El padre del joven Charly Ferreira pide que “se haga justicia y que aparezca el responsable»

Al cumplirse diez años de su muerte

Por estos días se cumplirán diez años de la muerte en condiciones aún no debidamente aclaradas, del joven Charly Ferreira (23 años). Retirado por la policía del local de Tropezón donde se aprestaba a ingresar a un baile, horas más tarde aparece muerto supuestamente atropellado en la ruta 31, a corta distancia del lugar donde fue retirado por la Policía. Su padre Juan José Barreto (charly llevaba el apellido de su madre), visitó la Redacción de EL PUEBLO, para recordar el hecho y reiterar “nuestro pedido de justicia y de que se aclare de una vez las circunstancias de esta muerte, porque mi hijo no se mató, alguien lo mató”, expresó.BARRETO
“El 22 de abril del 2007 la Policía (seccional sexta) lo retiró del baile de Tropezón y a las pocas horas, dos o tres horas después, apareció muerto al costado de la ruta y no hay responsables”, manifestó Barreto.
Nosotros queremos justicia, que aparezca el responsable, porque si la Policía detiene a una persona es responsable de su suerte. ¿Cómo va a aparecer muerto rato después, si ellos lo sacaron con vida del baile?, prosiguió, la Policía se agarra con que lo largan. Estaban tres policías con él y hay contradicción entre ellos. Si lo sacaron del baile, tendrían que haberlo traído al hospital, como establece el protocolo y avisarle al juez de esta detención. Ellos –según dicen – lo sacan del baile, pero lo largan y horas después aparece muerto. Cuando un hermano habla con él que estaba arriba del móvil policial esposado.
¿Estaba alcoholizado?
Según la Policía dice que sí, pero para mí no tenía tanto alcohol, porque a mí en el Juzgado me dijeron que tenía un 0,8 por ciento. La Policía dice que lo saca del baile de Tropezón y lo larga, pero hay contradicción entre ellos, los policías que lo sacaron dado que uno dice que lo dejaron en la puerta de la casa, otro dice que lo dejaron a 25 metros y otro a 50. Hay contradicciones.
Después aparece muerto al costado de la ruta 31. Km 10,2. Nosotros lo que pedimos es que se haga justicia, porque un responsable tiene que haber. Sólo no se mató.
- ¿Qué lesiones tenía?, porque tengo entendido que se le hicieron dos autopsias…
– Efectivamente le hicieron dos autopsias porque le hicieron una acá (en Salto) y a mí no me convencía y con la Dra. Vargas conseguí que le hicieran una segunda en Montevideo y cuyo resultado no concide con el resultado de la que le hicieron en Salto.
- ¿Quiénes fueron los que le detuvieron?
– Fueron efectivos de la Seccional Sexta, pero después que yo discutía con el comisario (Miguel) Romero, de la Seccional Segunda, que fue quien nos convocó, pero no nos dejaba siquiera reconocer el cuerpo. Nos dijo que había tenido un accidente y estaba en el hospital, cuando en realidad estaba muerto y lo habían llevado a la morgue del cementerio. Nunca estuvo en el hospital, añadió Barreto. Recién después que yo entré a mover y a decirle que iba a llamar un abogado, porque tenía derecho, recién entonces me llevó a reconocer el cuerpo.
- En relación al cuerpo, sostuvo el entrevistado que sólo tenía un golpe a la altura de la nuca y un pequeño agujerito donde presentaba un hundimiento y él descarta un accidente, porque el cuerpo estaba a lo largo de la ruta y no sobre ella.
– De todas formas, hasta hoy no hay ni siquiera un responsabilizado por la actuación policial, hecho que ha sido probado, concluyó Barreto.