El Estado será el encargado de producir y vender la marihuana legal a mayores de edad

El Estado será el encargado de producir y  vender la marihuana legal a mayores de edad
Se realizarán plantíos estatales y no se le venderá la droga a menores de 18 años. El Estado no solo tendrá el monopolio en la venta de la marihuana legal, sino que además será el único que la produzca. En eso consiste el proyecto que en la tarde del miércoles presentara el gobierno en la Torre Ejecutiva, dijeron a El Observador.
Tal como informó el martes Subrayado, el objetivo del gobierno es atacar el consumo de pasta base con esta medida. El gobierno pretende llevar un registro de los consumidores y ponerle un límite a la cantidad de cigarrillos de marihuana a los que podrá acceder cada una de las personas que compran, según dijo uno de los informantes. El Estado tendrá bajo su responsabilidad los plantíos en lugares aún no determinados. El vicepresidente, Danilo Astori, dijo este miércoles que legalizar la venta de la droga “es una alternativa que se venía analizando” y “que puede implementarse de muy diversas maneras”.
Astori señaló que “hay que estudiarlo muy bien y con detenimiento”.
“Es un paso importante. Obviamente se están buscando caminos para parar el consumo de pasta base que tanto daño le ha hecho a Uruguay en los últimos años y que tan asociado se ha presentado al crecimiento del delito. En ese marco hay que entender este intento”, agregó el vicepresidente.
Para un especialista, consumo de marihuana no es paso previo para llegar a pasta base
Alba Negrín, profesora del departamento de Toxicología de la Facultad de Medicina dijo a El Observador que lo más dañino del consumo de marihuana es que se fuma,
Alba Negrín, profesora agregada del departamento de Toxicología de la Facultad de Medicina de la Universidad de la República habló con El Observador y comparó los efectos que producen en la persona el consumo de marihuana y de pasta base.
Ante la propuesta del Poder Ejecutivo de legalizar la venta de marihuana y regular su consumo, la experta llamó a no banalizar sus efectos nocivos e indicó que la forma de consumirla (fumar) es lo que causa mayor daño.
Agregó que el consumo de marihuana no tiene porque ser el paso previo para llegar a la pasta base. Negrín explicó que lo primero que hay que diferenciar a la hora de evaluar los efectos nocivos de un estupefaciente es el producto en sí y la vía de ingreso (si se fuma, se aspira, se inyecta o se toma). “Acá la marihuana se fuma y la quema de un producto como este produce humos que tienen un efecto a nivel biológico y orgánico dañino”, afirmó.
Manifestó que si bien la marihuana – por ser un producto artesanal y no industrializado – no tiene el mismo procesamiento que el tabaco, sí posee “el mismo o mayor riesgo cancerígeno”.
Con la marihuana también “existe contaminación biológica”, porque para conservarla se utilizan determinados productos, que al momento de fumar y quemar “producen una lesión respiratoria”. Además afirmó que cuando se fuma marihuana a diferencia de lo que ocurre con el tabaco, el humo se retiene dentro del aparato respiratorio y “eso causa más daño”.
Agregó que más allá de esto, la marihuana como toda sustancia tiene efectos en el organismo, como palpitaciones y alteraciones en el aparato inmunológico. En particular, señaló que este estupefaciente tiene un efecto broncodilatador que produce broncoespasmos e irritación. Además causa reacciones psicóticas, como crisis de pánico y el síndrome emotivacional (disminución de las funciones intelectuales).
En cuanto a los efectos que buscan los fumadores, apuntó que la pasta base y la cocaína son estimulantes, en cambio la marihuana ayuda a disminuir la ansiedad.
Por otro lado, Negrín resaltó que las drogas que se fuman son las más adictivas y la que tienen efectos más cortos.
Marihuana, no es
el primer escalón
Para Negrín la marihuana no constituye un paso previo para caer en el consumo de la pasta base, más allá de que existan estudios que digan lo contrario. “La marihuana no es una sustancia de entrada. No podemos banalizar sus riesgos”, afirmó.
“Hay gente que entró directamente a consumir pasta base. No es tan así eso de la escalera. Cada persona tiene una sustancia a la que tiene como preferida y con la que se siente mejor”, agregó la experta. No obstante, aclaró que muchos consumidores de pasta base se tranquilizan fumando marihuana e incluso existen quienes han incursionado en la pasta base, luego de fumar una mezcla de esta con marihuana. Incluso, el gobierno pretende con esta medida atacar el tráfico de pasta base, que tiene una relación directa con la delincuencia. “Para estos usuarios, el hecho de usar marihuana le puede producir deseos de consumir pasta base”, manifestó.

