El Seguro de Enfermedad será aumentado progresivamente hasta $ 16 mil

El Poder Ejecutivo enviará en los próximos días al Parlamento un proyecto de ley por el cual se incrementará el tope de seguro de enfermedad a 16 mil pesos. Esta cifra límite actualmente se ubica en unos 6 mil pesos.

La finalidad es que el incremento sea progresivo en todo el quinquenio. La iniciativa, que ya cuenta con el respaldo del Ministerio de Economía, el de Trabajo y el de Salud, prevé además exonerar de aportes patronales a las empresas que complementen el pago del seguro hasta llegar al salario del trabajador.

Si bien es un proyecto totalmente separado al de las cajas de auxilio que se viene elaborando desde hace meses, esta medida intenta también dar una señal para que los afiliados a las cajas no pierdan tantos beneficios a la hora de ser incluidos en el Sistema Nacional Integrado de Salud.

En la actualidad si un trabajador que compone el Sistema Nacional Integrado de Salud se enferma, el Banco de Previsión Social (BPS) le paga por mes el 70 % de su salario pero con un tope que es de tres bases de prestaciones equivalente a unos 6 mil pesos.

Esto quiere decir que si un empleado gana, por ejemplo, 30 mil pesos y se enferma, cobrará por seguro solamente esos 6 mil pesos por mes. El año pasado el representante en el BPS por los trabajadores, Ariel Ferrari, presentó una iniciativa por la cual se proponía el aumento de tres bases de prestaciones a ocho.

El aumento del tope de seguro por enfermedad había sido una de las promesas en la campaña y uno de los anuncios al asumir el nuevo gobierno de José Mujica.

«Es la injusticia frente a la situación que se da cuando un trabajador se enferma y está todo un mes certificado, el BPS paga tres bases de prestaciones. Nosotros habíamos planteado ajustarla al mismo tope que tiene el seguro de paro, que son ocho», dijo Ferrari.

El proyecto de elevación del tope de seguro por enfermedad viene siendo discutido y negociado desde hace algunas semanas en el seno del Poder Ejecutivo. Los Ministerios de Economía, de Salud y de Trabajo elaboran una proyecto que enviarán al Poder Legislativo para su aprobación en unas dos semanas. Lo que se propone es que el incremento del tope sea progresivo hasta llegar a los 16 mil pesos a fin del quinquenio. Los ministros aún no tienen definido de qué manera se aumentará y cada cuánto tiempo. Este es el único punto que aún no tiene consenso.

El titular de la cartera de Trabajo, Eduardo Brenta, dijo este domingo a El Espectador que esto no supondrá una partida extra en el presupuesto.

«Esto significa una delegación importante que está en el orden de los 20 millones de dólares por año. (…) Estamos estudiando cómo podemos avanzar rápidamente alcanzando ese tope, de forma tal que cuando un trabajador se enferma, la cobertura de seguro por enfermedad llegue a los 16.000 pesos», sentenció.

El proyecto incluye exoneraciones en los aportes patronales a las empresas que complementen este seguro, ya que en muchos casos, aunque el tope llegará a 16 mil pesos no representará el mismo monto que el salario del trabajador.

«Hay muchas situaciones, algunas establecidas por convenios colectivos, en los que las empresas se comprometen en la negociación colectiva a complementar la parte de salario que no es cubierta por el seguro por enfermedad», dijo el jerarca.

La iniciativa, si bien está totalmente separada a la propuesta que se está elaborando para incluir al Fonasa a las Cajas de Auxilio, pretende dar una señal para que los trabajadores que están afiliados a las cajas no tengan un cambio tan fuerte en sus ingresos.

Las Cajas de Auxilio abonan actualmente el 100 % a los salarios de los afiliados cuando estos se enferman.

El sistema de las cajas de auxilio se creó en la década del 70. Consiste en un acuerdo entre trabajadores y patrones por el cual, en lugar de destinar los aportes salariales al BPS, se los destinan a un seguro autogestionado que, a su vez, otorga beneficios adicionales como cobertura de salud y subsidio por enfermedad.

Cabe recordar que, el Poder Ejecutivo quiere que estos trabajadores pasen a integrar el Sistema Nacional Integrado de Salud, aunque se maneja que podrían mantener el resto de sus beneficios.

Unos de los principales reclamos por parte de los integrantes de las cajas es que el seguro de enfermedad que brinda el BPS es sumamente bajo y que por ende, perderían este beneficios.

Es más, el próximo martes y miércoles habrá una serie de paros en reclamo por la permanencia de este mecanismo. La medida comprende a la Federación Médica del Interior, la Sociedad Anestésico-Quirúrgica (SAQ), el Sindicato Médico del Uruguay (SMU) y los docentes de la Facultad de Medicina.

Fuentes del Poder Ejecutivo aseguraron a El Espectador que se ha realizado un sondeo respecto a la situación financiera de las cajas donde se comprobó que hay varias que dan números en rojo y, por ende, son deficitarias.