- Diario El Pueblo - http://www.diarioelpueblo.com.uy -

El Centro Vasco de Salto celebrará hoy 8 de setiembre el Día de la Diáspora Vasca con actividad en el Mercado 18

Habrá coros y delegaciones

En la oportunidad se expresará el presidente de la institución Escribano Luis Zaldúa y se presentará el coro abierto “Saltoko Koruak” que dentro de su repertorio interpretará canciones tradicionales en euskera.
El Consejo Asesor de las Colectividades vascas ha acordado hoy en Vitoria que el día de la Diáspora vasca se celebre el 8 de septiembre que es la jornada en la que Juan Sebastián Elcano culminó la primera vuelta al mundo en 1522.
El Consejo, en el que participan el Gobierno vasco, las Diputaciones y Eudel además de otras instituciones y las Euskal Etxeak, ha querido con esta decisión reconocer la gesta del marino de Getaria.
El Gobierno vasco asume así esta decisión que adapta una de las tres propuestas que el propio Ejecutivo había seleccionado entre las 40 recabadas en el proceso participativo abierto para tal fin.
La propuesta inicial era adoptar como tal la fecha del fallecimiento de Elcano, pero se ha descartado al igual que las otras dos restantes: el día en que murió Jose María Iparraguirre, referente de la diáspora vasca, y el día en que se aprobó la ley de Centros vascos en el exterior.
Desde los inicios de la Reconquista, diferentes grupos vascos fueron estableciéndose lejos de su solar originario. Al principio fueron las repoblaciones en territorios reconquistados a Islam, fundamentalmente en los territorios castellanos, pero también en Aragón Oriental y la Ribera Navarra, y más tarde las colonias españolas en América, lo que llevó a muchos vascos a asentarse lejos de su país, ya fuese por deseos de participar en la aventura, ya por establecerse como comerciantes en los puertos base de las Flotas de Indias.
La causa fundamental de la emigración fue la particular estructura social de los territorios vascos. La herencia paterna solía recaer en uno de los hijos, no necesariamente el mayor, lo que relegaba a los demás varones a un papel secundario, del que solo podían liberarse emigrando de su tierra o como clérigos.
La gran experiencia marinera de los vascos de la costa, y la excelente calidad de las naves cantábricas, que eran las preferidas para la carrera de Indias, les hizo participar en la Conquista de América, estableciéndose muchos en tierras americanas a partir del siglo XVI.
Unos siglos más tarde, cuando ya había descendientes de vascos repartidos por casi todo el mundo hispano, éstos participaron activamente, como la mayor parte de los miembros de la burguesía criolla, en las guerras de independencia americanas.
Tras la independencia hispanoamericana, hubo una nueva oleada de emigración, con un ámbito más amplio. La necesidad de buenos pastores en América, unida a la crisis económica en la vieja Europa, propició emigraciones masivas de vascos al oeste estadounidense y por consiguiente al norte de México y al Uruguay.
Siendo Buenos Aires el puerto de desembarco de los que se dirigían al Uruguay, muchos pastores se quedaron en Argentina.
La emigración creció y llegó a ser preocupante, especialmente en el País Vasco francés. Uno de los factores más relevantes fueron los desertores vascos del ejército francés. En 1850, cuando la población del País Vasco continental no llegaba a ser el 1% de Francia, el 50% de los desertores del ejército francés eran vascos. Se calcula que entre 1832 y 1907se marcharon cien mil personas de las tierras vasco-francesas en una época en la que la población media de la región era de 120.000 persona
Otra emigración masiva de vascos se produjo tras la Guerra Civil Española, incluidos en la llamada diáspora republicana.
Muchos de los que estuvieron en contra de la sublevación militar de 1936 tuvieron que abandonar España.
Entre ellos se encontraba el Gobierno vasco, que se mantuvo como tal en el exilio hasta poco después de la llegada de la democracia.
Una última emigración forzada es la de todos aquellos ciudadanos (empresarios, periodistas, catedráticos, familiares de asesinados, etc.) que eran acosados por la violencia de persecución del grupo terrorista ETA; así como los exiliados y profugos de la justicia por la persecución de los estados Español o Francés, generalmente a causa de su integración en dicha banda terrorista.
La historia del País Vasco cubre el periodo desde que las tribus vasconas se asentaron en el extremo nororiental de la franja cantábrica hasta la sociedad posindustrial moderna de nuestros días. La característica de poseer una lengua aislada y sin relación con sus vecinas y que parece no tener relación con las que llegaron a Europa por las emigraciones indoeuropeas, ha hecho que la búsqueda de su origen, el de la lengua y el de los hechos culturales y característicos que los puedan definir como “pueblo”, se haya convertido en un reto para muchos estudiosos y haya dado lugar a muchas más tesis que lo que suele ser habitual, muchas de ellas sin rigor científico alguno y otras basadas en diferentes pruebas y hallazgos.
Algunos quieren ver en su lengua, el euskera, el hilo conductor que nos lleva hasta sus orígenes y conforma, con sus modificaciones e influencias, su relación con otros pueblos y otras culturas que, a través de los tiempos, han ido pasando por sus tierras llegando incluso a sustituir a su lengua en diferentes periodos históricos en algunos de los territorios que han venido ocupando.