Empresa de transporte fluvial de Salto solicita a Aduanas que revise medida del cero kilo porque afecta su situación

Empresa de transporte fluvial de Salto solicita a Aduanas que revise medida del cero kilo porque afecta su situación

Aduce que la gente dejó de viajar porque no puede circular libremente, pero el organismo responde que protege la industria naciona.

La empresa de Transporte Fluvial Sancristóbal SRL, solicitó a la Dirección Nacional de Aduanas, la flexibilización de la medida del “0 kilo”, pues su implementación viene perjudicando el desarrollo de su empresa debido a que la gente ha desistido de viajar hacia la vecina orilla, debido a que comprar del otro lado ya no es algo atractivo para el público.
Pero el empresario salteño recibió una respuesta de parte del organismo y fue que la medida responde “a la protección de la industria nacional, al comercio regional y a la legalidad en general”, por lo cual Sancristóbal hizo llegar su reclamo a EL PUEBLO donde da a conocer su situación y el impacto que la medida aduanera ha causado en su comercio.
DEBATE
Una vez más se abre el debate respecto a la legalidad de la medida adoptada por la Dirección Nacional de Aduanas el 5 de abril de 2013, conocida como “0 kilo”, implementada en la frontera con la República Argentina.
La normativa ha suscitado defensores de un lado y detractores del otro. Los comerciantes locales, por ejemplo, se han visto beneficiados por el incremento de las ventas de aquellos productos que antes se compraban en la vecina orilla, considerando que la medida conlleva una protección a la producción y comercio interno del país, el que durante mucho tiempo se vio debilitado por los importantes recursos económicos que se volcaban en la ciudad de Concordia.
Mientras que los ciudadanos que veían en la posibilidad de adquirir los mismos productos a un precio más económico, un mayor ahorro y los empresarios del transporte como el fluvial, que trasladaban a una considerable cantidad de salteños hacia el vecino país; ven en la misma una norma ilegal que lesiona sus derechos, entre ellos el de libre circulación de bienes establecidos por el Código Aduanero Uruguayo y el del Mercosur, alzando su voz disconforme y en algunos casos, solicitando a las autoridades competentes, primero, la información correspondiente del ¿por qué? de la resolución y en segundo lugar, la modificación o revocación de la medida.
Al menos esa fue la actitud tomada por el empresario local Mario Sancristóbal, propietario de la empresa de Transporte Fluvial Sancristóbal S.R.L., que se dedica al traslado de pasajeros entre las ciudades de Salto y Concordia, quien se ha visto afectada por esta medida, en lo que refiere específicamente al tráfico fronterizo, aduciendo que desde su puesta en vigor su empresa ha tenido grandes dificultades y pérdidas importantes, consecuencia de la disminución de pasajeros entre las dos ciudades, los cuales concurrían preferentemente a surtirse de mercaderías para consumo personal y quienes han dejado de hacerlo, por la prohibición estipulada.
El empresario uruguayo argumentó la ilegalidad de la resolución administrativa, basándose en un artículo del Dr. Gabriel Cartagena, abogado local que ha escrito sobre el tema, sosteniéndose que el nuevo Código Aduanero de la República Oriental del Uruguay, que nace a la vida jurídica bajo la Ley Nº19.276, quien a su vez adquirió sus fundamentos a la hora de legislar, del Código Aduanero del Mercosur, y que rige a los países del bloque regional, avalarían la libre circulación de mercaderías. Nombra en su escrito enviado a la autoridad competente en el tema, a los Artículos 146 y 148 de dicha Ley, los que expresan que: “el tráfico fronterizo es aquel por el cual se permite la importación y exportación, exenta del pago o con el pago parcial de tributos, de mercadería transportada por residentes de las localidades situadas en las fronteras con otros países y destinada a la subsistencia de su unidad familiar, de acuerdo con lo establecido con la legislación aduanera “; y que “estarán excluidos del régimen previsto(… ), la mercadería… que sean utilizados con fines comerciales o industriales”.
Por tales fundamentos se solicitó por parte del Sr. Sancristóbal “una adecuada medida que flexibilice la medida del 0 kilo”, la que se considera por otra parte ser “contraria al desarrollo turístico y comercial de la zona”.
Sancristóbal aduce que tiene muchos costos como para tener a su empresa totalmente paralizada, cuando la misma cumple un servicio importante como es el transporte de pasajeros de una orilla a la otra. Siendo que el aumento de los precios en Argentina dejó de ser un motivo de conveniencia por el tipo de cambio para los uruguayos.
PERO ADUANA RESPONDE
Por su parte, desde el Departamento de Asuntos Jurídicos de la Dirección Nacional de Aduanas, le hicieron saber su respuesta al solicitante, diciéndole que: “En cuanto a la medida del 0 kilo, fue adoptada mediante un Comunicado de la Dirección Nacional de Aduanas de fecha 5 de abril de 2013(…) En lo que respecta a los responsables de su adopción y sustento normativo corresponde precisar que, como surge de su texto fue dictado por la Dirección Nacional de Aduanas, contando con el aval del Ministerio de Economía y Finanzas”.
“En lo relativo al sustento normativo, la misma fue adoptada en protección de un interés superior consagrado en la Constitución de la República, como es, entre otros, el derecho al trabajo, estatuido en su art. 7, la protección de la industria nacional, el comercio regional, la legalidad en general”.
Se cita, asimismo, al nuevo Código Aduanero el que en su Artículo 6.1, establece que : “la Dirección Nacional de Aduanas, es el órgano administrativo nacional competente para aplicar la legislación aduanera, por lo que se encuentra habilitada legalmente para adoptar, basado en razones de política económica, aquellas medidas dirigidas a la protección del interés general, todo ello en cumplimiento de las competencias que se encuentran amparadas en dicho marco jurídico”.