EL DÍA QUE “LA BEBOTA” PASÓ POR MONTEVIDEO

Una nota exclusiva de JUANJO ALBERTI, desde Montevideo

“El Manosanta” fue uno de los sketches más seguidos del programa argentino “No toca botón”. ¿Quién no lo recuerda?… Alberto Olmedo lo llevó adelante con una popularidad enorme, él empujó este bloque al teatro y al cine, con un sinfín de éxitos y taquilla, de la mano del productor Hugo Alberto Sofovich. El capo-cómico lo encarnaba notablemente, y también estaba acompañado del gran actor Javier Portales -nos reíamos mucho cuando el Manosanta le preguntaba ¿Me trajiste la nena?, a lo que Portales respondía “Dejáte de nena… ¡Sos un chanta, flor de chanta!…- y de hermosas damas: Beatriz Salomón y “la bebota” Adriana Brodsky. También había otros personajes que aparecían fugazmente en el segmento como “el enano”, el uruguayo César Bertrand, o la misma Divina Gloria. Mucha diversión y alegría, en ese humor bien entendido: “Adianchiiiii, adianchiiiii’!”… era la cordial bienvenida a “la nena” y a su papá… Ella saludaba con aquel clásico “Maestrooo!”… Esto quedó inmortalizado en la nostalgia de los programas reideros de la pantalla chica, con chistes cargados generalmente de doble sentido. Aquella “nena” resultó ser un punto alto de “El manosanta”, todo el mundo hablaba de ella. Por su belleza, simpatía y sensualidad.
 Adriana y saben quien es el manosanta... Cacho de la Cruz. 4“LA BEBOTA” DE CONTRABANDO
A Adriana Brodsky la identificaban bajo el rótulo de “las chicas de Olmedo” o también por un breve pasaje de haber trabajado junto a Jorge Porcel. Corrían momentos de esplendor en Brodsky y en todos los eventos y boliches porteños la deseaban contratar para que realizara su show en directo. Desde la capital uruguaya también existía mucho interés en apreciar a “la bebota” en vivo, principalmente por los caballeros orientales. Teniendo en cuenta ese marcado entusiasmo, el empresario ecuatoriano Enrique Tambaco residente en Montevideo, viajó a Buenos Aires con esa misión de traer a Adriana Brodsky para sus multiestelares reuniones bailables. Era taquilla. El asunto no fue sencillo, ya que productores y representantes se negaron a que Adriana viajara, por un tema de costos que dijeron no se pagarían, y del tiempo que se perdería para realizar las grabaciones del programa donde ella estaba. Rápidamente, se entabló contacto con varios íntimos de la actriz, y al llegar a la diva, se le ofreció personalmente que actuara en nuestro país. Después de varias idas y venidas, Brodsky aceptó cachet mediante. Se le pagarían dos mil de los verdes por cada salida, más los gastos: pasajes por avión, hotel cinco estrellas -Victoria Plaza Hotel, de aquel tiempo- traslados y comidas. Así se formalizó todo, un poco de “contrabando”.
QUIÉN HARÍA DE MANOSANTA?…
Al cerrar el negocio, saltó una interrogante: ¿Quien sería “El Manosanta? El gran Olmedo estaba descartado de antemano, no vendría, por razones obvias. Entonces se puso la fecha de la presentación y se le comunicó a Brodsky, que llegara a Montevideo que ese complejo detalle se solucionaría. A partir de ese momento se cotejaron muchos nombres y se le consultó al respecto a distintos contactos de la televisión, la radio, los diarios y del ambiente artístico en general, y prácticamente todos opinaron de que el mejor sería Cacho de la Cruz. Cacho no dio el sí automáticamente, dijo que lo pensaría. Días más tarde contestó afirmativamente, pero más allá de sus honorarios, era con la condición de que la artista fuera como invitada a su espacio de “Chichita” en “El show del mediodía”, los domingos por Canal 12 TV. Así fue que salió el espacio y se documentó a través del tape y de distintas instantáneas.
EL PÚBLICO DESTRUYÓ LAS PUERTAS
A la llegada de Adriana Brodsky a Carrasco, se dispuso de una nutrida seguridad que seguiría sus pasos mientras estuviera en suelo uruguayo. Los shows de “la bebota” con Cacho de la Cruz no pudieron salir mejor. La presencia de Brodsky movilizó un público realmente extraordinario: Más de cinco mil quinientas almas en el famoso “Candombaile” del Platense Patín Club, donde el público entusiasmado no respetó el letrero de “no hay más localidades” destruyendo puertas, cerraduras, e instalaciones para conseguir un lugar, y lleno absoluto -dejando gente afuera- en la disco Chanclaire y en el Maracaná de Malvín. Todo un suceso, en el marco de una historia auténtica e irrepetible que sucedió en el invierno del año 1986. Más allá de la nostalgia.







El tiempo

Ediciones anteriores

noviembre 2018
L M X J V S D
« oct    
 1234
567891011
12131415161718
19202122232425
2627282930  

  • Otras Noticias...