Empresa Citrícola Salteña entró en proceso de liquidación

Por decisión de la Justicia

La Jueza de Primera Instancia de Concurso, resolvió el pasado viernes, liquidar la empresa Citrícola Salteña , la que había entrado en concurso voluntario a principios del año pasado, y cuya intervención venía transcurriendo. La empresa tuvo un capítulo negativo en noviembre de 2019, cuando el Banco República se negó a ceder derechos como acreedor principal, lo cual, llevó a una situación difícil que hoy, tiene este desenlace. Jorge Caputto, Gerente General de la empresa, dialogó con Informativo Carve de las 6, manifestando su postura respecto a la coyuntura por la que se atraviesa y la realidad económica-financiera. Por su parte, el actual Síndico, Dr. Fernando Cabrera, explicó la condición legal en la que se encuentra la Citrícola y sus eventuales consecuencias.

CAPUTTOCITRICOLA SALTEÑA
El gerente general de la empresa, Jorge Caputto, dijo a Informativo Carve de las 6 que el Banco de la República, principal acreedor de la citrícola, “cambió tres veces de posición”. “Le hicimos una propuesta al banco, que es la misma que le hicimos a todos los acreedores, pero nunca tuvimos respuesta”, enfatizó.

La deuda actual que mantiene la citrícola con el Brou es de 13 millones de dólares como privilegiado, a la que se suman otros 297 millones de pesos como quirografario.

Fue una negociación muy compleja, porque involucraba a muchos actores. En el medio, cuando uno habla de una empresa con prácticamente mil familias trabajando, hay toda una tensión, inclusive emocional, y conflictos que se originaron en su momento que no eran sencillos de resolver. Lo primero, el año pasado, fue sacar la zafra adelante, lo que se demoró porque se tuvo que instrumentar garantías al fondo citrícola, y allá por mayo, cuando pudimos arrancar finalmente, nos focalizamos con la negociación con los acreedores.

“Están las declaraciones públicas de dirigentes del PIT-CNT y diputados del anterior gobierno pidiendo la liquidación de la empres”, apuntó Caputto.

“La empresa no recibió ningún subsidio, lo que recibió fue un préstamo con todas las garantías reales necesarias para que ese préstamo se pague. Me refiero a todos los ingresos, o sea, todas las cobranzas de los clientes están cedidas a Renefiza, que es el fiduciario, y tiene 7 millones de dólares de garantía en tierras, en plantaciones. O sea, acá no es que se sacó plata de la sociedad en impuestos, y se subsidio a una empresa en dificultades, reitero, acá es un préstamo con todas las garantías, necesarias para que ese préstamo se repague”, aclaró.

“Lo que hemos hablado con el gobierno, con los directores del Banco República, y con Lideco, es que lo primero será mantener la operativa normal y que esta zafra sea lo mejor posible. Después, va a haber dos caminos en lo judicial, que son, o se va a la liquidación, que, con los actores que hemos hablado intentaremos que sea lo más ordenado posible, aunque para nosotros es el peor de los caminos, porque sería una destrucción de valor enorme; y la otra, es que se apela, y si se revierte esta situación, hay una etapa que, quizá, nos permita terminar el acuerdo concursal e ir a un proceso más ordenado con la empresa en marcha con normalidad, y buscar a un inversor u otra salida. La zafra va a ser fundamental.

La firma, que es la mayor empresa nacional en el rubro cítrico, actualmente emplea a unas 1.500 personas entre contrataciones directas e indirectas.

SÍNDICO
El Síndico de la empresa Citrícola Salteña, Dr. Fernando Cabrera, explicó la situación legal de la misma. “Ellos promovieron un concurso a principios del año 2019, aceptándose las gestiones y designándose Interventor a la Liga de Defensa Comercial. Se formó una junta de acreedores, la cual se prorrogó en una instancia, y ellos, previo a la celebración de esa junta, que era a fines de noviembre, presentaron un acuerdo invocando que el mismo tenía las mayorías legales de adherentes. Desde nuestro rol de interventores, nosotros tenemos que actuar despojados de subjetivismos. Nosotros tenemos que actuar de manera profesional y objetiva, por lo cual, esa manera fue informar al Juzgado, si ese acuerdo había o no había alcanzado las mayorías requeridas. Las conclusiones del informe realizado, fueron que, la empresa, no había alcanzado las mayorías, en dos de los tres escenarios posibles. Esto es, considerando el crédito del Banco República, si este era el menor que sostenía la empresa, apenas por algunas décimas había llegado a la mayoría; y, en los otros escenarios, que era uno, el crédito que había informado la intervención originariamente, y el otro, con un crédito mediano del República, no tenía las mayorías.

Lo que sucedió fue que, este fin de semana pasado, se conoció la resolución del Juzgado, en la cual se entiende que, el crédito del Banco República quedó determinado en su momento a mediados del año pasado, cuando la intervención informó, transcurrieron todos los plazos y nadie recurrió, por lo tanto, esa resolución, en lo que se denomina técnicamente, quedó firme, o sea, no puede ser revisada, y el crédito del Banco República es el más alto en el escenario que se había planteado. Por lo tanto, el BROU, representa un 66% del pasivo quirografario con derecho de voto del deudor. Al representar el 66%, es imposible que la empresa por cualquier otro mecanismo junte el 50% del pasivo quirografario.

La sentencia, y esto es lo importante, declara que no se alcanzaron las mayorías y por tanto, decreta la liquidación de la empresa; y manda a la sindicatura (que no es más que una asesoría del Juez) en un plazo de 10 días, a presentar una propuesta de liquidación.

Entonces, para continuar la zafra, nosotros tenemos que ver, cuáles son exactamente y en profundidad los números de esa zafra, tanto los números de los egresos, como el de los ingresos. Y, tener claro que, al terminar la zafra, no habremos aumentado lo que es el pasivo pos concursal, generado por la zafra 2020.

En el año 2019, al hacer la zafra, se incrementó el pasivo en varios millones de dólares; entonces, no podemos repetir ese escenario. Quedaron proveedores sin cobrar, la UTE, arrendatarios, el BPS. Nosotros, para hacer la zafra 2020, no podemos hacer lo mismo; tenemos que llegar al día final y decir: se pagó todo.

A su vez, esa resolución, si bien puede ser recurrida, la propia ley establece que será sin efecto suspensivo. El Tribunal de Apelaciones puede dar un efecto suspensivo pero, desde que está en vigencia la ley de concurso desde 2008, no conozco ningún caso en el que se haya dado efecto suspensivo a una apelación.

La liquidación está ordenada; el tema es el punto en el que empieza la liquidación. Podemos decir que se empieza a liquidar mañana, o, esperamos la zafra y empezamos a liquidar el día después que esta termine. Ese es el punto medular. Nosotros en nuestro informe podemos decirle a a Juez que lo más conveniente desde el punto de vista económico, técnico, de conservación y valor de los activos, ecológicos, es hacer la zafra, retirar la fruta de los árboles y, después, hacer un llamado para la venta en bloque de la empresa; o, decir, vamos por otro camino. Pero, también, podemos decir, mire, la zafra va a dejar muchas pérdidas, es mejor, entonces, ir por por este otro. Eso es lo que estamos evaluando.

La decisión saldrá del estudio de los números y de las conversaciones con las partes involucradas.