El Director del INAU en Salto, rechazó las acusaciones de acoso laboral y aseguró que no recibió ninguna denuncia

El Director del INAU en Salto, rechazó las acusaciones de acoso laboral y aseguró que no recibió ninguna denuncia

Rechazo absolutamente los hechos y niego absolutamente las acusaciones y me defenderé con pruebas en los ámbitos que corresponde”, dijo el Director del INAU (Instituto del Niño y Adolescente del Uruguay) en Salto, Rodrigo Broll, ante la denuncia de acoso laboral que cinco funcionarias habrían presentado en su contra y que fuera publicado en EL PUEBLO, en la edición del pasado domingo.
Broll aseguró que no tenía conocimiento de dicha denuncia y se enteró leyendo este medio. “El domingo a la mañana me vi sorprendido por esta situación, desconocía absolutamente que existía esta denuncia, en la Departamental (del INAU) todavía no se ha presentado y por el momento estamos esperando para conectarnos con ella y poder accionar ante esta situación”, comenzó diciendo Broll.
Sobre la denuncia en sí, dijo, “obviamente que no es verdad, la Dirección Departamental ha trabajado respetando a todas las personas, siempre en el marco de los debidos procesos. Uno como director Departamental tiene como tarea tomar decisiones que a veces no conforman a las personas pero son decisiones en pro de la institución”.
Broll, hizo hincapié en que desconoce quiénes son las cinco funcionarias que se vieron afectadas porque no tuvo contacto con la denuncia. Asimismo, quiso aclarar a la ciudadanía que la Dirección Departamental está conformada por un equipo donde también hay mujeres y eso evidencia que no hay una cuestión de género por detrás, incluso dijo “no soy solo yo quien toma decisiones”.
NO SE PRESENTÓ LA DENUNCIA A NIVEL DEPARTAMENTAL DEL INAU
Sobre una posible investigación administrativa por la denuncia de las funcionarias, Broll comentó que se comunicó con sus superiores y se puso a disposición de las decisiones que puedan tomar pero que todavía no se ha iniciado ninguna investigación y está a la espera de lo que pueda pasar.
El jerarca reiteró que en la Departamental de Salto no existe ninguna denuncia, lo que no descarta que la puedan haber realizado a nivel de Directorio, con las máximas autoridades del INAU en el país. También, resaltó que este organismo cuenta con una Comisión de Acoso Laboral que se encarga para trabajar este tipo de situaciones y por el momento no tuvo contacto con ninguna denuncia de este tipo.
Broll señaló también que desconoce quien es la abogada patrocinante de las funcionarias así como “ella tampoco conoce mi trabajo”, comentó.
“SE VE AFECTADO MI HONOR”
Por lo pronto, el Director aseguró que está esperando que esta denuncia continúe las instancias correspondientes y que se dirima en el ámbito judicial y no solo en el área del Ministerio de Trabajo, que fue donde la abogada señaló que se había presentado, porque “se ve afectado mi honor como persona y mi familia”, afirmó.
“Acá hay un director muy comprometido con los Derechos Humanos y en marzo del año que viene van a ser seis años que ejerzo la dirección departamental, siempre respetando a todos mis compañeros de trabajo. Hemos tenido logros bien importantes y no es la primera vez que tengo que enfrentar este tipo de situaciones, obviamente por la exposición que conlleva el cargo, pero el tiempo va a aclarar este tipo de situaciones”, agregó.
LA DENUNCIA FUE POR ACOSO LABORAL
Según informó EL PUEBLO en edición del domingo 30 de setiembre, tras el dialogó mantenido con la Dra. María José Sánchez, patrocinante legal de cinco funcionarias del INAU, la misma manifestó que estas funcionarios denunciaron al jerarca local por acoso laboral, ante el Directorio de la institución y el Ministerio de Trabajo.
La causa por la cual se decidió accionar es porque “se está ante un claro acoso laboral por parte de este jerarca, hacia las funcionarias, las que al ser todas mujeres, nos basamos también en la ley de género.
Estamos convencidos de que estamos frente a una persecución laboral; se basan desde que él ingresó, quiere sacarlas, destituirlas”, informó la abogada en su entrevista.
“A todas les sucedió algo más o menos diferente. A algunas, por ejemplo, se las trasladó de lugar de trabajo, sin motivo alguno, cese de encargaturas, lo que conlleva la disminución del sueldo; después, continuas provocaciones hacia dichas funcionarias, buscándose la reacción de las mismas. Eso, llevó a que si bien no reaccionaban, emocionalmente sufrieron percances, pues, no en vano, todas están con licencia médica por estrés laboral, en manos de médicos especializados. Cuando el denunciado dispone los ceses, en las encargaturas las deja mucho tiempo, sin decidir a dónde van a ir. Entonces, las funcionarias andaban bollando en las oficinas, ayudando a las otras compañeras, sin tener conocimiento certero, de a dónde irían y cuál sería la tarea a desempeñar. Por ejemplo, hay un caso, en que dejó a la funcionaria sin la encargatura, también, y ésta quedó mucho tiempo sin saber cuál sería su paradero. Luego, la aisló completamente del resto de las funcionarias, colocándola en un escritorio, aislada, repito. Nunca, en todo este tiempo, valoró el jerarca, el esfuerzo y las habiliadades de cada una. Las ridiculizaba, las denigraba delante de sus compañeros; si tomaban alguna decisión, él las revocaba sin motivo alguno. Les negaba los permisos para realizar los cursos de formación académica y cuando se le solicitaba explicaciones, nunca respondía”, señala la nota de EL PUEBLO del día domingo.