El Obispo Pablo Galimberti estuvo con el Papa Francisco hace pocos días en el Vaticano y charlaron amistosamente

El Obispo Pablo Galimberti estuvo con el Papa Francisco hace pocos días en el Vaticano y charlaron amistosamente

Ya estando en Salto alguna vez hablé por teléfono con él, cuando era Arzobispo de Buenos Aires, me llamó preguntándome por Daniel Gil, porque también era jesuita, creo que quería que fuera a enseñar a Buenos Aires, pero sobre todo me llamó para saber cómo estaba de salud”, contó sobre Jorge Bergoglio, devenido en el actual Papa Francisco, el Obispo de la Iglesia Católica de Salto, Pablo Galimberti a EL PUEBLO al ser consultado sobre su reciente visita a Italia y el encuentro que mantuvo la autoridad eclesiástica local con el Sumo Pontífice, el pasado 4 de junio en el Vaticano.

Según indicó Galimberti a este diario, el viaje fue realizado al ser invitado por una Fundación que pertenece a la Iglesia Católica en Cerdeña (Italia), la que ha colaborado con jóvenes de Salto a instancias de un vínculo por él mantenido con algunos de sus impulsores.

Tras permanecer cinco días en ese lugar, viajó al Vaticano donde estuvo con el Papa Francisco y tras saludarlo, contó que éste le preguntó “¿Hasta cuándo te quedás?” y luego del amistoso intercambio y pasar algunos días en la Santa Sede, volvió a Salto.

EN CERDEÑA

Galimberti viajó el pasado 28 de mayo a Italia. Fue a Cerdeña invitado por una Fundación cristiana que ya ha realizado en tiempos anteriores algunas importantes donaciones para un grupo de adolescentes salteños que padecen una enfermedad respiratoria.

Pero la historia de cómo llega el Obispo de Salto a conocer esta fundación viene de más atrás. Fue en el año 2007 cuando llegaron a Salto un grupo de italianos que pretendía invertir en el departamento en productos de salud termal y antes de reunirse con el intendente de la época, Ramón Fonticiella, mantuvieron una reunión con él, quien por aquel entonces ya era Obispo de Salto.

“Recuerdo que eran cinco, algunos de ellos vinculados a la Iglesia y otros no, luego de analizar la situación tuvieron algún tema con la inversión que pretendían realizar algo que finalmente no lograron por algunas condicionantes externas a ellos. Pero se que uno de los que me visitó en aquel momento volvió a Italia, era de Cerdeña y al llegar a su lugar de origen vinculó a Salto con una  parroquia de allá”, recordó Galimberti.

Se trata de una parroquia dirigida por el padre Giovanino, un sacerdote benefactor de importante ascendencia en la grey católica del lugar y que tenía importantes vinculaciones, siempre trabajando en obras sociales.

“Cuando me ofrecieron la ayuda desde Cerdeña me conecté con la Dra. Silvia Bueno que me dijo que había un grupo de adolescentes acá en Salto que sufría una enfermedad respiratoria que estaba relacionada a la mal nutrición y desde allá comenzaron a colaborar”, indicó el Obispo.

Pero sostuvo que hace un tiempo el padre Giovanino falleció y en su nombre, para que las acciones de beneficencia prosiguieran, abrieron una Fundación que trabaja en ese sentido.

Pues esa Fundación le rindió homenaje a su referente y para esto fue invitado Galimberti quien viajó a Italia días pasados, como invitado de la organización quien según afirmó el clérigo, pagó todos los costos de su traslado al viejo continente.

“Después de estar cinco días en Cerdeña fui a Roma y estuve en el Vaticano, donde me quedé por varios días antes de regresarme a Salto. Allí tuve la oportunidad de estar con el Papa Francisco, en la audiencia general del 4 de junio”, comentó a este diario Pablo Galimberti.

Dijo que al encontrarse con el Papa mantuvieron un saludo afectuoso como el que tuvieron siempre ya que “nos conocemos desde hace años”. “Charlamos brevemente”, indicó el Obispo de Salto quien al ser consultado sobre qué cosas le dijo el Papa Francisco, sostuvo entre risas “me preguntó ¿Cuándo te vas? ¿Hasta cuándo te quedás?, y bueno le comenté lo que tenía pensado hacer y fue eso, nos saludamos y nos dimos un hasta pronto”.

Si bien el Papa Francisco tiene previsto visitar Uruguay en el año 2015, el Obispo de Salto dijo que las invitaciones para que venga a Salto se dan “a otro nivel, yo no le dije nada de venir acá, porque además se que ya se lo han dicho”. Pero manifestó que sería “bueno que él decidiera aceptar y venir a Salto”.

Dentro de 2 años el Obispo de Salto, Pablo Galimberti verá si continuará al frente de la Diócesis de Salto o si será subrogado, ya que cumplirá 75 años de edad y deberá presentar carta de renuncia al Papa, tal como lo indica la normativa eclesiástica.

