El destacado empresario uruguayo Juan Sartori es el propietario del club de fútbol inglés: Sunderland

El exitoso uruguayo, de sólo 37 años, incursiona en el fútbol, un deporte que le apasiona. Y tiene grandes planes que pueden llegar por estos lares

Director. “Como ya no puedo pensar en una carrera en la cancha, ser dueño de un club te da una emoción similar. Ese orgullo de ganar y que la institución sea un éxito. Unir mi pasión por el fútbol con un proyecto exitoso fue clave”, dijo Sartori. juan sartori

“Ser dueño de un club te da una emoción similar. Orgullo de ganar y que el club sea un éxito. Unir mi pasión con un proyecto exitoso fue clave”, dijo Sartori.
Demoró en atender el celular en alguna parte del otro lado del mundo. Y no porque estuviera firmando algún contrato importante en alguna de las 30 empresas que tiene alrededor del planeta. ¡Estaba jugando al fútbol con un grupo de amigos!
“Tres veces por semana juego siempre para mantener la forma. En cualquier lugar, donde esté. Donde viaje en el mundo tengo amigos y un fútbol organizado siempre. A mí el gimnasio, correr solo o nadar, me aburre. Entonces siempre tengo un partidito organizado, aunque nada de mucho nivel”, dijo demostrando de primera su gran simpatía. “Juego adelante, tratando de poner los goles que es lo que más emoción da”, reconoció Juan Sartori, el presidente de Union Group, quien pudo cumplir uno de sus sueños: comprar un club de fútbol.
“El fútbol es algo que siempre me gustó y me interesó mucho. Hacía tiempo que venía estudiando el tema. Hace poco hice una oferta por el Oxford, pero no salió. No se pudo cerrar y, como en casi todas las cosas de la vida, llegó una oportunidad mejor con el Sunderland, que es uno de los clubes con más historia”, relató Sartori. “Fue de los clubes más grandes y tiene el séptimo estadio de Inglaterra. Muchísima historia y una afición increíble, pero en los últimos dos o tres años tuvo una muy mala gestión y cayó a Segunda y Tercera división. En medio de ese caos empecé a negociar con el dueño anterior y terminé comprándolo hace un mes y medio con un consorcio de socios. Fue una oportunidad divina que estábamos esperando. Creemos que la buena gestión que podamos llegar a hacer puede tener un impacto muy rápido y devolver al club a la Premier League, donde estaba antes”, explicó. “Claro, primero tenemos que subir a Segunda, después a la Premier y tratar de tener el mejor desempeño posible. Es un club que no merece estar donde está. Lo mires por donde lo mires Sunderland es un club de Primera División. Y es raro que haya caído tanto”, añadió quien le trajo suerte al equipo. En su primer partido como dueño, Sunderland le ganó 2 a 1 al Charlton y lo hizo a la uruguaya.

