EL PUEBLO dialogó con el Presidente de la Federación Americana de Supremos Consejos del Grado 33°

En el marco de los 300 años que hoy cumple la Masonería Moderna

Elbio Laxalte Terra ingresó en la masonería hace 25 años. Fue Gran Maestro del Gran Oriente de la Franc-masonería del Uruguay (GOFMU). Fue Presidente de la Elbio Laxalte Terra.2Confederación Interamericana de Masonería Simbólica (CIMAS) de 2005 a 2013. Es actualmente el Soberano Gran Comendador del Supremo Consejo del Grado 33º y Presidente de la Federación Americana de Supremos Consejos del Grado 33º. En 2016 fue electo Secretario General de CLIPSAS, organización mundial que agrupa a 104 instituciones masónicas de todos los continentes.

- ¿Cómo es que la masonería cumple hoy 300 años cuando algunos historiadores hablan de la existencia de dicha institución desde años anteriores?
– Se habla efectivamente y se celebran los 300 años de la masonería, pero no se refiere a la masonería en general, sino de lo que se denomina masonería moderna. Se toma como fecha del nacimiento de la masonería moderna el 24 de junio de 1717, por lo que hoy se cumplen efectivamente 300 años. Pero, hay registros masónicos desde mucho antes de 1717. Para poner solo ejemplos documentados, está el Edicto de Rothary datado del 643, la Carta de Bolonia de 1248, Manuscrito Regius del año 1390 y el Manuscrito Cooke del año 1425, entre otros documentos registrados. Estos relatan normas, comportamientos, usos y costumbres y una gobernanza de las logias masónicas. Es decir, estos son documentos complejos, que evidencian la existencia de una entidad corporativa consolidada preexistente de larga data.

La diferencia gruesa, entre el antes y el después de 1717, es que la masonería antigua era una institución cuyos integrantes se dedicaban a cultivar el arte de la construcción. Los masones, palabra que viene del inglés “mason” o el francés “maçón” quiere decir albañil, constructor, en aquellos tiempos de castillos, puentes, catedrales. Pero esta masonería llamada operativa, porque efectivamente se dedicaban a la construcción material, fue cayendo en decadencia hacia el primer tercio y mitad del siglo XVII, por muchas causas. Pero el espíritu corporativo seguía existiendo entre quienes se resistían a su desaparición, y como una manera de continuar vigentes, hicieron ingresar a las logias a gente que no eran del oficio, a burgueses, nobles, clérigos, los cuales empezaron a tomar el lenguaje, los usos y los valores de la antigua fraternidad.

Paralelamente, en Inglaterra se desarrollaba una sociedad científica, puntal del mundo moderno, como fue la Real Sociedad de Londres para el Avance de la Ciencia Natural, fundada el 28 de noviembre de 1660. Y es interesante destacar que había en ella varios masones aceptados, como el afamado científico Isaac Newton. Jean Teophile Desagulier, secretario de Newton, jugó uno de los roles más importantes en dicha reinvención masónica. La misma ahora no sería ya más artesanal o del oficio, sino intelectual, espiritual, especulativa en el sentido de construir ideas que luego se difundirían por la red fraternal, como las ideas de tolerancia, de libertad de conciencia, y de pluralidad de creencias.

La feliz convergencia entre las logias transformadas sociológicamente por los masones aceptados, y la intervención de los científicos e intelectuales que pugnaban por difundir las nuevas ideas para transformar las sociedades de su época, finalmente crearon esta nueva institución, que toma el nombre, valores, algunas maneras organizativas de la antigua masonería, pero que ya no será igual. Ahora ya no se trata de una construcción material. Ahora se trata de construir un nuevo Hombre y una nueva sociedad. Los ideales sobre los cuales se basa, son los de Libertad, Igualdad y Fraternidad. Y la masonería canalizó las nuevas ideas del Siglo de las Luces, que ayudaron a conformar el mundo moderno, actual, el cual está entrando en una nueva etapa de transformaciones.

- Pasados estos 300 años de vida, ¿tiene vigencia aún la Masonería? ¿Cuáles son los desafíos que enfrenta hoy?
– Sólo el hecho de perdurar durante 300 años, y que muchos ciudadanos busquen compartir sus ideales y propósitos, hacen de la masonería un ejemplo bastante excepcional en la historia contemporánea. En particular, tratándose de una institución filosófica, es decir, que no tiene vocación de poder político ni económico, y que se nutre de todo tipo de ciudadanos que acepten sus principios, valores y prácticas.

