El Carné de Adulto Mayor será accesible desde la tableta Ibirapitá tras plan de digitalización del MSP

En el Mes del Adulto Mayor, el Ministerio de Salud Pública, el Gobierno Electrónico y el Plan Ibirapitá-Ceibal anunciaron la pronta digitalización del Carné del Adulto Mayor, creado en 2006.
Esta herramienta simplifica el acceso a la información para aquellas personas usuarias de este programa de inclusión mayores de 65 años.
El sistema, se disponibilizará a la brevedad para los médicos, con el fin de que registren la información en el Carné del Adulto Mayor Digital. En una segunda instancia, los adultos mayores podrán acceder a través de las tabletas del Plan Ibirapitá o de otros dispositivos similares. Así, el formato digital del Carné del Adulto Mayor, que se entregaba hasta ahora en papel y que contiene el resumen del estado general de salud de las personas mayores de 65 años, podrá ser visible a través de las tabletas del Plan Ibirapitá por parte de las personas mayores que cuentan con esta herramienta. Es una primera etapa destinada a los casi 400.000 usuarios que poseen la tableta digital, pero está previsto que el resto de los adultos mayores también puedan acceder a su información personal digitalizada, ingresando en un sitio web del Estado que se informará debidamente en breve.
LOS DATOS DEBERÁN ACTUALIZARSE CADA AÑO
El Carné del Adulto Mayor, que no tiene costos para los usuarios ni para las instituciones de salud, tiene como objetivo facilitar información específica y diferenciada de las personas de la tercera edad y contribuir a la atención y calidad de vida de los adultos mayores. Los datos que contiene deben actualizarse cada año y cada vez que exista un cambio importante en la situación de la persona. La versión digital permitirá prescindir del formato papel y ahorrar recursos. De esta forma, se desarrolla un sistema amigable y más ágil en el llenado. A su vez, proporciona información para el diseño y la planificación de políticas públicas y permite elaborar informes desagregados por prestadores en cuanto a problemas principales y dimensiones de la fragilidad en mayores según la institución, con lo cual los prestadores podrán desarrollar estrategias focalizadas en los grupos más vulnerables.