Sartori
“Ver el partido fue espectacular. Ganamos en el minuto 96 con un gol de cabeza. Y de atrás porque empezamos perdiendo 1 a 0. Y había más de 30.000 personas en las tribunas”, contó sobre su primera inversión en el fútbol, al menos directamente. Y lo tiene muy entusiasmado. “A mí los nuevos proyectos siempre me entusiasman. Me gusta armarlos y verlos crecer. Pero en este caso más porque el fútbol me apasiona. En lo empresarial capaz que es muy parecido a las otras cosas que hago, pero tiene la pasión. Además, tanto la ciudad como el club son muy parecidos en su idiosincrasia a lo que somos nosotros en Uruguay.
La ciudad vive para el club. Son 250.000 personas y todo el mundo habla de fútbol. Por eso a pesar de haber caído dos divisiones en dos años siguen yendo 30.000 personas al estadio.
Lo que me gustó fue la historia sensacional que tiene el club. En este momento Netflix está filmando un documental sobre nuestra primera temporada. Para mostrar cómo agarramos el club y los sueños de la gente de volver y también sus miedos del pasado”, contó Sartori, que en sus diversas empresas intenta siempre, de alguna manera, darle cabida a los uruguayos.
“En todos mis proyectos intento tener alguna conexión con el Uruguay”.
“En casi todos mis proyectos siempre intento tener alguna conexión o algo con el Uruguay. Y en el fútbol más, dado que es lo que nos identifica y más imagen nos da a nivel internacional. Para mí que haya un club ‘uruguayo’, en Inglaterra es importante. Sunderland tiene además una de las mejores academias de Europa y unas instalaciones increíbles. Entonces, lo primero que voy a tratar de hacer es darle oportunidades a jóvenes jugadores uruguayos de ir a formarse ahí. Y tener así una entrada en Europa a temprana edad”, explicó el empresario, quien también está haciendo acuerdos con algunos clubes uruguayos para que manden jugadores a probarse a Sunderland. Y no descarta comprar un club uruguayo. “Esto es un proyecto global, no es sólo comprar el Sunderland. Es entrar en una industria con una primera inversión y luego ampliarla. Seguramente, la pata uruguaya será la primera en desarrollarse, aunque todavía no sé muy bien cómo porque recién lo estoy armando. Pero cuanto más pueda hacer en Uruguay, mejor. Le voy a dar prioridad”, aseguró.
“Y a medida que el club vaya subiendo de divisional, la propuesta va a ser cada vez más interesante. Voy a tratar de promocionar y ayudar al talento uruguayo afuera, que es lo que intento hacer en todas mis empresas. Casi siempre tengo gente uruguaya o alguna conexión con el país”, insistió.

NÓMADES.
Al preguntarle dónde vive actualmente, respondió: “En un avión”.
Es que en un mes Sartori suele pasar 10 días en Norteamérica, 10 en Sudamérica y otros 10 en Europa. “Las obligaciones que tengo son en los tres lugares y siempre tengo que viajar para negociar alguna cosa o impulsar un proyecto nuevo. Estoy siempre una vez por mes en Uruguay y después viajando. Y mi familia, según el momento, o viaja conmigo o me espera en algún lugar. Me van siguiendo y vamos cambiando. Vivimos en Londres, Suiza, Nueva York o Uruguay. Como mis hijos son chiquitos no tenemos problema”, relató sobre Isabella, de tres años y medio; Alex, de dos, y la tercera que nacerá dentro de un mes y cuyo nombre aún está en discusión. “A mí me gusta Julia y a mi mujer Elisa, pero como el que inscribe es el hombre capaz que le pongo el nombre que me gusta a mí.
O sale Julia Elisa”, afirmó riendo. “Hoy lo que más me hace volver a casa es ver lo contentos que se ponen mis hijos cuando me ven”, admitió. A su esposa, Katia (que es rusa), la conoció en Grecia, en un cumpleaños de un amigo. Hace cinco años de eso y llevan ya tres de casados.
Sartori nació en Uruguay, pero a los 12 años se fue del país porque su madre, Rosina (que es socióloga), consiguió trabajo en Europa. La familia (compuesta por su madre, su hermana y él) vivió primero en Francia, luego en Suiza y en varios otros países. Juan estudió en Suiza y en Estados Unidos.
Era tan brillante que le sugería a sus compañeros de la carrera de economía dónde invertir. Y les iba bien. “Yo siempre tenía alguna idea y trabajé para ayudarme y salir adelante, pero no me gusta contar esas cosas”. Pero antes de cambiar de tema admitió que su hermana menor, Magdalena (que es ingeniera y arquitecta) es mucho más brillante que él. Su suegro, Dmitri Rybolovlev, es el dueño y el presidente del Mónaco francés. “A veces hay discusiones de fútbol en familia y está bueno que ahora cada uno tenga sus cosas para ver cómo le va a uno y al otro. Aprendí mucho de lo que hicieron ellos, que compraron al club en Segunda División estando último y tres años más tarde eran campeones de Francia. Es un muy buen ejemplo”, admitió. Y reconoció, al final que casi todo sus sueños y las ideas que tuvo las pudo realizar. Pero con 37 años, tiene aún muchas cosas por lograr. Que Sunderland gane la Premier es una de ellas.
(EL PAIS)







El tiempo

Ediciones anteriores

noviembre 2018
L M X J V S D
« oct    
 1234
567891011
12131415161718
19202122232425
2627282930  

  • Otras Noticias...