«El silencio y la vida… una concepción para emprender»

Hablar o guardar silencio: cómo y por qué, fue el eje de la charla que brindó el Lic. Antonio Oliva como capacitación para emprendedores

El silencio y la vida… una concepción para emprender» fue el título de la conferencia, dirigida especialmente a emprendedores, que el pasado lunes 18 de este mes brindó en el Palacio Córdoba el salteño Antonio Oliva, Lic. en Comunicación Social y Postgraduado en Marketing Político. La actividad se enmarcó en la «Semana Emprendedora de Salto», que se cumplió del 13 al 20 de noviembre, con el apoyo de 13 instituciones comprometidas con impulsar el emprendedurismo en nuestra ciudad.El silencio de la vida

Caracterizó el discurso de Antonio Oliva el dinamismo con que captó inmediatamente la atención del público para brindar, y explicar cómo utilizar, las «herramientas para emprender», las más innovadoras y eficaces, sobre todo aquellas vinculadas al hablar o guardar silencio oportunamente. Como disparadores de las diferentes explicaciones de concepciones teóricas y ejemplos prácticos manejados por el disertante, fue deslizando llamativas frases tales como «el silencio pretende la purificación mental, el ejercicio del discernimiento sobre las propias ideas, así como el control de los impulsos y sentimientos, de forma tal que limpiemos el alma y eduquemos la mente», frases para disparar ante todo aspectos como las «necesarias reflexiones que conducen al autorreconocimiento, la paciencia y tolerancia, el hacerse preguntas correctas…», afirmó. Asimismo, enfatizó Oliva en conceptos tales como «competencia», «testeo crítico», «reconocimiento del mercado y diferenciación», de forma de alcanzar el objetivo de «siempre hacer foco en lo correcto» y llegar a obtener las respuestas a preguntas como «¿Soy diferente?», para lo que sin dudas, sostuvo, es importante «mirar hacia atrás y conocer las realidades».
«Lo cotidiano genera condescendencia», «planifiquemos sin mitos, y no El silencio de la vida 1esperando la gran jugada», fueron otras de las frases que fue lanzando en busca de la reflexión del buen número de asistentes con que contó la jornada, para finalizar con la contundencia de esta: «el cliente no es el Rey, el cliente es Dios… y con dios se habla». Por eso, como cierre exhibió el video de la canción No Somos Latinos, del Cuarteto de Nos, para generar la duda reflexiva entre lo que plantean algunos de sus versos, anunciado ya desde su título («Yo me crié acá en la Suiza del sur… Yo no digo ia está listo el poio/ ni frijoles, ni arroio, ierba, iuio ni io») y la constatación de que sin embargo «en realidad los uruguayos en cuanto a comunicación tenemos prácticas y comportamientos similares a Latinoamérica, muy diferentes de las europeas, por lo que para comprobarlo es necesario e imprescindible salir y mirar la región, hablar de forma directa y sin intermediarios con el propio cliente», concluyó Oliva.