El SINAE recomendó a la población mantener la calma en caso de emergencia y estar informado del estado del tiempo

Ante los fenómenos meteorológicos adversos que se produjeron en los últimos días en nuestro país, la población se muestra nerviosa y preocupada por la posibilidad de que se produzcan nuevos hechos de similares características.
En las redes sociales circulan imágenes y videos de lo sucedido en Dolores, de las inundaciones en Colonia, del terremoto en Ecuador y otras catástrofes naturales, generando un efecto dominó de temor, que se agudiza con los pronósticos de alertas meteorológicas.
Ante esta situación, el SINAE (Sistema Nacional de Emergencia) emitió un comunicado, donde llama a la población en todo momento, a procurar mantener la calma y en caso de emergencia llamar al 911.
Asimismo, brindó recomendaciones para casos de tormentas, vientos fuertes, o intensa actividad eléctrica, para que la población sepa cómo reaccionar ante estos fenómenos.
RECOMENDACIONES POR TORMENTAS Y VIENTOS FUERTES
Mantenerse informado sobre pronósticos, estado del tiempo y advertencias de las autoridades. Tomar especiales precauciones con las personas más vulnerables (niños, ancianos, personas enfermas), no dejarlas solas y mantener a los animales domésticos en lugares protegidos.
Retirar del entorno (jardines, balcones, etc.) objetos que puedan ser impulsados por el viento y transformarse en proyectiles. Cerrar y asegurar ventanas y puertas exteriores y evitar permanecer cerca de ellas. Si es necesario, refugiarse en la habitación más protegida de la vivienda.
Evitar la circulación innecesaria de personas y vehículos y en caso de tener que salir a la intemperie, usar ropa adecuada (abrigo y calzado impermeable).
PRECAUCIONES AL MOMENTO DE CIRCULAR
No intentar cruzar por caminos, calzadas o puentes innundados aunque se conozca el lugar, desplazarse en autos, motos o caballos no disminuye el riesgo de ser arrastrado debido a la cantidad y fuerza de las aguas. Procurar transitar por rutas principales y en horas diurnas.
Conducir con extrema precaución, disminuir la velocidad, aumentar la distancia de seguridad con el vehículo delantero y circular con “visión panorámica” atendiendo lo que sucede alrededor (cables caídos, ramas, etc.). Evitar maniobras bruscas como frenar abruptamente para disminuir la posibilidad de deslizamiento (acquaplannig).
EN CASO DE IDENTIFICAR ACTIVIDAD ELÉCTRICA
Alejarse de espacios abiertos (canchas, estacionamientos, etc.) y de torres, alambrados o cualquier otra estructura metálica. Alejarse de la costa y no bañarse en piscinas, playas, ríos, etc.
Evitar refugiarse bajo los árboles, porque la madera mojada es conductora de la electricidad.
En caso de advertir cables en el tendido eléctrico caídos, no tocarlos y notificar de inmediato a las autoridades. Procurar desconectar antenas y entradas de TV cable. En caso de vivir en zonas rurales, desenchufar los aparatos electrónicos.
Si se interrumpe el suministro de energía eléctrica notificar la situación a la línea de reclamos de UTE al 08001930 o enviar un SMS al 1930 con la palabra LUZ y el número de cuenta (figura en amarillo en la parte superior derecha de la factura).
QUIENES VIVEN EN ZONAS INUNDABLES
Aquellas personas que viven en zonas inundables, deben tener mayor precaución, colocar todos los productos tóxicos (herbicidas, pinturas, insecticidas, etc.) en zonas altas de su vivienda, fuera del alcance del agua, para evitar posteriores contaminaciones.
Mantener en una bolsa de nailon reforzado y en un lugar bien identificado por el núcleo familiar los documentos personales y familiares.
En caso de que las autoridades lo indiquen, prepararse para la evacuación, cumpliendo con las directivas que las autoridades señalen.
Una vez que descienda el nivel de las aguas, el retorno a las viviendas solo podrá hacerse sin riesgo una vez que se proceda a la limpieza y desinfección de las zonas afectadas. El desborde del sistema sanitario y la presencia de alimañas constituyen factores de riesgo extra para la salud.