El Padre José María Acuña relata la fuerte experiencia que significó conocer y caminar por la tierra donde caminó Jesús

El Padre (SDB), José María Acuña (JOSEMA), ha sido un referente en los últimos años no sólo para la familia salesiana en Salto, sino para todos quienes han tenido  oportunidad de conocerlo y de alguna manera trabajar con él. Por motivos de salud (stress), a fines del 2011, cuando viajó a Montevideo, sus pares no le permitieron regresar a Salto, dado que mostraba un notorio agotamiento. Comenzó entonces el 2012 en Montevideo, y  posteriormente le regalaron la posibilidad de viajar a Roma (Italia) y posteriormente a Tierra Santa, como parte de un curso de misionología. Pisar la tierra que piso Jesús, visitar la casa de María y José y poner las manos en el lugar donde estuvo la cruz de Jesús ha sido una experiencia muy fuerte que lo sacude y conmueve hasta hoy, cuando la cuenta.
En reciente visita a la Redacción de EL PUEBLO, Josema accedió a contarnos sus actividades del año anterior hasta hoy.
En este corto tiempo en Salto, 15 días, porque el 31 (de Enero) con la fiesta de Don Bosco parto, pero parto y no parto porque me quedo en Montevideo en el centro de ex alumnos salesianos donde recibiré a todos los salteños estudiantes universitarios para acompañarlos.
Salto “marcó” mi vocación sacerdotal igual que los talleres Don Bosco de una manera muy especial, aquí me recibieron con los brazos abiertos, recuerdo una de las primeras palabras que me dijeron, “vos nos querés porque todavía no conoces a los salteños”  y yo les contesté “ustedes todavía no conocen mis defectos y mis virtudes” nos aceptamos como somos.
Y así lo hice con todo el pueblo salteño, con toda la ciudad de Salto, y con tres Intendentes que tuvieron su período mientras yo estuve aquí, el Esc Malaquina, Fonticiella y Coutinho, y a los tres les dije lo mismo, que cuando vieran mis defectos me los dijeran, al primero que se lo dije fue a  Malaquina, quien a pesar de no compartir mi fe, tuvo el gesto de cruzar la plaza y asistir a la Parroquia del Carmen cuando yo asumía.
En este período de Germán Coutinho, que es un ex alumno salesiano igual que su señora, estuvimos dialogando y cuando él me decía “que me aconsejas: (le dije) humildad, transparencia, trabajo y honestidad y en el medio, Dios y la familia.
El otro día evaluábamos como iba marchando la cosa y tratando de no hacer política partidaria, porque lo que  hacemos es predicar el evangelio, por eso lo primero que hacemos es el agradecimiento.
A fines de 2011, el 12 de diciembre partí de  Salto y un año y una semana después volví para agradecerle el cariño que nos tuvimos y nos tendremos
El primer tiempo fue de descanso, que me costó mucho dejar la dinámica de la actividad, sentí una soledad muy grande  pero no vacía, ofrecí todo eso por la tarea que venia realizando, que no es tarea de uno, sino tarea de Dios. Lo valioso de la obra que hacemos entre todos debe crear.
Después vino ese regalo inmenso que me dio la congregación, que fue ese viaje a Roma y a Tierra Santa, en un curso extraordinario, con profesores de todo el mundo, de Asia, de Europa, de todos lados, sobre Misionología, la misión de la iglesia sobre el mundo actual, éramos 38 de 23 países y los 5 continentes, todos sacerdotes y hermanas religiosas, un laico que llegó al final, pero estuvo muy poco tiempo.
Consultado sobre cuál es la problemática que más preocupa a nivel mundial expresó el Padre Josema: se destaca que si no nos unimos por el bien de la persona, por los valores, la corrupción, la droga, el no centro de la familia como uno de los valores fundamentales que nos dejo el creador (pasaremos muy mal).
Y en El Congo pasó un hecho muy importante, estaba la guerra en Goma (República Democrática del Congo),  entre 1997 y 2001, se registraron 6 millones de muertos, los celulares, las computadoras, los minerales (todo se hace con recursos que provienen del Congo), la riqueza que existe en ese país es impresionante.
En el Congo, entre los años 1997 y 2011 hubo 12 millones de muertos, es atroz, por vía de los populares gobiernos de izquierda que dicen defender a su pueblo, al poco tiempo se convierten en dictadores de las grandes potencias, de España, de Francia, Italia, Alemania, y a través del dinero entregan todas las riquezas enormes de esos países
Nosotros teníamos nueve compañeros de la India y  yo les decía “están perdiendo el dialecto y con él están perdiendo la cultura”, porque hablan todos inglés, porque no se entienden entre ellos.
