El porqué de las ollas en los barrios: «Hemos visto familias que pasaban el día sin haber comido absolutamente nada»

Con dos referentes: Marcelo Rodríguez y Fabián Granja

EL PUEBLO contactó a dos referentes que están trabajando en la organización de ollas populares, Marcelo Rodríguez en el Barrio Patulé y Fabián Granja en La Tablada. Ellos nos cuentan su experiencia y preocupación por dar una mano al que más necesita en estos tiempos difíciles de crisis sanitaria.

MARCELO RODRIGUEZ
– ¿Qué lo ha llevado junto a su esposa a tener esta actitud de solidaridad?
– Esta semana surgió la idea porque veíamos cómo está la gente sin trabajo, cómo la está luchando y que está difícil con esto que está pasando. Tiramos la idea y vino mucha gente conocida y de la que no conozco que se enteró por las redes sociales, también muchos compañeros de trabajo de la construcción. El apoyo fue grandísimo. El miércoles hicimos una olla, hoy (viernes) hacemos otra, porque tenemos un montón de mercadería porque la gente está colaborando porque ve que estamos haciendo las cosas con seriedad.

– ¿Dónde están haciendo la olla?olla popular
– La estamos haciendo en calle Colón 1435, entre Orestes Lanza e Itapebí, en el límite de Salto Nuevo, que ahora se llama Barrio Patulé, donde vivo yo.

– ¿Cuánta gente concurre?
– El miércoles no conté la gente que vino, pero entregamos 130 porciones de comida.

– Esta situación social que se está viviendo en Salto, ¿piensa que es originada por el coronavirus o ya venía de antes?
– Me parece que esto, lo del coronavirus, fue lo que agravó todo. Mucha gente va a quedar sin trabajo, pero mucha gente ya estaba sin trabajo. Esto agravó todo.

– ¿Cómo toma la gente la ayuda que ustedes están dando ahora?
– De muy buena manera. Hay gente muy solidaria que nos ha donado 15 kilos de arroz, 15 kilos de fideos, hay gente trabajadora como nosotros que te trae una bolsita con un kilo de papa o de cebolla, un paquete de arroz. Hay de todo, también mensajes de apoyo que es lo que nos da ganas de hacer esto.

– ¿Cómo se puede colaborar con la olla que ustedes están haciendo?
– Llamando a mi celular, 092350282, no tenemos problema en ir a buscar lo que puedan donar o se pueden arrimar a mi casa para traer donaciones en Colón 1435. Toda ayuda suma.

FABIÁN GRANJA
– ¿Cómo analiza la situación social de hoy en Salto?
– Por nuestra forma de ser estamos en contacto con los sectores más embromados desde el punto de vista económico. Creo que hay dos miedos grandes en la población, por un lado, está el temor por todo lo que significa el coronavirus, su contagio y la posibilidad de enfermarse. Por otro, hay un miedo muy grande en los sectores que recién mencionaba, económicamente más bajo, por la incertidumbre de qué va a pasar, de cómo hacer frente a las obligaciones económicas y sobre todo para parar la olla todos los días, teniendo en cuenta que este virus y toda esta locura que significa esta pandemia, cae justo el día en donde circula muy poco dinero porque estamos lejos de la fecha de pago.
También hay mucha gente que se gana la vida cortando el pasto a los vecinos, haciendo changas de albañilería, vendiendo tortafritas, hay un sinfín de actividades que no necesariamente están registrados con aportes al BPS al ser actividades muy puntuales y que no podrán acceder al beneficio del seguro de paro.

– Ante esto, hay gente que se moviliza y trata de ayudar a la gente que más necesita, ¿cuál está siendo el trabajo que vienen haciendo en La Tablada?
– Capaz que yo soy una cara visible, pero hay muchísima gente que no es tan visible o conocida que trabajan igual o más que yo. En ese sentido, se está organizando acá en La Tablada, en COVITA, una olla popular para que las familias puedan tener, por lo menos, una comida al día. Tenemos que tener en cuenta otra cosa, a toda la situación que mencioné, hay algo que es terrible y que ha pasado en estos últimos días, los precios de la canasta y de la comida se han disparado enormemente. Estamos hablando que un kilo de harina que lo compraba a $28 pasó a valer $45, un aceite que valía $40 pasó a valer $60, ni qué hablar la verdura, la carne. Todo, en cuestión de una semana, los precios se dispararon y eso hace que sumado a tener pocos ingresos, a mucha gente hoy por hoy se le está haciendo muy difícil parar la olla. El temor más grande es ese, la suba de precios tan abrupta y que parece no tener techo. Y hablo de las cosas más básicas.

– ¿Cuánta gente concurre a la olla de La Tablada?
– Nosotros estamos en la parte de COVITA, que es la Cooperativa de Vivienda La Tablada, después hay otra olla que funciona por la Comisión Vecinal que está más al centro del barrio. La idea no es amontonar mucha gente porque somos respetuosos de las medidas sanitarias, entonces es preferible hacer más ollas y que a cada una concurra la menor cantidad de gente posible. En la olla de la cooperativa, estamos atendiendo a unas 12 familias promedio, y cada familia está integrada por unas 6 o 7 personas. Empezamos con esto porque hemos visto a familias que pasaban el día sin haber comido absolutamente nada.
Pero es bueno destacar que mucha gente a la que no le sobra nada, se ha arrimado a dar una mano, y es con eso que hemos podido sostener la olla. En estos días también se contactó con nosotros el Comité de Emergencia que quedó de darnos una mano. Pero obviamente, siempre falta. Así que aprovechamos esta oportunidad para pedir ayuda a quienes quieran o puedan colaborar con nosotros u otras ollas que se están desarrollando.