El último sobreviviente de Los Andes en contar su historia, Eduardo Strauch presentará su libro el jueves

Eduardo Strauch Urioste es uno de los dieciséis sobrevivientes del terrible accidente ocurrido en el año 1972, cuando un avión militar uruguayo con cuarenta y cinco personas a bordo cayó en plena cordillera de los Andes. Después del impacto todo fue silencio.
El suceso, calificado como excepcional en la historia de la aviación, conmovió al mundo.
Aquella increíble odisea de supervivencia que significó pasar setenta y dos días sobre un glaciar a casi cuatro mil metros de altura, sin abrigo ni alimentos, es contada desde un nuevo enfoque.
“Desde el silencio. Cuarenta años después” no se limita a repasar acontecimientos, sino que describe un viaje introspectivo, contado de manera temática. Permite seguir el curso del pensamiento de Eduardo Strauch, quien mantiene con la montaña que los acogió y los puso a prueba una relación muy fuerte, a tal punto que vuelve a ella anualmente en una suerte de peregrinaje.
A medida que transcurren sus recuerdos, esa dura experiencia del pasado se transforma en conocimiento compartido y universal, aplicable a la existencia de todo ser humano.
Eduardo Strauch, uno de aquellos jóvenes, cuenta la historia desde la perspectiva que te da el tiempo a través de la pluma de Mireya Soriano que pone orden y poesía a una historia con la que pretenden trasmitir «la importancia del silencio, del amor en todas sus manifestaciones, del poder de nuestro espíritu y de nuestra mente, de la capacidad que tenemos para disfrutar de la vida… en cualquier circunstancia».
En una entrevista concedida a la revista digital española Desnivel. com Eduardo y Mireya hablan sobre esta sobrecogedora experiencia vital y sobre los motivos que les llevaron a compartir su historia, lo que repetirán en el marco del ciclo de presentaciones que el pasado jueves 9 inició EL PUEBLO, junto a la editorial Random House Mondadori y con el apoyo de la Intendencia de Salto, se desarrollará el próximo jueves 16 de mayo, en el Ateneo de Salto, a las 19:30 horas con entrada libre y gratuita.
QUERÍA TRANSMITIR
LO QUE HE VIVIDO
Hace pocas semanas, Eduardo Strauch, en ocasión de presentar su libro en España concedió a la revista digital Desnivel.com (que pertenence a la editorial del mismo nombre) una entrevista donde  se refirió a lo que le ha tocado vivir.
¿Qué edad tenías cuando tu avión quedó atrapado en los Andes?
Tenía 25 años.
¿Cómo dirías que esa experiencia ha marcado tu vida y tu camino?
Esta experiencia sin duda que ha marcado mi vida, de una manera absolutamente positiva, ¡y me sorprende!
¿Cuál es tu relación con el resto de supervivientes?
Es una relación muy fuerte, difícil de explicar pues es una hermandad muy fuerte, en la que tenemos desacuerdos como en cualquier grupo humano, y discutimos acaloradamente, y nos enojamos… pero esa relación y ese sentimiento que tenemos mutuamente no se puede destruir con nada.
¿A qué te dedicas desde entonces?
Me dedico, como antes, a la arquitectura, y últimamente también a la pintura, a las conferencias y a los viajes, y sobre todo a mi familia.
Háblame de la peregrinación anual al lugar del accidente.
He vuelto ya doce veces al sitio; con mi mujer, mis hijos, con amigos y personas de todas partes del mundo. Es mi retiro espiritual anual, donde me acerco a lo que aprendí allí, para no olvidar, donde lloro a mis amigos muertos, lo que no pude hacer en aquel momento. Donde voy a encontrar el silencio… en esa naturaleza imponente. Donde me sacudo la contaminación de la civilización moderna… y vuelvo purificado.
Un montañero, años después, encontró tu documentación perdida en la montaña ¿Qué supuso esto para ti?
Supuso conectarme tan brutalmente con aquel momento y lugar, que lo consideré un signo de que debía transmitir mi vivencia para que a otros les sirviera también. Fue el encuentro de mis dos yo, el de aquí y el de la montaña.
¿Por qué has esperado 40 años para escribir tu historia?
No he esperado, lo fui sintiendo así, he hecho un proceso que desembocó en la necesidad de dejar este legado, de compartir lo que he ido aprendiendo con esta generación y con las que vienen.
¿En qué momento te cruzas con Mireya, la coautora del libro? ¿Por qué ella para escribirlo?
Estuve bastante tiempo tratando de encontrar a la persona que me ayudara con este proyecto, desde el punto de vista literario. Por unos amigos comunes conocí a Mireya y en la primera conversación supe que era la escritora que estaba buscando. Enseguida percibí que estábamos en la misma sintonía.
¿Qué querías contar en Desde el silencio?
Quería contar lo que siento al mirar hacia dentro, con la perspectiva del tiempo y la madurez de los años.
¿Qué ha sido lo más duro para ti de revivir esta historia?
No ha sido dura, he convivido con ella, no la he revivido. Ha sido emocionante y conmovedor al memorizar e ir acordándome de detalles, momentos…
¿Y lo más gratificante?
Lo más gratificante ha sido ver todos esos pensamientos, reflexiones, recuerdos, que han pasado por mi mente durante estos cuarenta años, expresados sobre el papel de un manera poética y clara, y honesta… percibiendo que a mucha gente le llegará lo que pretendo transmitir.
¿Qué te gustaría trasmitir al lector?
Quisiera transmitirle la importancia del silencio, del amor en todas sus manifestaciones, del poder de nuestro espíritu y de nuestra mente, de la capacidad que tenemos para disfrutar de la vida… en cualquier circunstancia.
¿Quién es?
Eduardo Strauch Urioste (Montevideo, 1947) reside en Montevideo, Uruguay. Está casado y tiene cinco hijos. Desde hace más de cuatro décadas se dedica a la arquitectura, abarcando desde el proyecto y la dirección hasta la construcción de sus propias obras.
Es un destacado artista plástico. Su pintura evidencia un proceso desublimación y abstracción de la naturaleza que, según su filosofía, es el principio y el fin de todo. Viaja por diversas partes del mundo y en muchas ocasiones es invitado a dar conferencias en las cuales transmite lo aprendido durante la extraordinaria experiencia que le tocó vivir en la cordillera de los Andes.
Mireya Soriano (Montevideo, 1948) es ingeniera civil. En el campo literario ha obtenido premios en diversos certámenes. Sus cuentos integran antologías publicadas en Argentina, Chile, España y Uruguay. Es autora de la novela No hay tiempo para más (1998), del libro de relatos La Rosa de los Cuentos (2002) y de Así en la tierra como en el cielo (2010).
Muy compenetrada con esta historia desde que ocurrieron los hechos, ha entrado en perfecta sintonía con Eduardo Strauch, lo que le ha permitido colaborar estrechamente para lograr la culminación de este libro.

