El Dr. Ponce de León disertó en la UCU: “La filosofía está arraigada en nosotros como seres humanos”

Como lo informara El Pueblo, en la tarde del miércoles se llevó a cabo en la Sede Salto de la Universidad Católica, la conferencia a cargo del Dr. Facundo Ponce de León denominada “Filosofía, vida cotidiana y medios de comunicación”.
El reconocido periodista y Doctor en Filosofía, manifestó que dicha disciplina “ayuda de la misma manera que un 19 10 16 024caminador ayuda a mover los músculos de las piernas” y que muchas veces “la asociamos como algo alejado de la vida diaria, como una gesta aislada realizada en bibliotecas, donde se hacen preguntas que nada tienen que ver con el día a día”, cuando en realidad “la filosofía es un hábito que uno tiene que tener, algo similar a ir al club, caminar o salir en bicicleta, pues la filosofía está arraigada en nosotros como seres humanos, lo que no significa que “uno ande filosofando todo el día”. Agregó que “se filosofa en forma individual pero se necesita de la filosofía en grupos”.
Con un interesante marco de público, el conductor de “El Origen”, programa transmitido por Canal 12 de Montevideo, habló también de la vida cotidiana de los uruguayos, a los que catalogó de “nostálgicos”, cuando en realidad deberían ser más “melancólicos”, para colocar las cosas “en perspectiva y no vivir tan encasillados en las noticias diarias que encierran al individuo en su actualidad”; asimismo, para el disertante, el rol que ocupan los medios de comunicación y las redes sociales en ese filosofar es importante, aseverando que en las redes sociales “uno puede manifestar un pensamiento profundo o decir lo primero que se le ocurre, pero a veces se confunden los espacios porque decirle ¡te amo! a un hijo a través de facebook u otra red social, es algo que no se entiende bien, porque, ¿por qué un padre necesita publicarlo en el muro en lugar de decírselo en el desayuno?”.
También se mostró preocupado por la revelación de las intimidades al público en general, considerando que hacerlo “es un poco traicionar los límites”.