El canciller británico pidió al Gobierno argentino “detener los intentos de intimidación” a los kelpers

William Hague insistió en que los malvinenses tienen “derecho a determinar su propio futuro” a 30 años del conflicto del Atlántico Sur. Timerman, en tanto, aseguró que el aval de EE.UU. a un diálogo directo por las islas es un “reconocimiento” a la estrategia diplomática argentina.

El canciller británico William Hague exhortó hoy al gobierno argentino a “detener los intentos de intimidación” a los habitantes de las islas Malvinas, en otro capítulo de la escalada diplomática entre ambos países por la soberanía del archipiélago.

“Si (el gobierno argentino) quiere realmente que se progrese, debe detener sus intentos de intimidación a la población civil” y aceptar discutir los medios para “trabajar juntos por el interés común en el Atlántico Sur”, expresó el jefe del Foreign Office en un artículo publicado por el diario conservador The Times.

Hague consideró que los malvinenses tienen “derecho a determinar su propio futuro y desarrollar su propia comunidad y economía (…) treinta años después de la invasión argentina”. Asimismo, insistió en su escrito sobre “el derecho inalienable de unos habitantes de las islas a seguir siendo británicos, en nombre de la autodeterminación”.

El canciller sostuvo que muchos habitantes “son la novena generación de británicos” que viven en el lugar, y “muchos se dirán de las Malvinas y, luego, británicos”. Asimismo, manifestó que Londres está a favor de la cooperación con Buenos Aires en áreas como la gestión de la pesca, exploración petrolera o el fortalecimiento de los enlaces marítimos y aéreos entre la archipiélago y el subcontinente latinoamericano.







Recepción de Avisos Clasificados