“El servicio de ómnibus se presta con normalidad dentro de los problemas que tenemos”, dijo el encargado de la Unidad

Trabajando para una mejor gestión en el servicio de ómnibus, la Intendencia de Salto viene llevando a cabo una redistribución de sus recursos y una optimización de los mismos, con la finalidad de poder atender los requerimientos de la población.
El de ómnibus es uno de los servicios más importantes que presta la Intendencia de Salto porque atiende además a una franja muy alta de la población, vendiendo miles y miles de boletos por mes a solo 10 pesos, con lo cual la administración subvenciona el servicio, ya que a ese precio, no se recauda lo necesario como para mantener dicho servicio.
En ese sentido, el encargado de la Unidad Ómnibus de la comuna salteña, Jaime Cáceres, brindó detalles de cómo viene funcionando hasta ahora la Unidad que dirige.
“La línea urbana de pasajeros está funcionando en forma normal, los inconvenientes son los mismos de siempre, porque estamos trabajando con las mismas unidades que vienen de la administración anterior, las cuales ya estaban bastante deterioradas, eso no nos permite de acuerdo a la necesidad que tienen estas líneas urbanas, dejar en terapia como le podemos decir a modo de ejemplo a estos ómnibus, para poder recuperarlos en su totalidad, sino que las reparaciones que hacemos son las que se hacen en forma inmediata con la finalidad de poder sacarlos a la calle porque la población los necesita”, explicó Cáceres.
Jaime Cáceres aseguró que la población “no ha reclamado por los servicios, porque mas allá de que venimos trabajando con unas dificultades enormes, los mismos se han cumplido en tiempo y forma, pero estas unidades vienen de no tener el mantenimiento ni los servicios mínimos que se requerían. Estamos haciendo el mayor esfuerzo posible con la Intendencia de Salto para poder solucionar los problemas, pero tenemos un factor que no ayuda que es el del clima, el cual incide en que las otras áreas de la comuna no puedan trabajar para reparar las calles y eso genera que por el mal estado de las mismas los ómnibus tengan más roturas”.
El jerarca comentó que la situación de las calles genera que “teniendo un ómnibus que está cargado de pasajeros, circulando por calles que están totalmente deshechas y tratando de cumplir con la gente, terminamos rompiendo más las unidades que tenemos y los coches sufren un deterioro aún mayor”.
En ese sentido, explicó que por esta razón es que “hemos variado alguno de los recorridos de las líneas de ómnibus, mientras mejoramos en conjunto con la Dirección de Obras alguna otra calle o recorrido del ómnibus. Después tenemos otro problemas y son los caminos que están en el interior del departamento, los cuales hace 10 ó 15 años no ven una máquina que los pueda arreglar, y se hace muy difícil que las unidades que tienen muchos años, puedan cumplir un servicio acorde a las exigencias que tiene la gente, concretamente para el traslado de estudiantes, hay tramos en donde ya es imposible poder circular, aunque con un esfuerzo muy grande estamos tratando de remediar estas situaciones”, señaló Cáceres.
El sábado, el Intendente de Salto, Andrés Lima, visitó el tramo que están reparando de casi 6 kilómetros de largo entre Pueblo Celeste y Pueblo Biassini, al cual hacía varios años que la Intendencia no le prestaba la debida atención.