En la celebración de los 170 años del nacimiento de José Pedro Varela se realizaron actividades en el CeRP y el IFD

Con motivo de los 170 años del nacimiento de José Pedro Varela, se planteó en el órgano que rige la Formación Docente del país que es el Consejo de Formación en Educación, que se hicieran en todos los Institutos de Formación Docente (IFD) y en los CeRP (Centro Regional de Profesores) y en el IPES (Instituto de Perfeccionamiento y Estudios Superiores) de Montevideo, actos conmemorativos de presentación de los 6 libros sobre “Historia de la Educación Nacional”, tomos que constan de la  recopilación de documentos de la época vareliana y del propio Varela, escritos por Ágapo Luis Palomeque, quien en cumplimiento de dicho cometido estuvo el jueves en Salto.
En la oportunidad realizó algunas actividades en el Instituto de Formación Docente con alumnos de cuarto año de magisterio y alumnos de tercero, mientras que la actividad central tuvo lugar en el Ateneo de Salto.
Según explicó a EL PUEBLO Palomeque, el propósito de dichos libros “era ir contra la corriente de negligencia que ha habido en toda la historia de la educación uruguaya. Es un hecho que los estudiosos reconocen que nuestra tradición pedagógica es la más rica del continente y hay cantidad de autores, proyectos, ideas que no han sido reestudiadas”. Indicó que entre ellas “cayó el máximo representante de nuestra tradición pedagógica que es José Pedro Varela”.
El escritor manifestó que “por más que Varela haya sido un personaje emblemático de nuestra educación y continuamente nombrado casi tanto como Artigas, es a la vez un desconocido”.
“Hay facetas de sus trabajos que se han ignorado y han sufrido la deformación de todo lo que son objetos de un mito, mito que se forma a fuerza de simplificar y en cierta manera falsear los principios que defendió. Dondequiera que se habla de Varela, también en el discurso fácil se habla de gratuidad, laicidad y obligatoriedad, de lo demás se olvidan y además esos tres términos se interpretan de manera generalmente aproximativa
Nuestra tarea es ir develando de a poco y mostrando el Varela de vitrina que tiene detrás un hombre real, con sus pasiones, sus deficiencias, sus problemas y su grandeza también”.
Palomeque señaló que esta investigación es una especie “de retorno de Varela y muchas otras personas a lo que realmente fueron; retorno al hombre”.
El impulso de hacer esta investigación surge de haber sido durante 30 años docente de “Historia de la Educación” en el Instituto de Formación Docente, cargo que lo obligó “a ir profundizando sobre ciertos temas”.
PROBLEMAS DE
LA EDUCACIÓN
Consultado sobre su visión acerca de la actualidad de la educación, indicó que si bien hoy está jubilado y se dedica a la investigación, “querer determinar responsabilidades sería injusto”, pero sí afirmó que “hay problemas en todas las áreas, tanto en primaria, más aún en secundaria, también en Formación Docente y la Universidad arrastra esos problemas”.
Comentó que “no se modifica un sistema educacional de un día para el otro ni tampoco con decretos, quizás es un proceso largo que lleve más de un gobierno, donde uno de los aspectos de cierta importancia es que debe haber una continuidad en las políticas, cosa que actualmente no hay”.
“Cada vez que cambia un titular se siente como obligado éticamente a empezar de nuevo y a cambiar cosas y no siempre se acierta. Por otro lado ha habido un cambio muy grande en la familia, se ha perdido gran parte de la autoridad paterna -en el buen sentido- no aquella que sea opresiva sino aquella que conduce al hijo y al mismo tiempo lo protege y lo ampara frente a las solicitaciones riesgosas del medio ambiente. De modo que ya arrancamos de entrada con un niño que es distinto de aquel para el cual ni los docentes ni el sistema estamos preparados”, señaló.
“En el liceo -si bien hay excepciones- se suelen redoblar los problemas porque hay muchas más incitaciones para los jóvenes de las que había en nuestros tiempos, los jóvenes tienen más independencia y hay más posibilidades de descarrío en una edad que el adolescente tiende por naturaleza a independizarse y a revelarse”, destacó.
Por otro lado, dijo que “algunos han notado cierta falta de compromiso en los docentes, y el docente de vocación tiene que jugársela, estudiar más, tener otras técnicas y cambiar la manera de enfrentar al joven, porque con los modos antiguos ya no se triunfa, no se obtiene éxito”.
Palomeque opinó que éste “es un problema muy complejo que compete no solo a las autoridades sino que ya no aparecen grandes pedagogos que hubo en su momento al frente de la educación”, mencionando como ejemplo a Carlos Vaz Ferreira.
“Creo que solamente con un conjunto de gente muy entusiasta y con mucha experiencia- que no la veo junta- puede empezarse una tarea que puede llevar años y la educación de un país es fundamental para todas las otras cosas, es lo que tiñe hasta la economía de un país”, enfatizó.