Hace unas semanas, CLIPSAS (llamada Unión de Estrasburgo, por la ciudad donde fue creada en 1961), reunió su 56ª Asamblea General en Buenos Aires. El tema del debate justamente fue “A Tres Siglos de la Francmasonería Moderna: ¿Qué perspectivas de futuro?”. Allí se debatieron una cantidad de temas, reflejados en el “Manifiesto de Buenos Aires”. Y parece interesante destacar que en esa reunión, claramente se constató que, desde su reinvención moderna, hace tres siglos, la masonería ha acompasado siempre los cambios de la sociedad y se ha ido recreando, de manera de intentar liderar en las diversas épocas, con sus ideas, principios y valores, la construcción de un escenario de derechos para una vida más justa para la Humanidad.

Algunos de los temas que estuvieron en el tapete, mirando hacia el futuro, fueron por ejemplo la necesidad del compromiso del masón para construir el Hombre y construir la sociedad en la cual vive, para impulsar la libertad absoluta de conciencia contra todo dogma paralizante, del signo que sea, religioso, ideológico, político, económico, científico. Para trabajar por la solidaridad y el mejoramiento social; para trabajar por la gobernanza mundial que nos permitan algunas cosas, desarrollar controles sobre un sistema económico global sin controles, hacer frente al cambio climático, desarrollar una democracia global que ordene el sistema de gobernanza mundial.

Me parece entonces que la masonería actual, a pesar de ser por su longevidad una institución tradicional, se encuentra nuevamente en una etapa de adaptación y proyección al mundo que viene.

- Usted pertenece al GOFMU, ¿hay otras masonerías? ¿Qué los diferencia?
– Efectivamente, soy miembro activo del Gran Oriente de la Franc-Masonería del Uruguay. A lo largo de los decenios, los masones han ido construyendo sus organizaciones en todos los países, agrupándose de acuerdo a sus sensibilidades. Con una historia tan larga en el tiempo, tan matizada de sensibilidades e idiosincrasias étnicas, nacionales, idiomáticas, espirituales, de entidades miembros de una red mundial, pero donde impera la libertad de conciencia y pensamiento de todos y cada uno de sus miembros, y donde no existe una autoridad piramidal y única que fije sus parámetros, sería imposible no entrever una diversidad de sensibilidades, las cuales se manifiestan dentro de un complejo de principios y valores, así como de prácticas que la caracterizan. Es así en casi todos lados, y nuestro país no es excepción, que hay entidades masónicas más conservadoras y otras más progresistas; algunas más espiritualistas y otras más inclinadas a lo social, algunas más vinculada al tema religioso, otras más laicas, algunas más elitistas, otras más abiertas; las hay sólo para hombres, y otras sólo para mujeres.

Pero la masonería está acostumbrada a ello, y ella trabaja en ese sentido en torno a algunas ideas básicas, como son sus principios principales de Libertad, Igualdad y Fraternidad, que marcan sus límites. Y como entidad evolucionista, ella está permanentemente trabajando en torno a otros dos conceptos, ser un centro de unión y efectuar las necesarias síntesis entre opuestos, de manera de superar sus propios frenos y avanzar. Esta característica remarcable es seguramente uno de los elementos principales que han facilitado su larga vida. Para ponerle solo un ejemplo, el GOFMU, es una institución en donde de manera notable, en absoluto pie de igualdad, participan hombres y mujeres, y no se discrimina de ninguna manera por opción sexual. Actualmente nuestra presidencia es ejercida por una mujer, la Escribana Myriam Tardugno Garbarino.

- ¿Los masones trabajan solo puertas para adentro de su institución o tienen una presencia en nuestra sociedad?
– Bueno, justamente, aprovecho para enviar nuestro saludo al pueblo salteño, a quién queremos y ponemos de relieve su historia, en particular, a partir de la presencia del Hermano Masón José Garibaldi, quién hace 171 años ganando la batalla de San Antonio, defendió a Salto de la ocupación. Tuvimos la oportunidad el año pasado de participar en el homenaje a Garibaldi en el monumento existente en Salto. Y queremos asimismo entregar nuestra solidaridad ante los sufrimientos y desgracias personales a consecuencia de las inundaciones. Podemos asegurarles, que de manera anónima, como acostumbramos los masones, nuestros Hermanos y Hermanas salteños están colaborando para paliar hasta donde sea posible las consecuencias, ayudando a los damnificados.







El tiempo

Ediciones anteriores

septiembre 2018
L M X J V S D
« ago    
 12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930

  • Otras Noticias...