El jueves, Andrés Lima y Dayana Añasco se verán las caras en audiencia única del Tribunal de Apelaciones

El Tribunal de Apelaciones en lo Penal de 4º Turno es el que entenderá en la segunda instancia del caso que implica al Intendente de Salto, Andrés Lima, el cual busca que se revoque la sentencia de primera instancia que lo condena a 8 meses de prisión con la suspensión condicional de la pena.
En ese caso, los magistrados citaron para este jueves 16 al jefe comunal salteño y a la edila Dayana Añasco, acusada por el intendente de adulterar boletas de un dinero a rendir que le fue dado para un congreso de ediles en Rivera.
La acusación fue formulada por el intendente Lima en una conferencia de prensa el pasado 9 de marzo, donde aludió a tres ediles antes de iniciar una investigación administrativa.
La defensa del jefe comunal salteño apeló la condena dictada en su contra por el juez penal de 4º Turno, Hugo Rundie y el caso fue derivado al Tribunal de Apelaciones en lo Penal de 4º Turno integrado por los ministros, Gabriela Merialdo, Luis Charles y Ángel Cal, los que citaron al intendente Andrés Lima y a la edil Dayana Añasco a una audiencia oral y pública que se celebrará en instancia única el jueves en Montevideo.
Para esta oportunidad, Lima designó como defensor al abogado penalista capitalino Juan Fagúndez,
quien queda como codefensor, junto al actual director de la Unidad Jurídica de la comuna, Claudio Opazo. La defensa busca la revocación de la condena, entendiendo que Lima actuó así en base a un caso donde se manejaron dineros públicos, que él en su calidad de Intendente debe administrar.
Si la condena contra Lima es confirmada, cabe la posibilidad de que quede con sus derechos políticos y su cargo suspendidos durante ocho meses, aunque la defensa pretende que no sea así.
En ese caso asoma la posibilidad de que el segundo suplente de Andrés Lima, y presidente de la Agrupación Humanista Armando Aguirre, Pablo Estevez sea quien asuma el cargo, ya que si bien Alejandro Noboa no renunció a la primera suplencia, ha manifestado que no tiene intenciones de incidir en el gobierno, tras su renuncia en febrero pasado.