Eduardo Strauch Urioste es uno de los dieciséis sobrevivientes del terrible accidente ocurrido en el año 1972, cuando un avión militar uruguayo con cuarenta y cinco personas a bordo cayó en plena cordillera de los Andes. Después del impacto todo fue silencio.

El suceso, calificado como excepcional en la historia de la aviación, conmovió al mundo.

Aquella increíble odisea de supervivencia que significó pasar setenta y dos días sobre un glaciar a casi cuatro mil metros de altura,STRAUCH tapa sin abrigo ni alimentos, es contada desde un nuevo enfoque.

“Desde el silencio. Cuarenta años después” no se limita a repasar acontecimientos, sino que describe un viaje introspectivo, contado de manera temática. Permite seguir el curso del pensamiento de Eduardo Strauch, quien mantiene con la montaña que los acogió y los puso a prueba una relación muy fuerte, a tal punto que vuelve a ella anualmente en una suerte de peregrinaje.

A medida que transcurren sus recuerdos, esa dura experiencia del pasado se transforma en conocimiento compartido y universal, aplicable a la existencia de todo ser humano.

Eduardo Strauch, uno de aquellos jóvenes, cuenta la historia desde la perspectiva que te da el tiempo a través de la pluma de Mireya Soriano que pone orden y poesía a una historia con la que pretenden trasmitir «la importancia del silencio, del amor en todas sus manifestaciones, del poder de nuestro espíritu y de nuestra mente, de la capacidad que tenemos para disfrutar de la vida… en cualquier circunstancia».

En una entrevista concedida a la revista digital española Desnivel. com Eduardo y Mireya hablan sobre esta sobrecogedora experiencia vital y sobre los motivos que les llevaron a compartir su historia, lo que repetirán en el marco del ciclo de presentaciones que el pasado jueves 9 inició EL PUEBLO, junto a la editorial Random House Mondadori y con el apoyo de la Intendencia de Salto, se desarrollará el próximo jueves 16 de mayo, en el Ateneo de Salto, a las 19:30 horas con entrada libre y gratuita.

QUERÍA TRANSMITIR

LO QUE HE VIVIDO

Hace pocas semanas, Eduardo Strauch, en ocasión de presentar su libro en España concedió a la revista digital Desnivel.com (que pertenence a la editorial del mismo nombre) una entrevista donde  se refirió a lo que le ha tocado vivir.