Aunque lo que todavía no sabe, es si permanecerá al frente de la Iglesia o si deberá tomar un rumbo distinto y volver a Montevideo o incluso, hasta maneja la chance de quedarse en Salto.

a estando en Salto alguna vez hablé por teléfono con él, cuando era Arzobispo de Buenos Aires, me llamó preguntándome por Daniel Gil, porque también era jesuita, creo que quería que fuera a enseñar a Buenos Aires, pero sobre todo me llamó para saber cómo estaba de salud”, contó sobre Jorge Bergoglio, devenido en el actual Papa Francisco, el Obispo de la Iglesia Católica de Salto, Pablo Galimberti a EL PUEBLO al ser consultado sobre su reciente visita a Italia y el encuentro que mantuvo la autoridad eclesiástica local con el Sumo Pontífice, el pasado 4 de junio en el Vaticano.
Según indicó Galimberti a este diario, el viaje fue realizado al ser invitado por una Fundación que pertenece a la Iglesia Católica en Cerdeña (Italia), la que ha colaborado con jóvenes de Salto a instancias de un vínculo por él mantenido con algunos de sus impulsores.
Tras permanecer cinco días en ese lugar, viajó al Vaticano donde estuvo con el Papa Francisco y tras saludarlo, contó que éste le preguntó “¿Hasta cuándo te quedás?” y luego del amistoso intercambio y pasar algunos días en la Santa Sede, volvió a Salto.
EN CERDEÑA
Galimberti viajó el pasado 28 de mayo a Italia. Fue a Cerdeña invitado por una Fundación cristiana que ya ha realizado en tiempos anteriores algunas importantes donaciones para un grupo de adolescentes salteños que padecen una enfermedad respiratoria.
Pero la historia de cómo llega el Obispo de Salto a conocer esta fundación viene de más atrás. Fue en el año 2007 cuando llegaron a Salto un grupo de italianos que pretendía invertir en el departamento en productos de salud termal y antes de reunirse con el intendente de la época, Ramón Fonticiella, mantuvieron una reunión con él, quien por aquel entonces ya era Obispo de Salto.
“Recuerdo que eran cinco, algunos de ellos vinculados a la Iglesia y otros no, luego de analizar la situación tuvieron algún tema con la inversión que pretendían realizar algo que finalmente no lograron por algunas condicionantes externas a ellos. Pero se que uno de los que me visitó en aquel momento volvió a Italia, era de Cerdeña y al llegar a su lugar de origen vinculó a Salto con una  parroquia de allá”, recordó Galimberti.
Se trata de una parroquia dirigida por el padre Giovanino, un sacerdote benefactor de importante ascendencia en la grey católica del lugar y que tenía importantes vinculaciones, siempre trabajando en obras sociales.
“Cuando me ofrecieron la ayuda desde Cerdeña me conecté con la Dra. Silvia Bueno que me dijo que había un grupo de adolescentes acá en Salto que sufría una enfermedad respiratoria que estaba relacionada a la mal nutrición y desde allá comenzaron a colaborar”, indicó el Obispo.
Pero sostuvo que hace un tiempo el padre Giovanino falleció y en su nombre, para que las acciones de beneficencia prosiguieran, abrieron una Fundación que trabaja en ese sentido.
Pues esa Fundación le rindió homenaje a su referente y para esto fue invitado Galimberti quien viajó a Italia días pasados, como invitado de la organización quien según afirmó el clérigo, pagó todos los costos de su traslado al viejo continente.
“Después de estar cinco días en Cerdeña fui a Roma y estuve en el Vaticano, donde me quedé por varios días antes de regresarme a Salto. Allí tuve la oportunidad de estar con el Papa Francisco, en la audiencia general del 4 de junio”, comentó a este diario Pablo Galimberti.
Dijo que al encontrarse con el Papa mantuvieron un saludo afectuoso como el que tuvieron siempre ya que “nos conocemos desde hace años”. “Charlamos brevemente”, indicó el Obispo de Salto quien al ser consultado sobre qué cosas le dijo el Papa Francisco, sostuvo entre risas “me preguntó ¿Cuándo te vas? ¿Hasta cuándo te quedás?, y bueno le comenté lo que tenía pensado hacer y fue eso, nos saludamos y nos dimos un hasta pronto”.
Si bien el Papa Francisco tiene previsto visitar Uruguay en el año 2015, el Obispo de Salto dijo que las invitaciones para que venga a Salto se dan “a otro nivel, yo no le dije nada de venir acá, porque además se que ya se lo han dicho”. Pero manifestó que sería “bueno que él decidiera aceptar y venir a Salto”.
Dentro de 2 años el Obispo de Salto, Pablo Galimberti verá si continuará al frente de la Diócesis de Salto o si será subrogado, ya que cumplirá 75 años de edad y deberá presentar carta de renuncia al Papa, tal como lo indica la normativa eclesiástica.
Aunque lo que todavía no sabe, es si permanecerá al frente de la Iglesia o si deberá tomar un rumbo distinto y volver a Montevideo o incluso, hasta maneja la chance de quedarse en Salto.
n