El Grupo denominado “En defensa del agua: no al fracking” tendrá una reunión con la Junta Departamental

El Grupo denominado “En defensa  del agua: no al fracking” tendrá una  reunión con la Junta Departamental

Comienza a movilizarse a nivel institucional preocupados por la situación de la tierra

El Maestro Héctor Mogliazza recientemente se integró a la organización “En Defensa del agua: no al fracking” y el próximo 4 de mayo el grupo será recibido por la Junta Departamental. A su vez mantendrán reunión con el CEIP.
“Hace años que el grupo viene trabajando y yo me integré ahora.
Ya están los lugares de perforación y es cerca de termas en Palomas y en Laureles. Allí utilizan el fracking y contaminarán el acuífero y los pozos termales” – declaró.
El 22 de junio del 2015 se presentó ante la Junta Departamental de Salto un proyecto – decreto a fin de prohibir el procedimiento del fracking a nivel de todo el departamento.
Anteriormente la Junta había remitido a la Intendencia una minuta de comunicación solicitando que se tome la iniciativa de prohibir la exploración y explotación de gas y petróleo de yacimientos no convencionales, bajo las técnicas de fractura hidráulica o fracking en el departamento de Salto.
Para ello se hizo un extenso y fundado informe sobre la técnica del fracking, explicitando las bases jurídicas para concluir que los gobiernos departamentales tienen una competencia en cuanto a prohibir dicha práctica en el territorio departamental.
Luego de explicar en qué consiste la técnica de extracción de petróleo o gas natural, se señala que las consecuencias de dicha técnica son difíciles de controlar, pues no se puede determinar hasta dónde van a llegar las fracturas de la roca.
Por otra parte los productos químicos introducidos en las mezclas son altamente tóxicos y lo que se extrae hacia la superficie no es todo sino que un 50% aproximadamente queda debajo de la superficie.
Con el tiempo, ello tiende a subir y se mezcla con el agua subterránea e incluso superficiales, provocando una fuerte contaminación ambiental.
Precisamente ello ha llevado a países como Francia, Alemania y Estados Unidos a prohibir dicha tecnología basados en el principio de la precaución. Es decir, cuando una tecnología provoca riesgo no se la utiliza hasta no tener un estudio muy completo sobre cuáles serán los daños que dicha tecnología pueda ocasionar.
Frente a tal realidad corresponde analizar la problemática desde el punto de vista jurídico a fin de conocer hasta dónde los gobiernos departamentales tienen competencia en cuanto a prohibir la mencionada técnica dentro de su territorio.
Se parte de la base cierta de que esta temática tiene protección constitucional, en efecto el artículo No.47 de la Constitución de la República estableció una clara obligación de protección del medio ambiente, prescribiendo que dicha protección es de interés general.
La ley describe que la norma constitucional precisa como derecho fundamental de las personas el de ser protegidas por el goce de un ambiente sano y equilibrado.
Establecer que las personas físicas, jurídicas, públicas y privadas tienen el deber de abstenerse de cualquier acto que cause depredación, destrucción o contaminación grave del medio ambiente.
Dispone como deber fundamental del Estado y de las entidades públicas en general, propiciar un modelo de desarrollo ambientalmente sostenible, protegiendo el ambiente y si este fuere deteriorado, recuperarlo o exigir que sea recuperado.
Todo lo referido al ordenamiento territorial y a la protección del medio ambiente tiene rango constitucional y por tanto toda normativa vinculada a esta temática debe ajustarse a ese principio fundamental y el Estado obviamente debe obrar en consecuencia de esa normativa. En cambio la minería en Uruguay no tiene rango constitucional sino legal, porque la Constitución no tiene ninguna norma que la considere con esa jerarquía jurídica. Por lo tanto todo lo que disponga el Código de Minería debe ajustarse a lo que prescribe la Constitución de la República en su artículo No. 47 y a lo que reglamentó e interpretó la Ley No. 17.283.
El Código de Minería establece que todos los yacimientos de sustancias minerales existentes en el suelo marítimo o terrestre, que afloren en la superficie del territorio nacional, son propiedad del Estado.
Son los gobiernos departamentales los que tienen competencia exclusiva para la categorización de los suelos en todo su territorio que puede ser rural, urbano o sub urbano; también se cuenta con competencia exclusiva para categorizar con carácter cautelar y por un plazo determinado, áreas del territorio que entienda necesario proteger hasta tanto elaboren los instrumentos que lo categoricen en forma definitiva y dictarán simultáneamente las disposiciones de protección necesarias.
CÓMO AFECTA EL FRACKING LA SALUD Y EL MEDIOAMBIENTE
Uno de los mayores riesgos es la contaminación de acuíferos con los fluidos de fracturación y con el propio gas de la roca.
Existe también el riesgo de que un pozo se conecte con otro antiguo mal sellado y que el gas se filtre a un acuífero o a la superficie.
Durante el proceso de perforación y fracturación se utilizan compuestos volátiles como aditivos. Muchos de estos elementos pasan a la atmósfera, también en la fase de producción.