Embajador uruguayo en Argentina considera que la ribera del río Uruguay tendrá importante desarrollo

Embajador uruguayo en Argentina considera que la ribera del río Uruguay tendrá importante desarrollo

Reconoce que el cambio de figuras en gobiernos mejoró relacionamiento

El encuentro entre los embajadores de Uruguay y Argentina registrado el martes en Casa de Gobierno de Salto, implica una demostración de “afianzamiento de los lazos entre ambos países”, luego que una tensión generada hace pocos años llevara a que ambos países dirimieran sus diferencias en un tribunal internacional en Europa.

Esa es la impresión que se llevó del encuentro el embajador de Uruguay en la República Argentina, el economista Guillermo José Pomi, quien destacó que la reunión entre las delegaciones de ambos países -en la que también participaron autoridades locales de ciudades ubicadas sobre el Río Uruguay, las que al final llegaron a concretar acuerdos importantes para los pobladores de ambas márgenes- determina el “excelente nivel de relacionamiento” por el que pasan Uruguay y Argentina.

A la salida de la presentación de la jornada de trabajo, que fue motivada por el encuentro presidencial previsto para el lunes 29 de agosto en Salto entre José Mujica y Cristina Fernández, en la que los embajadores y los Intendente de Salto y Concordia se refirieron al encuentro como un aspecto positivo a resaltar, el embajador de Uruguay en Argentina, Guillermo Pomi dialogó con EL PUEBLO, sobre éste y otros aspectos.

UN NUEVO COMIENZO   

Consultado sobre su visión del encuentro, el embajador Guillermo Pomi dijo que “indudablemente estamos frente a una realidad diferente de la que estábamos hace dos años y hay razones para ello”.  

Dijo que “una de las principales razones” es que “ambos pueblos han estado unidos durante toda su historia, y lo que es extemporáneo, es tenerlos separados”, señaló.

Pomi separó las coyunturas históricas que han atravesado los países, diciendo que “lo que fue producto de un conflicto, no es la realidad, porque la realidad es ésta, lo que está pasando ahora, es que quienes tienen la responsabilidad de liderazgo y los que tenemos funciones en lo que hace a la relación bilateral, estamos recuperando el terreno y nos estamos poniendo a tono con la verdadera unión que es la de la gente”.

Indicó que a su vez hay que poner mucha atención en la región de la cuenca del río Uruguay. “Esta región y sus zonas ribereñas están llamadas a ser las zonas de mayor pujanza en América del Sur. Porque si uno piensa en cinco zonas en nuestro continente que tengan potencial, ésta sin dudas tiene que estar entre ellas”.

En ese sentido y apostando al desarrollo económico y social de la región, el embajador uruguayo en Argentina destacó que en ese sentido, es que “lo que no tenemos que hacer, es perder el tiempo, seguir trabajando en integrar a la zona, facilitando la movilidad de la gente, la integración en infraestructura y sobre todo facilitando el desarrollo económico de la región”.

TUVO QUE CAMBIAR

Por su parte, Guillermo Pomi, asintió a este diario, el hecho que fue necesario el cambio de figuras en las administraciones de los dos países, para que existiera un mejor nivel de relacionamiento entre Uruguay y Argentina, que el que tuvieron Tabaré Vázquez y Néstor Kirchner, cuando ejercieron las presidencias respectivas.

“Fue importante que el presidente (José) Mujica y la presidenta Cristina Fernández de Kirchner, hayan dado su impronta y un fuerte impulso, y me parece que ellos son dos presidentes convencidos que la manera de seguir adelante es la integración”.

LOS PRESIDENTES

Mientras tanto, continúan los trabajos preparativos de cara al encuentro que mantendrán los presidentes José Mujica y Cristina Fernández el próximo lunes 29 de agosto, en la estación Midland, cuando la mandataria argentina deje inaugurado a su arribo, la línea de trenes Salto – Concordia – Buenos Aires, que explotará la compañía argentina Come Trans y Trenes Buenos Aires.

Se trata de un gesto de impulso al desarrollo binacional que los dos mandatarios han tratado de imponer, como señal de unidad y trabajo mancomunado, sobre todo en un momento en que la presidenta argentina está jugando su reelección de cara los comicios del próximo mes de octubre.

Este hecho, también trajo a colación un mayor dinamismo entre los gobiernos locales de ambas márgenes, que han vuelto a poner sobre la mesa distintos proyectos de trabajo y apuestas a iniciativas políticas de integración que trascienden la existencia de una represa común. El próximo 29 de agosto, será el puntapié inicial de esta inesperada movida política.