EN LA TIERRA
QUE PISÓ CRISTO
En Israel uno piensa que todos son ricos, pero no es así, cuando me iba a subir al avión, me toca el hombro una persona y me dice, ¿de Uruguay? ¡Vi su pasaporte! Yo fui embajador de Israel en Uruguay entre los años 1997 y 2001, Uruguay es único, por la cercanía de la gente, por su cariño, por su cultura, todo lo que el pueblo uruguayo tiene como riqueza.
Al lado mío en el avión sobre la ventanilla, viajaba la señora del ex – embajador y nos pusimos  a conversar sobre la diferencia tan marcada entre ricos y pobres que hay en Israel, y existe una pobreza muy cruda y un poder muy incrustado entre los israelitas. Uno encuentra por un lado todo lujo de los israelitas y (allí también) las casas tan pobres y la miseria en la que viven los palestinos.
Cruzar por Tierra Santa fue inolvidable, cruzar por el mar de  Genesaret, que es una inmensa laguna enorme, de 18 km por 12, estar en la casa de Pedro, la gran obra de los Franciscanos,  y la que denominamos “plaza de los enamorados” porque seguramente allí se encontrarían María y José, después hicimos el Vía Crucis por las pequeñas callejuelas, por suerte no tuvimos ningún percance, porque a otras expediciones los escupieron, los que estaban ahí con sus puestos, mercaderes, como en el tiempo de Cristo.
Después el lugar de la sepultura, donde fue la crucifixión, yo metí la mano donde estuvo la cruz de Jesús y le dije ¡contigo cristo para siempre! Como reafirmando mi sacerdocio en el lugar donde Jesús entregó su vida.
Fue una experiencia muy fuerte, muy emocionante, que hasta el más ateo lo vive, pero uno como sacerdote lo vive de una manera muy emocional.
Por eso invito a todos los universitarios que van a estudiar a Montevideo, que vayan a Gaboto entre Colonia y Mercedes los voy a estar esperando para poder colaborar con ellos.
Y me acordé de pedir por los periodistas, escritores y publicistas para que en su profesión sepan leer los acontecimientos a la luz del evangelio y pongan la cultura al servicio de la profesión completa del hombre y todos teníamos que responder, santifica a tu pueblo señor
El Padre (SDB), José María Acuña (JOSEMA), ha sido un referente en los últimos años no sólo para la familia salesiana en Salto, sino para todos quienes han tenido  oportunidad de conocerlo y de alguna manera trabajar con él. Por motivos de salud (stress), a fines del 2011, cuando viajó a Montevideo, sus pares no le permitieron regresar a Salto, dado que mostraba un notorio agotamiento. Comenzó entonces el 2012 en Montevideo, y  posteriormente le regalaron la posibilidad de viajar a Roma (Italia) y posteriormente a Tierra Santa, como parte de un curso de misionología. Pisar la tierra que piso Jesús, visitar la casa de María y José y poner las manos en el lugar donde estuvo la cruz de Jesús ha sido una experiencia muy fuerte que lo sacude y conmueve hasta hoy, cuando la cuenta.
En reciente visita a la Redacción de EL PUEBLO, Josema accedió a contarnos sus actividades del año anterior hasta hoy.
En este corto tiempo en Salto, 15 días, porque el 31 (de Enero) con la fiesta de Don Bosco parto, pero parto y no parto porque me quedo en Montevideo en el centro de ex alumnos salesianos donde recibiré a todos los salteños estudiantes universitarios para acompañarlos.
Salto “marcó” mi vocación sacerdotal igual que los talleres Don Bosco de una manera muy especial, aquí me recibieron con los brazos abiertos, recuerdo una de las primeras palabras que me dijeron, “vos nos querés porque todavía no conoces a los salteños”  y yo les contesté “ustedes todavía no conocen mis defectos y mis virtudes” nos aceptamos como somos.
Y así lo hice con todo el pueblo salteño, con toda la ciudad de Salto, y con tres Intendentes que tuvieron su período mientras yo estuve aquí, el Esc Malaquina, Fonticiella y Coutinho, y a los tres les dije lo mismo, que cuando vieran mis defectos me los dijeran, al primero que se lo dije fue a  Malaquina, quien a pesar de no compartir mi fe, tuvo el gesto de cruzar la plaza y asistir a la Parroquia del Carmen cuando yo asumía.
