En breve se pondrá en funcionamiento Ley del Artista que fue aprobada en 2009

Promoverá la jubilación como artista.

Sergio Mautone, Presidente de la Sociedad Uruguaya de Actores anunció que en breve comenzará a hacerse efectiva  la nueva Ley del Artista.
Dicha ley fue aprobada en el 2008 y se  reglamentó en el 2009.
Sin embargo hasta el momento la misma no ha tenido aplicación “estableciéndose una especie de pacto social donde el gobierno es el primer responsable para evadir la aplicación de la ley” – reflexionó el representante de actores.
Está planificado para el próximo miércoles  – luego de Carnaval –  la firma de un acuerdo con la Intendencia Municipal de Montevideo donde ésta pasaría a la contratación de artistas dentro del marco de la ley.
La misma prevé tres modalidades de contratación; carácter de dependencia; la responsabilidad de contratación en este caso se la traslada al contratado o la cooperativización, que es el mecanismo que se entiende que va a tener mayor impacto, pues es la modalidad de trabajo más cercana a los artistas.
En la capital del país se ha conformado una cooperativa de artistas como lo es la Sociedad Uruguaya de Artistas (SUA) conjuntamente con la ADU (Asociación de la Danza) y los artistas de estas ramas – tanto en el nivel de actuación como de danza y sus oficios conexos – van a poder ser contratados mediante esta vía con la cargas patronales para la Intendencia y con las aportaciones a la Seguridad Social y al FONASA por parte de los trabajadores.
Mautone subrayó que todas las cooperativas artísticas van a poder reconvertir dentro del esquema de la ley, pues además al estar amparados por la misma, existe una modalidad de aportación y cómputos hacia la jubilación particular que hace que el artista vaya a poder retirarse una vez que haya podido cumplir su ciclo laboral como cualquier otro trabajador.
Ello sin lugar a dudas generará una revolución dentro del sistema.
Dentro de esta ley están incluidos tanto los actores como los músicos; el marco legal se restringe a los artistas escénicos, es decir músicos, bailarines y actores y los oficios conexos a estas actividades.
JUBILARSE COMO ARTISTA
La ley establece la regulación a partir de la fecha y a futuro; ni bien comienza la actividad, dentro del marco de la misma a los 25 ó 30 años se va a poder jubilar por el ejercicio de la profesión.
Lo que actualmente cae en tela de discusión es qué acontece con los años ya efectivamente trabajados.
Se considera que existe voluntad política para encontrar alguna alternativa, como por ejemplo la aportación posterior – en tanto se puedan comprobar los años de trabajo; ello podría facilitar la recuperación de esos años a los efectos jubilatorios.
En el caso de los artistas que están cercanos a la jubilación; a su vez se está hablando de la posibilidad de que éstos efectivamente se jubilen y posteriormente se retenga la aportación que no fueron haciendo durante su actividad.
Estas aspiraciones por el momento están solamente en el terreno de la conversación.
“El Ministerio de Educación y Cultura es quien debiera tomar la iniciativa y no la Intendencia Municipal.
El Ministerio seguramente se aviene a este mismo esquema que se está negociando con la Intendencia y de allí va a tener un impacto a nivel nacional.
Considero que se deberán implementar los mecanismos para qué rápidamente las intendencias del país en el momento de contratar artistas, lo hagan dentro de estos esquemas” – indicó Mautone.
Al contratante le implicará las cargas sociales y al contratado la aportación al sistema tanto previsional y el FONASA.
La ley prevé la contratación a cooperativas; la intendencia capitalina va a contratar a la cooperativa “Valorarte”, en el caso de requerir servicios de bailarines o de oficios conexos a estas actividades.
La intendencia a través de la cooperativa canaliza las operaciones patronales y a su vez la cooperativa es la encargada de asumir las responsabilidades de las aportaciones individuales de los contratados.
La ley regirá con retroactividad al mes de marzo corrigiéndose el vínculo a nivel de contrataciones del MEC,  realidad que se hará extensiva en pocos  meses en todo el país.
UNA LEY JUSTA
El teatro, como otros ámbitos de la cultura en nuestro país, atraviesa desde hace largo tiempo una profunda crisis. Y sus trabajadores, como el resto de los trabajadores de la cultura, continúan a la espera de soluciones que den respuesta a sus múltiples y diversas dificultades.
Aunque en los discursos es habitual la referencia a nuestra rica historia teatral, una de las más antiguas y sólidas de Sudamérica; al rol que el teatro ha cumplido como transmisor de conocimiento, generador de ciudadanía, embajador de nuestra cultura y ámbito de resistencia para la defensa de la democracia; han sido escasas sino nulas las políticas públicas concretas dirigidas al sector que permitan preservar y desarrollar esta mentada tradición teatral, generadora de riqueza y bienestar para nuestro país.
Para SUA (Sociedad Uruguaya de Actores), como sindicato que representa a los trabajadores y artistas del teatro, es necesario asumir una actitud propositiva que estimule la puesta en marcha de un plan de desarrollo teatral.
En este marco, ha elaborado un documento provisorio, un borrador tentativo que permita, tras un debate profundo y responsable de los actores políticos, artistas y sociedad civil en general, sentar las bases para la aprobación, en el plazo más corto posible, de una Ley Nacional de Teatros, un nuevo marco regulador para el desarrollo del sector teatral que sea acorde a sus necesidades y le permita desplegar todas sus potencialidades.
REGISTRO ARTISTAS
A NIVEL NACIONAL
Uno de los aspectos más importantes que la propia ley establece es un registro de artistas a nivel nacional; que tiene un carácter obligatorio.
Los artistas deben registrarse en la oficina local del Ministerio de Trabajo y Seguridad Social, solicitando un formulario al que completarán con sus datos personales, junto a elementos probatorios de su desempeño artístico.
Ese registro se envía a Montevideo donde se aprueba y el artista se incluye en el registro nacional que tiene un valor de censo y requisito obligatorio para ser contratado por cualquier organismo público y a futuro, también privado.
SUA invita a sus socios, trabajadores de la cultura, políticos y sociedad en general a comprometerse con la propuesta haciendo llegar a su sede aquellas sugerencias, críticas, aportes y modificaciones que estimen pertinentes para mejorar y hacer más rico y representativo el proyecto.
El próximo 28 de marzo, en ocasión de las celebraciones por el Día Internacional del Teatro, la Sociedad Uruguaya de Actores presentará, junto a todos los que se sumen a la convocatoria, el proyecto de Ley Nacional de Teatro ante el Parlamento Nacional.
Esa Ley, que resume concepciones, aspiraciones y sueños largamente esperados por los trabajadores del teatro de nuestro país, es uno de los muchos desafíos que se ha propuesto SUA para este año como parte de su compromiso con los trabajadores que representa.