¿Qué edad tenías cuando tu avión quedó atrapado en los Andes?

Tenía 25 años.

¿Cómo dirías que esa experiencia ha marcado tu vida y tu camino?

Esta experiencia sin duda que ha marcado mi vida, de una manera absolutamente positiva, ¡y me sorprende!

¿Cuál es tu relación con el resto de supervivientes?

Es una relación muy fuerte, difícil de explicar pues es una hermandad muy fuerte, en la que tenemos desacuerdos como en cualquier grupo humano, y discutimos acaloradamente, y nos enojamos… pero esa relación y ese sentimiento que tenemos mutuamente no se puede destruir con nada.

¿A qué te dedicas desde entonces?

Me dedico, como antes, a la arquitectura, y últimamente también a la pintura, a las conferencias y a los viajes, y sobre todo a mi familia.

Háblame de la peregrinación anual al lugar del accidente.

He vuelto ya doce veces al sitio; con mi mujer, mis hijos, con amigos y personas de todas partes del mundo. Es mi retiro espiritual anual, donde me acerco a lo que aprendí allí, para no olvidar, donde lloro a mis amigos muertos, lo que no pude hacer en aquel momento. Donde voy a encontrar el silencio… en esa naturaleza imponente. Donde me sacudo la contaminación de la civilización moderna… y vuelvo purificado.

Un montañero, años después, encontró tu documentación perdida en la montaña ¿Qué supuso esto para ti?

Supuso conectarme tan brutalmente con aquel momento y lugar, que lo consideré un signo de que debía transmitir mi vivencia para que a otros les sirviera también. Fue el encuentro de mis dos yo, el de aquí y el de la montaña.

¿Por qué has esperado 40 años para escribir tu historia?

No he esperado, lo fui sintiendo así, he hecho un proceso que desembocó en la necesidad de dejar este legado, de compartir lo que he ido aprendiendo con esta generación y con las que vienen.

¿En qué momento te cruzas con Mireya, la coautora del libro? ¿Por qué ella para escribirlo?

Estuve bastante tiempo tratando de encontrar a la persona que me ayudara con este proyecto, desde el punto de vista literario. Por unos amigos comunes conocí a Mireya y en la primera conversación supe que era la escritora que estaba buscando. Enseguida percibí que estábamos en la misma sintonía.

¿Qué querías contar en Desde el silencio?

Quería contar lo que siento al mirar hacia dentro, con la perspectiva del tiempo y la madurez de los años.

¿Qué ha sido lo más duro para ti de revivir esta historia?

No ha sido dura, he convivido con ella, no la he revivido. Ha sido emocionante y conmovedor al memorizar e ir acordándome de detalles, momentos…

¿Y lo más gratificante?

Lo más gratificante ha sido ver todos esos pensamientos, reflexiones, recuerdos, que han pasado por mi mente durante estos cuarenta años, expresados sobre el papel de un manera poética y clara, y honesta… percibiendo que a mucha gente le llegará lo que pretendo transmitir.

¿Qué te gustaría trasmitir al lector?

Quisiera transmitirle la importancia del silencio, del amor en todas sus manifestaciones, del poder de nuestro espíritu y de nuestra mente, de la capacidad que tenemos para disfrutar de la vida… en cualquier circunstancia.

¿Quién es?

Eduardo Strauch Urioste (Montevideo, 1947) reside en Montevideo, Uruguay. Está casado y tiene cinco hijos. Desde hace más de cuatro décadas se dedica a la arquitectura, abarcando desde el proyecto y la dirección hasta la construcción de sus propias obras.

Es un destacado artista plástico. Su pintura evidencia un proceso desublimación y abstracción de la naturaleza que, según su filosofía, es el principio y el fin de todo. Viaja por diversas partes del mundo y en muchas ocasiones es invitado a dar conferencias en las cuales transmite lo aprendido durante la extraordinaria experiencia que le tocó vivir en la cordillera de los Andes.

Mireya Soriano (Montevideo, 1948) es ingeniera civil. En el campo literario ha obtenido premios en diversos certámenes. Sus cuentos integran antologías publicadas en Argentina, Chile, España y Uruguay. Es autora de la novela No hay tiempo para más (1998), del libro de relatos La Rosa de los Cuentos (2002) y de Así en la tierra como en el cielo (2010).

Muy compenetrada con esta historia desde que ocurrieron los hechos, ha entrado en perfecta sintonía con Eduardo Strauch, lo que le ha permitido colaborar estrechamente para lograr la culminación de este libro.







El tiempo

Ediciones anteriores

noviembre 2018
L M X J V S D
« oct    
 1234
567891011
12131415161718
19202122232425
2627282930  

  • Otras Noticias...