Con motivo de los 170 años del nacimiento de José Pedro Varela, se planteó en el órgano que rige la Formación Docente del país que es el Consejo de Formación en Educación, que se hicieran en todos los Institutos de Formación Docente (IFD) y en los CeRP (Centro Regional de Profesores) y en el IPES (Instituto de Perfeccionamiento y Estudios Superiores) de Montevideo, actos conmemorativos de presentación de los 6 libros sobre “Historia de la Educación Nacional”, tomos que constan de la  recopilación de documentos de la época vareliana y del propio Varela, escritos por Ágapo Luis Palomeque, quien en cumplimiento de dicho cometido estuvo el jueves en Salto.

En la oportunidad realizó algunas actividades en el Instituto de Formación Docente con alumnos de cuarto año de magisterio y alumnos de tercero, mientras que la actividad central tuvo lugar en el Ateneo de Salto.

Según explicó a EL PUEBLO Palomeque, el propósito de dichos libros “era ir contra la corriente de negligencia que ha habido en toda la historia de la educación uruguaya. Es un hecho que los estudiosos reconocen que nuestra tradición pedagógica es la más rica del continente y hay cantidad de autores, proyectos, ideas que no han sido reestudiadas”. Indicó que entre ellas “cayó el máximo representante de nuestra tradición pedagógica que es José Pedro Varela”.

El escritor manifestó que “por más que Varela haya sido un personaje emblemático de nuestra educación y continuamente nombrado casi tanto como Artigas, es a la vez un desconocido”.

“Hay facetas de sus trabajos que se han ignorado y han sufrido la deformación de todo lo que son objetos de un mito, mito que se forma a fuerza de simplificar y en cierta manera falsear los principios que defendió. Dondequiera que se habla de Varela, también en el discurso fácil se habla de gratuidad, laicidad y obligatoriedad, de lo demás se olvidan y además esos tres términos se interpretan de manera generalmente aproximativa

Nuestra tarea es ir develando de a poco y mostrando el Varela de vitrina que tiene detrás un hombre real, con sus pasiones, sus deficiencias, sus problemas y su grandeza también”.

Palomeque señaló que esta investigación es una especie “de retorno de Varela y muchas otras personas a lo que realmente fueron; retorno al hombre”.

El impulso de hacer esta investigación surge de haber sido durante 30 años docente de “Historia de la Educación” en el Instituto de Formación Docente, cargo que lo obligó “a ir profundizando sobre ciertos temas”.

PROBLEMAS DE LA EDUCACIÓN

Consultado sobre su visión acerca de la actualidad de la educación, indicó que si bien hoy está jubilado y se dedica a la investigación, “querer determinar responsabilidades sería injusto”, pero sí afirmó que “hay problemas en todas las áreas, tanto en primaria, más aún en secundaria, también en Formación Docente y la Universidad arrastra esos problemas”.

Comentó que “no se modifica un sistema educacional de un día para el otro ni tampoco con decretos, quizás es un proceso largo que lleve más de un gobierno, donde uno de los aspectos de cierta importancia es que debe haber una continuidad en las políticas, cosa que actualmente no hay”.

“Cada vez que cambia un titular se siente como obligado éticamente a empezar de nuevo y a cambiar cosas y no siempre se acierta. Por otro lado ha habido un cambio muy grande en la familia, se ha perdido gran parte de la autoridad paterna -en el buen sentido- no aquella que sea opresiva sino aquella que conduce al hijo y al mismo tiempo lo protege y lo ampara frente a las solicitaciones riesgosas del medio ambiente. De modo que ya arrancamos de entrada con un niño que es distinto de aquel para el cual ni los docentes ni el sistema estamos preparados”, señaló.

“En el liceo -si bien hay excepciones- se suelen redoblar los problemas porque hay muchas más incitaciones para los jóvenes de las que había en nuestros tiempos, los jóvenes tienen más independencia y hay más posibilidades de descarrío en una edad que el adolescente tiende por naturaleza a independizarse y a revelarse”, destacó.

Por otro lado, dijo que “algunos han notado cierta falta de compromiso en los docentes, y el docente de vocación tiene que jugársela, estudiar más, tener otras técnicas y cambiar la manera de enfrentar al joven, porque con los modos antiguos ya no se triunfa, no se obtiene éxito”.

Palomeque opinó que éste “es un problema muy complejo que compete no solo a las autoridades sino que ya no aparecen grandes pedagogos que hubo en su momento al frente de la educación”, mencionando como ejemplo a Carlos Vaz Ferreira.

“Creo que solamente con un conjunto de gente muy entusiasta y con mucha experiencia- que no la veo junta- puede empezarse una tarea que puede llevar años y la educación de un país es fundamental para todas las otras cosas, es lo que tiñe hasta la economía de un país”, enfatizó.