“En mi corazón siempre guardo la esperanza de volver a mi querida ciudad de Salto

Una historia que contar…

Nació hace 58 años en la zona del centro… en Washington Beltrán entre Rivera y Artigas. “Siempre fui muy inquieto, y quería ayudar a mi madre, así que empecé a trabajar a los 14 y a los 17 ya me quería ir a Montevideo. Convencí a mi vieja y me fui a la capital” – nos relata Jorge Ríos, un salteño que se confiesa con un espíritu aventurero, que desde muy joven soñó con la posibilidad de conocer el mundo. Hoy hace casi treinta años que vive en Nueva Jersey pero sostiene que en lo profundo de su corazón tiene la esperanza de volver a su Salto natal porque extraña a su seres queridos, con quienes sueña compartir las cosas sencillas de la vida pero que son las que al fin al cabo nos hacen más felices.
Jorge Ríos durante su juventud vivió nueve años en Montevideo de los cuales los últimos años fueron navegando en los barcos de ANCAP, hecho que incentivó aún más su espíritu de aventura y curiosidad.
Se casó en 1987 y en 1988 nació su primer hijo.jorge ríos 001
-¿Cómo vivió la experiencia de residir en Argentina?
-”Vivir en la Argentina como te dije no fue muy difícil porque estaba cerquita de mis raíces , mis viejos y mis hermanos. Las costumbres eran casi iguales
En el 86 las cosas en Argentina no estaban muy bien. Mi ex esposa es americana criada en Argentina y decidimos ir a probar suerte en Paraguay. Las cosas no resultaron allí y finalmente decidimos radicarnos en los Estados Unidos”.
-¿Y cuando se instaló más lejos?
-”Fue muy feo. Me encerraba en el baño a llorar porque no quería mostrar esa tristeza a mis hijos”. Nunca pude ser completamente feliz… quería volver… no me he acostumbrado al día de hoy. Solamente me fui adaptando. Extrañé a mis padres, principalmente a mi madre que fue lo más grande que tuve en la vida”.
Aquí se puede tener todo, pero nunca es completo sin los afectos familiares
– ¿Siempre mantiene la esperanza de retornar a su país?
-”Quiero volver a Uruguay, eso es seguro, pero no precisamente ahora pues mis hijos están atravesando por un mal momento y no los puedo dejar, aunque tengan uno 30 y el chico 21, no los puedo abandonar ahora, sería egoísta de mi parte”.
“EL AMERICANO ES MUY RESPETUOSO EN GENERAL”
-¿Cómo es el ciudadano americano?
-”El americano es muy buen anfitrión, siempre y cuando aprendas su idioma y respetes sus costumbres, te van a tratar de maravillas.
Pero es una persona fría… todo es calculado, todo es por matemática.
Por ejemplo durante la Navidad se cena y después a dormir, muchos ni esperan las 12. En Nueva Jersey están prohibidos los cohetes y fuegos artificiales… es pleno invierno, es un silencio total. La fiestas no son lindas aquí”.
-¿Qué es lo que le gusta de Nueva Jersey?
-”La vida ordenada… el respeto hacia lo ajeno. El orden vial. El respeto de la gente por mantener la cuidad limpia. El americano es muy respetuoso en general”.
-¿A sus hijos les gustaría venirse a Salto?
-”Hasta hace 9 años iban seguido, pero ya no y les dije de irse conmigo y no.. no quieren. Ellos nacieron y se criaron aquí en Nueva Jersey.
Con respecto a la proyección de irme, puede llevarme un mes como un año… solo sé que quiero volver”.
-¿Qué actividades desempeña?
-”Sigo trabajando de vidriero. Vivo solo tranquilo. Disfruto jugar al fútbol, disfrutar con amigos.
Y en cualquier momento iré a Salto ver a mis hermanos”.
-¿Se arrepiente de haberse ido?
-”Es una pregunta difícil… no tengo una respuesta clara… muchos la pueden tomar de una manera equivocada.
Si la contesto con el lado ambicioso me enseñó mucho, si la contesto con el corazón , ninguna.
Pero también debo decir que también adquirí experiencia en Montevideo, en Argentina, en Paraguay.
-¿Tiene amigos uruguayos en Nueva Jersey?
-”Estamos todos separados, tuve un gran amigo uruguayo que cuando el decide volver se enferma y fallece, fue muy triste. Con toda la ilusión que tenia de volver…
También tengo otro de muchos años que vive acá… a él le ha ido muy bien. Esta muy bien y es una gran persona.
También puedo hablar de un tercero, también muy buena persona.
Hasta ahí puedo hablar de los uruguayos, de los que conozco.
Nunca viví cerca de una comunidad uruguaya, así que no puedo hablar .
Si hay pero no se como viven
Ellos ya están muy bien establecidos acá. No se vuelven a Uruguay, solo de paseo. Van todos los años
-¿Cómo se imagina en unos años?
-”Viviendo tranquilo en mi paisito junto a mis hermanas, hermano y sobrinos. Es lo que deseo”.
-¿Cómo es la situación de vida en Nueva Jersey?
-”No sé mucho de política ni de canastas familiares ni nada de eso, ni de situaciones económicas.
Solo sé trabajar y estar preparado para cualquier situación económica que se presente.
Acá las cosas suben y bajan . Hoy en día un poco más estable . Todo depende del precio del petróleo”.
-¿Qué reflexión le merece todo lo que ha vivido?
-”Nunca le hice mal a nadie. No existe el odio en mi vocabulario.
Me han hecho mal pero siempre perdoné.
No conozco el rencor… no soy vengativo.
De todo lo malo siempre le encuentro algo bueno, nada es descartable, todo es una enseñanza de vida.
La vida es lo más hermoso que mis viejos me dieron, por eso los amé, por haberme dado la vida.
Me encantaría que los jóvenes que tengan planificado irse del Uruguay lo piensen dos veces… no es tan como lo pintan.
Los dólares no crecen en los árboles y no se van a hacer ricos del día a la noche.
Acá se trabaja sin parar, sino te gusta trabajar no vengas… ese sería mi mensaje.
Y lo que me encantaría es trasmitir a los que se quieren ir es que pongan todo en una balanza”.