“El Director del Hospital cumplió al darnos una ambulancia”

“El Director del Hospital cumplió  al darnos una ambulancia”

Pueblo Lavalleja, por Yamandú Leal.

El pasado 29 de abril llegó a nuestra localidad el coche ambulancia de la marca Hyundai; el mismo se encuentra acorde a los tiempos actuales para el traslado que requiere el paciente, contando con un equipamiento completo, siendo lo que la población pedía a voces.
Como arte de magia apareció, por fin fuimos escuchados por las autoridades de la salud, y hoy, este vehículo está prestando sus servicios, el de salvar vidas o restaurarlas, contando para su utilización con un chofer municipal, Jorge Pereira, manifestó el presidente de la comisión de la policlínica, Pedro Rivero Viganico.
Siempre hubo gente desinteresada, que dejando muchas veces sus tareas cotidianas, tuvieron un tiempo para formar comisiones de apoyo a lo largo del tiempo, junto a los médicos; últimamente, como es de público conocimiento, la Dra. Dorcas Rolón, se encuentra frente del Subcentro de Colonia Lavalleja, donde juntos trabajaron dejando el alma en la cancha por ese objetivo que lograron tras mucho esfuerzo.
Los vehículos no son eternos, también tienen sus problemas; a esa ambulancia se le fundió el motor, la llevaron para repararla y nunca más volvió y el pueblo quedó así, desprotegido.
Ahora surgió una nueva Comisión de Apoyo, en la que continuaron algunos de los miembros que ya estaban en la anterior directiva, siendo elegido presidente, Pedro Rivero Viganico, conocido y apreciado comerciante de la zona e integrante en la actualidad de la Sociedad Fomento Rural.
Rivero Viganico: “Hace años que las comisiones de apoyo vienen trabajando por conseguir una ambulancia; había una que fue donada por la Fundación Gastessi Martinicorena, que estuvo una época acá y después se la llevaron a la Intendencia para repararla, pues ya no daba más el motor y no volvió más.
Después tuvimos otra que nos dio el Centro Médico, la que estuvo un tiempo y la llevaron también a reparar y no regresó; y se continuó trabajando para que ASSE nos diera una ambulancia”.
¿Hubo que golpear muchas puertas?
“Sí, efectivamente; con las autoridades nacionales, también en Salto, con diferentes empresas, con estancieros, para ver cómo podríamos lograr esa ambulancia, si podíamos comprarla o que nos la dieran.
Ahí seguimos trabajando y surgió después de varias solicitudes que habíamos hecho.
Venía el Consejo de Ministros a la ciudad de Artigas, entonces fui y pedí una audiencia para hablar con el Ministro de Salud Pública, Dr. Basso, donde también tratamos el caso de la Policlínica, la que aparte de no tener ambulancia, le faltaba medicamentos; me contestó que iba a solucionar el tema; no me prometió una ambulancia cero kilómetro, sino que nos iban a dar un vehículo. Pasó un mes, dos meses, tres meses y nada”.
En ese tiempo que no hubo ambulancia,¿hubo problemas graves a causa de su ausencia?
“Han pasado varias situaciones; entre ellas la de una niña a la que le dio una convulsión y los padres tuvieron que salir con ella, algo muy impactante aquí en la zona, porque era una niña de dos años, de una familia conocida; la niña casi se murió, si no fuera por el médico que fue con ella y que esperó en la ruta junto a ellos que llegara otra ambulancia. Gracias a Dios que se salvó.
Cuando pasan las cosas, la gente parece que recapacita y se dan cuenta de lo imprescindible que es tener una ambulancia.
Le comento otro caso; después de la muerte de un muchacho de Pueblo Ferreira, que murió con 40 años, cuando lo llevaban en una ambulancia de Valentín; se perdió tiempo, se tuvo que esperar que la misma viniera.
Cada vez uno quiere trabajar más para obtener las cosas; ahí fue que llamé a la gente del Ministerio de Salud y les dije lo que estaba pasando, y pregunté si no nos iban a dar la ambulancia prometida, les manifesté que saldría en los medios de comunicación para informar lo que estaba sucediendo en nuestra zona.