El carnaval se transformó en un “verdadero concurso de escuelas de samba” y el desfile por calle Uruguay no volverá

“Lo que pasó el viernes y sábado (en la Avda del Samba) fue un concurso de escuelas de samba, no hubo un desfile”, comenzó diciendo uno de los integrantes de la Comisión de Carnaval, Daniel Caiazzo, al hacer referencia al gran cambio que se dio este año en la fiesta del Rey Momo.
“La gente tiene que tomar conciencia que los desfiles por calle Uruguay ya no van a volver”, agregó, “los comerciantes tampoco lo quieren más porque no les es conveniente y además casi siempre se terminaba con problemas al final del desfile. Por eso, se está pensando en hacer más cambios en la Avda del Samba, algo más estructurado, mejor presentado y para que sea un lugar de ellos”, puntualizó Caiazzo. desfile
El integrante de la Comisión de Carnaval, hizo una autocrítica de la gestión realizada tras los dos primeros desfiles oficiales por la Avda del Samba. En este sentido, dijo que “para mejorar, siempre hay” y se excusó además en que la comisión que trabajó este año, designada por el Intendente, Dr. Andrés Lima, “es relativamente nueva” en el tema.
Además, aseguró que lo que se hizo fue gastando mucho menos que en años anteriores y en forma transparente, con llamados a oferentes para comparar precios antes de realizar las compras, llamados a licitación y administrando lo mejor posible para reducir el gasto.
GASTOS EXCESIVOS EN AÑOS ANTERIORES
Para esta novel comisión, “el primer desafío fue la muestra del carnaval”, comentó Caiazzo, que “años anteriores tenía una erogación de gastos importantes, que no digo que estuviera bien o mal, pero no iba de la mano con el sentido real de la muestra. Por eso, lo primero que nos marcamos fue que fuera austera pero vistosa, se puso mucho de artesanal, la decoramos con muy poca cosa pero con un sentido práctico. Así arrancamos y vimos que con un trabajo organizado, callado y cuidando mucho los números se podía caminar”.
El gasto durante esta primera instancia rondó los 50 mil pesos y “en las anteriores se gastó mucho más, nose que pasó. Por ahí, para simplificar se compraba más pero en realidad muchas cosas las tenés, es solo darle forma y ahí se ahorra cantidad”, precisó Caiazzo.
SE NEGOCIÓ UN REGLAMENTO CON COMPARSAS Y LUBOLOS
Después, vinieron las negociaciones con las comparsas y las agrupaciones lubolas para conformar un reglamento que se respetara desde todo punto de vista. La comisión buscó organizarlo en conjunto con los actores del carnaval y así se llegó a un acuerdo con fecha de entrega de carpetas y todo lo que exigía el reglamento como fotocopia de Cédula de Identidad de todos los integrantes, permiso de menores y muchas cosas más. Todo lo que se pedía y no se cumplía tendría su penalización. Por ejemplo, si la comparsa se presentaba con menos integrantes ya tendría pena de reglamento, lo mismo si demoraba más del tiempo previsto.
Para controlar esto, la comisión contó contó con un cronómetro gigantecon un jurado que recorrió toda la Avda, incluso armó una especie de pulmón de salida donde las agrupaciones se formaban y se controlaban las exigencias establecidas.
ALGUNAS CRÍTICAS
Fue justamente la formación de este pulmón, donde las agrupaciones se armaban para salir y realizaban la prueba de sonido una de las mayores críticas que hubo en estos primeros desfiles, además de los clásicos baches (demoras entre comparsa y comparsa) que llegaron a se de entre 30 a 40 minutos de espera.
En ese sector de la Avda destinado al control por parte del jurado, desde Maciel a Silvestre Blanco, habían gradas donde el publico se acomodó a mirar el carnaval, al igual que se colocaron las populares sillas plegables. Allí, no se pudo ver el despliegue de las comparsas porque únicamente armaban y quienes pagaron para ver el desfile se quejaron de eso. Además, quienes se ubicaron sobre las gradas dispuestas en la vereda de la Casa Quiroga no pudieron disfrutar del desfile con tranquilidad ya que frente a ellas se colocaron los camiones del sonido que impedían ver, por lo menos, el armado de la comparsa.
También hubo críticas por la altura de las barreras se colocaron sobre la calle porque las sillas plegables quedaban más bajas “pero yo quiero ver si en otro carnaval se pude tener la comodidad de estar tan cerca de la comparsa con la cabeza por encima de esa separación”, dijo Caiazzo.
ENTRE 5.000 Y 6.000 PERSONAS
En lo que tiene que ver a las entradas vendidas, Caiazzo informó que durante el primer desfile de carnaval hubo alrededor de “5.000 personas” y el sábado fueron “más de 6.500”.
En lo que tiene que ver al trabajo de las cantinas, el integrante de la comisión aseguró que todas trabajaron muy bien y por eso dijo que el balance que hacen del carnaval en general es “muy bueno”.







El tiempo

Ediciones anteriores

noviembre 2018
L M X J V S D
« oct    
 1234
567891011
12131415161718
19202122232425
2627282930  

  • Otras Noticias...