El legislador no habría actuado con conocimiento de causa al votar la mal llamada ley de descentralización

Según catedrático de Derecho Constitucional, Dr. Fulvio Gutiérrez

- Además, sería impracticable e inconstitucional la norma que establece  la creación de municipios.

El martes 19 la Ley 18.567, conocida como de Descentralización, volvería a la Cámara de Representantes para votar las modificaciones introducidas recientemente en el Senado. Según la voluntad política del gobierno nacional, esta ley debe comenzar a aplicarse en las próximas elecciones de los gobiernos departamentales, por lo que en al menos dos localidades del departamento de Salto, deberán votar las autoridades de su municipio. EL PUEBLO consultó sobre dicha ley al Dr. Fulvio Gutiérrez, docente y estudioso de nuestra Constitución en la Facultad de Derecho de la Universidad de la República.
– ¿Cuál es su impresión respecto a la Ley 18.567?.
– Mi impresión es que esa ley así como está redactada es absolutamente imposible de llevarla a la práctica porque tiene una serie de vacíos, de omisiones y de inconstitucionalidades que hacen necesario una revisión por una serie de razones.
En primer lugar, no se establece con precisión cuáles son las circunscripciones electorales en las cuales se va a conformar cada uno de los municipios. Nos encontramos con una realidad, por lo menos en la intendencia de Salto, porque la norma jurídica departamental que creó las Juntas Locales, no estableció cuál era el límite territorial de cada una de las Juntas Locales, entonces eso ya es un problema porque habría que establecer cuál es ese límite.
Además, se establece que el municipio está conformado por cinco miembros, uno es el alcalde que es el presidente y los otros cuatro que son los concejales. Se establecen que deben reunir las mismas condiciones que para ser edil, pero no se dice que tienen que ser oriundos o estar al menos radicados con algún plazo de anticipación en las circunscripciones de cada uno de los municipios, por lo cual, una persona que viva en la ciudad de Salto podría muy bien postularse como integrante del municipio de Belén, Constitución o el que se cree.
Pero además, otro asunto que acabo de darme cuenta, se crea un organismo por elección departamental, o sea, los ciudadanos de la localidad son los que van a elegir a los integrantes de los municipios. Por esa sola razón, por lo menos esos artículos, que son dos o tres, son artículos de carácter electoral. La Constitución de la República prevé que toda modificación electoral requiere de dos tercios de votos del total de componentes de cada cámara, está ley no está con esos dos tercios de votos, por lo cual desde el punto de vista formal, también es inconstitucional.
– ¿Está bien hablar de descentralización con esta ley?
– Yo creo que no, no se está descentralizando sino que se está desconcentrando. Nosotros tenemos tres grados en esa materia, tenemos un régimen administrativo centralizado, uno desconcentrado y uno descentralizado. Para que se entienda bien, los organismos descentralizados que tenemos en nuestro país son los entes autónomos, la estructura jurídica de cada uno de los entes autónomos hace que sean prácticamente organismos con una autonomía total, dictan sus propias normas y regulan toda la competencia que la Constitución y la ley les establece, tienen sus propias autoridades que una vez designadas por el Presidente de la República en Consejo de Ministros y con venia del Senado, pasan a actuar con absoluta independencia y autonomía.

Eso no ocurre en el caso de los municipios, en el caso de los integrantes de los municipios, tanto el alcalde como sus compañeros de trabajo que son los concejales, dependen en muchos aspectos del intendente. Por ejemplo, los recursos administrativos que se planteen por resoluciones administrativas definitivas de los municipios pueden ser impugnadas por un recurso de reposición o un recurso de apelación y el de apelación es ante el intendente. Segundo, no son personas jurídicas. Tercero, no pueden actuar en juicios. Cuarto, no designan sus funcionarios. Quinto, no pueden hacer acuerdos si no tienen el consenso o autorización del intendente. El sueldo se va a fijar por presupuesto, y la iniciativa presupuestal es siempre del intendente. O sea, son una dependencia del intendente por más que la ley establezca algunas competencias en los cuales aumenta la importancia de estos nuevos organismos con respecto, si los comparamos, a las Juntas Locales actuales.

– Entonces, ¿sirven o no los municipios?
– Ah, claro que sirven, yo creo que la ley es buena, lo que hace es cumplir con la Constitución de la República, cumple con una filosofía que ya tiene muchos siglos en el mundo y muchos años en América que recién nosotros la vamos a aplicar. El problema está en que el instrumento que se creó está mal hecho, tiene muchos errores, muchas omisiones, muchas inconstitucionalidades y a mi juicio, es impracticable el segundo domingo de mayo por una razón hasta del artillero, no hay ningún artículo en la Ley 18.567 que le encomiende a la Corte Electoral la supervisión y la realización de las elecciones locales en los municipios. Un error garrafal del legislador que creo que no actuó con conocimiento de causa y que lamentablemente se da una situación en que a mi juicio el mejor consejo que se puede dar es que se suspenda su aplicación, se la estudie a nivel interpartidario, se consulte con la gente que realmente conoce de estos temas en Derecho y que en definitiva, se aplica en la próxima elección.