En este período de Germán Coutinho, que es un ex alumno salesiano igual que su señora, estuvimos dialogando y cuando él me decía “que me aconsejas: (le dije) humildad, transparencia, trabajo y honestidad y en el medio, Dios y la familia.
El otro día evaluábamos como iba marchando la cosa y tratando de no hacer política partidaria, porque lo que  hacemos es predicar el evangelio, por eso lo primero que hacemos es el agradecimiento.
A fines de 2011, el 12 de diciembre partí de  Salto y un año y una semana después volví para agradecerle el cariño que nos tuvimos y nos tendremos
El primer tiempo fue de descanso, que me costó mucho dejar la dinámica de la actividad, sentí una soledad muy grande  pero no vacía, ofrecí todo eso por la tarea que venia realizando, que no es tarea de uno, sino tarea de Dios. Lo valioso de la obra que hacemos entre todos debe crear.
Después vino ese regalo inmenso que me dio la congregación, que fue ese viaje a Roma y a Tierra Santa, en un curso extraordinario, con profesores de todo el mundo, de Asia, de Europa, de todos lados, sobre Misionología, la misión de la iglesia sobre el mundo actual, éramos 38 de 23 países y los 5 continentes, todos sacerdotes y hermanas religiosas, un laico que llegó al final, pero estuvo muy poco tiempo.
Consultado sobre cuál es la problemática que más preocupa a nivel mundial expresó el Padre Josema: se destaca que si no nos unimos por el bien de la persona, por los valores, la corrupción, la droga, el no centro de la familia como uno de los valores fundamentales que nos dejo el creador (pasaremos muy mal).
Y en El Congo pasó un hecho muy importante, estaba la guerra en Goma (República Democrática del Congo),  entre 1997 y 2001, se registraron 6 millones de muertos, los celulares, las computadoras, los minerales (todo se hace con recursos que provienen del Congo), la riqueza que existe en ese país es impresionante.
En el Congo, entre los años 1997 y 2011 hubo 12 millones de muertos, es atroz, por vía de los populares gobiernos de izquierda que dicen defender a su pueblo, al poco tiempo se convierten en dictadores de las grandes potencias, de España, de Francia, Italia, Alemania, y a través del dinero entregan todas las riquezas enormes de esos países
Nosotros teníamos nueve compañeros de la India y  yo les decía “están perdiendo el dialecto y con él están perdiendo la cultura”, porque hablan todos inglés, porque no se entienden entre ellos.
EN LA TIERRA QUE PISÓ CRISTO
En Israel uno piensa que todos son ricos, pero no es así, cuando me iba a subir al avión, me toca el hombro una persona y me dice, ¿de Uruguay? ¡Vi su pasaporte! Yo fui embajador de Israel en Uruguay entre los años 1997 y 2001, Uruguay es único, por la cercanía de la gente, por su cariño, por su cultura, todo lo que el pueblo uruguayo tiene como riqueza.
Al lado mío en el avión sobre la ventanilla, viajaba la señora del ex – embajador y nos pusimos  a conversar sobre la diferencia tan marcada entre ricos y pobres que hay en Israel, y existe una pobreza muy cruda y un poder muy incrustado entre los israelitas. Uno encuentra por un lado todo lujo de los israelitas y (allí también) las casas tan pobres y la miseria en la que viven los palestinos.
Cruzar por Tierra Santa fue inolvidable, cruzar por el mar de  Genesaret, que es una inmensa laguna enorme, de 18 km por 12, estar en la casa de Pedro, la gran obra de los Franciscanos,  y la que denominamos “plaza de los enamorados” porque seguramente allí se encontrarían María y José, después hicimos el Vía Crucis por las pequeñas callejuelas, por suerte no tuvimos ningún percance, porque a otras expediciones los escupieron, los que estaban ahí con sus puestos, mercaderes, como en el tiempo de Cristo.
Después el lugar de la sepultura, donde fue la crucifixión, yo metí la mano donde estuvo la cruz de Jesús y le dije ¡contigo cristo para siempre! Como reafirmando mi sacerdocio en el lugar donde Jesús entregó su vida.
Fue una experiencia muy fuerte, muy emocionante, que hasta el más ateo lo vive, pero uno como sacerdote lo vive de una manera muy emocional.
Por eso invito a todos los universitarios que van a estudiar a Montevideo, que vayan a Gaboto entre Colonia y Mercedes los voy a estar esperando para poder colaborar con ellos.
Y me acordé de pedir por los periodistas, escritores y publicistas para que en su profesión sepan leer los acontecimientos a la luz del evangelio y pongan la cultura al servicio de la profesión completa del hombre y todos teníamos que responder, santifica a tu pueblo señor