EL SHOW DEBE CONTINUAR

Atravesando el túnel del tiempo nos encontramos con excelentes exponentes que desde sus discos y actuaciones se destacaron enormemente marcando una época en la música y en la vida. Algunos permanecieron durante años en la popularidad, llegando con su sentimiento al corazón del gran público hasta el día de hoy, otros fueron quedando por el camino, y muchos también grabaron un simple y desaparecieron, no, por no tener condiciones, sino por no haber seleccionado bien los temas o simplemente por no contar con promoción adecuada o de repente porque la suerte no les acompañó. En ese difícil mundo artístico los cantantes buscan su oportunidad para trascender, donde existen productores, empresarios, arregladores, autores, ejecutantes de instrumentos, Luis Aguilé en Casino Montecarlo, Canal 4, 1962.  1publicistas, managers, y todos deben aportar lo suyo para que el producto final aparezca con bombos y platillos en el mercado. Muchas historias comienzan a tejerse desde las propias fonográficas: RCA, EMI, Phonogram, CBS, Music-Hall,  en los escritorios de los directores artísticos que manejaban la situación,  llegando hasta supervisar todo lo que realiza el artista dentro y fuera de la compañía.

LOS QUE LLEGARON
A MONTEVIDEO
Comienzo de la década del sesenta en Montevideo, el rock and roll y las melodías desencadenadas invaden las calles, continuando la corriente norteamericana, británica e italiana, Con esos contenidos fueron llegando a nuestra capital todo tipo de cantantes, precedidos de una fama que en el Río de la Plata de repente para algunos era muy fuerte. En esos primeros años sesenteros la imagen de un muchacho solista se hacía costumbre por éstos lares. Su debut se produjo en “Casino Montecarlo”, de Montecarlo TV Canal 4,  cuna de eternas estrellas internacionales, de brillo, color y categoría. El longilíneo joven en esos tiempos entonaba en vivo acompañado de su guitarra temas de moda, con traducciones en español, hasta que fue encontrando un repertorio propio, radicándose más tarde durante tantos años en España, hasta sus últimos días. Se llamó Luis María Aguilera Picca, a quien se le conocía por Luis Aguilé, quien años posteriores lograra un impacto formidable con el que recorrería el orbe, “Cuando salí de Cuba”, un emblema de la música universal. Luisito, como le llamaban sus amigos, quien compuso a lo largo de su vida más de ochocientas canciones, nació en Buenos Aires, el 24 de febrero de 1936, dejando de existir el 10 de octubre de 2009, en Madrid.  Fue autor también de temas para niños y varios libros. En 2003 protagonizó en Argentina la película “Soy tu aventura”, una comedia donde se interpreta a sí mismo como víctima de un accidentado secuestro. En el año 2008, recibió el Premio Sona de la Música a «Toda una vida» dedicada a la música reconociendo así el éxito que fue cosechando a lo largo de su carrera. Era un verdadero enamorado de nuestra patria. Por otra parte, Canal 12 –tercera televisora en aparecer al aire en Uruguay- había detectado el hit marcado de un cantante español que actuaba en Buenos Aires. Y lo fueron a buscar. De la mano del director de cámaras José Pedro Voiro, lo trajeron con un muy importante contrato en el bolsillo y sin pérdida de tiempo lo llevaron al estudio –el único que tenían en ese instante- y allí mismo le buscaron un nombre para el programa que lo lanzaría al aire todos los lunes, presentado por la cadena Manzanares: “El Show de Pedrito Rico”. Lo conducía el mismo Pedrito Rico, cantando su españolísimoPedrito Rico en su show. A la derecha un juvenil Rubén Rada, Canal 12, 1963.  3 repertorio con sabor, siendo secundado por una docena de damas que zapateaban y golpeaban las castañuelas, junto a un moreno que hizo sus primeras armas en ese espacio, Rubén Rada. Eso aconteció aunque Ud. no lo crea. El verdadero nombre de Pedrito fue Pedro Rico Cutillas, llegado a éste mundo el 7 de septiembre de 1932 y desaparecido el 21 de junio de 1988 en España. Se llamo también “El Angel de España”, debido a una película que llevaba ese nombre, de la cual era el protagonista, y logró una destacada carrera en el exterior en base a “Mi escapulario” y “La pachanga”.

DESPUES DE “EL CLUB… ”
En el año 1963 el movimiento juvenil estaba apasionado por los nuevaoleros de “El Club del Clan”, donde figuraban Palito Ortega, Lalo Fransen, Violeta Rivas, Chico Novarro, Nicky Jones, y Johnny Tedesco, entre otros. Fue un show que cautivó a los telespectadores con un índice de audiencia récord, tanto en Argentina, como en Uruguay. Una vez culminado el espacio, los componentes claneros se independizaron y actuaron en otros programas, viajando al exterior para mover a sus fans que las tenían a montones.  En el año 1964 le tocó la oportunidad a Johny Tedesco, el reconocido “Rey del sueter”, por sus coloridos y llamativos pulóveres -que en cada presentación lucía-  hechos por sus propias admiradoras. El rubio aterrizó en el verano y se quedó un buen tiempo, realizando un sinfín de salidas, en la costa, en tablados de carnaval, en Johnny Tedesco idolo de El Club del Clan, en Canal 12, 1964. 4fonoplateas de radios, en centros nocturnos y en Canal 12, que lo anunciaba como artista exclusivo. El rubio rockero de “Vuelve primavera”, que nació en Buenos Aires, el primero de mayo de 1944, bajo el nombre de Alberto Felipe Soria, tenía otros sucesos que lo acompañaban: “Coqueta”, “Mental”, “Te dirán”, y “Mi alma lloró”. Johny está próximo a cumplir sus 69 jóvenes años y está en carrera cada semana en la cartelera bailable de las salas retro. Desde los 13 años en forma ininterrumpida se mantiene en constante actividad.

UNA DE LAS GRANDES
DE EUROPA
De paso por Montevideo, después de haber obtenido varias distinciones por ventas de discos grabados en español,  en 1967 la italianísima Mina engalanaría la programación televisiva de Montecarlo TV Canal 4. Conformaría una presentación estupenda, dando gala a sus notables condiciones canoras y de una gran dama.  Anna Mazzini, reconocida como Mina, nacida en Busto Arsizio, región italiana de Lombardía, el 25 de marzo de 1940, lleva vendidos hasta la fecha más de 150 millones de álbumes en todo el mundo. Cumplió 73 años y es un espejo para los jóvenes cantantes que aparecen en la península itálica. Y mientras algunos van y otros retornan, el muchacho del “zucundún” no podía estar ausente. Fue ya en los setenta que se edificó su imagen entre “Tiritando”, y “Las olas y el viento”.  Su estilo simpático y alegre contagia de optimismo al público que lo sigue para apreciarlo en los bailes y en sus tres películas que filmó. Su nombre es Donald Mc Cluskey, quien nacido el 9 de julio de 1947 en la ciudad de Buenos Aires, fue el ayudante en la movilización de  los equipos de “Los Mac Ke Mac’s”, orquesta formada e integrada por sus hermanos. Exactamente en 1970 actuaba en Palacio Peñarol ante una innumerable concurrencia, demostrando su manejo del escenario. Parece que fue ayer, pero ocurrió hace muchos años.  Increíblemente, el tiempo va pasando velozmente y el show debe continuar para brindarnos otras manifestaciones. Más allá de la nostalgia.