista ante la prensa escrita y en la pantalla chica en espacios de chimentos, donde todo resultó muy polémico y eso que no estaba ahí Jorge Rial.  La dama en cuestión se llama Sabrina Salerno y acaba de cumplir sus 47 años.
RÉCORDS DE APARICIONES EN LAS PORTADAS DE «INTERVIÚ» y «PLAYBOY»
Norma Sabrina Salerno nació el 15 de marzo de 1968, en la región de Liguria, Génova, Italia. Su puntapié inicial en lo artístico fue como modelo en la tele. Inmediatamente, en 1986 graba su primer disco simple como cantante: «Sexy girl», resultando un tema muy tocado en Alemania, Holanda, Portugal y tibiamente en España, lugar donde la invitan a hacer una campaña promocional, la representante fonográfica del lugar. Al llegar, trepó a la fama tras su actuacion en 1987 en el espacio «Un, dos, tres… responda otra vez», causando un furibundo escándalo, en la transmisión de Nochebuena de TVE, cuando uno de sus pechos se sale del escote, algo que a propósito o de casualidad -vaya uno a saberlo- le acompañaría a lo largo y a lo ancho de su trayectoria.  Ese momento sería comentado durante mucho tiempo por millones de espectadores.  Meses después sale a la luz que esa presentación de Sabrina había sido registrada una semana antes y que el director de la grabación, Hugo Stuven, había engañado al manager de la cantante argumentando que esas tomas no aparecerían en el producto final de la filmación. Por otro lado, les dijo a los productores discográficos que no se veía nada y que no había tiempo para ver el tape. Salió y el resultado ya se conoce. Vendieron discos por cantidades industriales, más allá de la situación vivida. Al toque, Sabrina, fue llamada y contratada para que mostrara sus encantos, en las portadas de «Interviú», «Playboy», «Pronto», y «TV Guía», abonando por ello cantidades realmente astronómicas.
UN SÍMBOLO SEXUAL
Ya con un mayor presupuesto, el single «All of me» en 1989 tiene una buena recepción y se coloca en los primeros puestos de venta y popularidad. El material contó con una ambiciosa producción de Stock, Aitken y Waterman, los más aclamados realizadores de finales de los años ochenta, que habían lanzado a Kylie Minogue, Rick Astley y habían contribuido al relanzamiento de Donna Summer y el grupo Bananarama, entre otros. Paralelamente, Sabrina continúa captando la atención por sus sensuales movimientos. A esa altura, ya estaba convertida en símbolo sexual. Esta situación genera a la compañía de discos de relanzar «Boys, boys, boys» (Summertime love), con la que llega a triunfar en América Latina y Asia, convertido en hit de manera internacional. Sus clips «All of me», «My chico» y el propio «Boys», le dan atribución de estrella, con abundante brillo y color. Así también es ovacionada en varias de sus presentaciones; en Rusia colmó las instalaciones de un estadio con capacidad para 50.000 almas, reiterándose el hecho durante tres días siguientes.  Algunos empresarios ávidos de dólares norteamericanos, principalmente de Ibiza, le fueron creando a Salerno una rivalidad con Samantha Fox, una cantante inglesa que también fue denominada como «sex symbol» al igual que ella.  Una vez en rueda de prensa Sabrina recordó: «Somos viejas conocidas. La única semejanza entre Samantha y yo son los pechos, yo si canto e interpreto…» La casualidad quiso que veinte años después de su apogeo, ambas cantantes se reunieran solamente en un estudio para grabar un tema. El tiempo ha pasado y Sabrina ha demostrado que su fuerza vocal ha mejorado bastante, si tenemos en cuenta sus últimas presentaciones en vivo y en directo, y sus recientes realizaciones discográficas.
LA REINA DEL ITALO POP
Sabrina posee un disco no oficial editado por MTV y en el cual se encuentran sus mejores éxitos. Está considerada «La reina del ítalo pop», ya que la mayoría de sus canciones se sitúan en este estilo musical. También dejó su huella por el cine italiano en películas: «Jolly Blue y ha mantenido una carrera actoral con diversas obras de teatro en las que ha participado. De ahí hasta el día de hoy Sabrina sólo goza de aceptación en países europeos donde hasta el 2005 mantuvo su carrera musical con el sencillo «I feel love (good sensation)» en el sello Universal Music. En Latinoamérica  fue conocida como una más de las artistas «One Hit Wonder» de la década del ochenta, pero la multifacética cantante tuvo una prolífica carrera musical en Europa, donde ha participado en festivales, realizando sus propias giras promocionales. Se casó con su pareja de hace casi 15 años, el productor Enrico Monti. Salerno y Monti son los dueños de una cadena de hoteles en el Veneto, Italia y de uno de los estudios de grabación más importantes de Europa: Condulmer Studios. Además, Sabrina posee su propio sello discográfico New Boys Production. En octubre de 2008 salió a la venta «Érase Rewind Official Remix», en toda Europa, su primer álbum de grandes éxitos en su mayoría reversionados. En mayo de 2010 editó un nuevo disco simple junto a su antigua rival, Samantha Fox. El tema elegido ha sido «Call Me», viejo éxito del grupo Blondie. Más allá de la nostalgia.