Se realizarán plantíos estatales y no se le venderá la droga a menores de 18 años. El Estado no solo tendrá el monopolio en la venta de la marihuana legal, sino que además será el único que la produzca. En eso consiste el proyecto que en la tarde del miércoles presentara el gobierno en la Torre Ejecutiva, dijeron a El Observador.

Tal como informó el martes Subrayado, el objetivo del gobierno es atacar el consumo de pasta base con esta medida. El gobierno pretende llevar un registro de los consumidores y ponerle un límite a la cantidad de cigarrillos de marihuana a los que podrá acceder cada una de las personas que compran, según dijo uno de los informantes. El Estado tendrá bajo su responsabilidad los plantíos en lugares aún no determinados. El vicepresidente, Danilo Astori, dijo este miércoles que legalizar la venta de la droga “es una alternativa que se venía analizando” y “que puede implementarse de muy diversas maneras”.

Astori señaló que “hay que estudiarlo muy bien y con detenimiento”.

“Es un paso importante. Obviamente se están buscando caminos para parar el consumo de pasta base que tanto daño le ha hecho a Uruguay en los últimos años y que tan asociado se ha presentado al crecimiento del delito. En ese marco hay que entender este intento”, agregó el vicepresidente.

Para un especialista, consumo de marihuana no es paso previo para llegar a pasta base

Alba Negrín, profesora del departamento de Toxicología de la Facultad de Medicina dijo a El Observador que lo más dañino del consumo de marihuana es que se fuma,

Alba Negrín, profesora agregada del departamento de Toxicología de la Facultad de Medicina de la Universidad de la República habló con El Observador y comparó los efectos que producen en la persona el consumo de marihuana y de pasta base.

Ante la propuesta del Poder Ejecutivo de legalizar la venta de marihuana y regular su consumo, la experta llamó a no banalizar sus efectos nocivos e indicó que la forma de consumirla (fumar) es lo que causa mayor daño.

Agregó que el consumo de marihuana no tiene porque ser el paso previo para llegar a la pasta base. Negrín explicó que lo primero que hay que diferenciar a la hora de evaluar los efectos nocivos de un estupefaciente es el producto en sí y la vía de ingreso (si se fuma, se aspira, se inyecta o se toma). “Acá la marihuana se fuma y la quema de un producto como este produce humos que tienen un efecto a nivel biológico y orgánico dañino”, afirmó.

Manifestó que si bien la marihuana – por ser un producto artesanal y no industrializado – no tiene el mismo procesamiento que el tabaco, sí posee “el mismo o mayor riesgo cancerígeno”.

Con la marihuana también “existe contaminación biológica”, porque para conservarla se utilizan determinados productos, que al momento de fumar y quemar “producen una lesión respiratoria”. Además afirmó que cuando se fuma marihuana a diferencia de lo que ocurre con el tabaco, el humo se retiene dentro del aparato respiratorio y “eso causa más daño”.

Agregó que más allá de esto, la marihuana como toda sustancia tiene efectos en el organismo, como palpitaciones y alteraciones en el aparato inmunológico. En particular, señaló que este estupefaciente tiene un efecto broncodilatador que produce broncoespasmos e irritación. Además causa reacciones psicóticas, como crisis de pánico y el síndrome emotivacional (disminución de las funciones intelectuales).

En cuanto a los efectos que buscan los fumadores, apuntó que la pasta base y la cocaína son estimulantes, en cambio la marihuana ayuda a disminuir la ansiedad.

Por otro lado, Negrín resaltó que las drogas que se fuman son las más adictivas y la que tienen efectos más cortos.

Marihuana, no es

el primer escalón

Para Negrín la marihuana no constituye un paso previo para caer en el consumo de la pasta base, más allá de que existan estudios que digan lo contrario. “La marihuana no es una sustancia de entrada. No podemos banalizar sus riesgos”, afirmó.

“Hay gente que entró directamente a consumir pasta base. No es tan así eso de la escalera. Cada persona tiene una sustancia a la que tiene como preferida y con la que se siente mejor”, agregó la experta. No obstante, aclaró que muchos consumidores de pasta base se tranquilizan fumando marihuana e incluso existen quienes han incursionado en la pasta base, luego de fumar una mezcla de esta con marihuana. Incluso, el gobierno pretende con esta medida atacar el tráfico de pasta base, que tiene una relación directa con la delincuencia. “Para estos usuarios, el hecho de usar marihuana le puede producir deseos de consumir pasta base”, manifestó.