En reparación

En reparación
El antiguo edificio de la Aduana de Salto viene siendo refaccionado y las obras alcanzan el lugar donde se encontraba el depósito, por lo cual las autoridades debieron alquilar un galpón para guardar la mercadería incautada.
Página 5.-
El antiguo edificio de la Aduana de Salto viene siendo refaccionado y las obras alcanzan el lugar donde se encontraba el depósito, por lo cual las autoridades debieron alquilar un galpón para guardar la mercadería incautada.
Entre 10 y 15 procedimientos diarios de incautación de mercaderías vienen realizando los funcionarios de la Aduana local en el puente de la represa de Salto Grande. Se trata en su  mayoría de compras que los uruguayos, (en su mayoría salteños) que viajan hacia Argentina realizan en ese lugar, pese a la prohibición del cero kilo, una medida impuesta desde el 8 de abril del 2013, que apunta a desalentar las compras en la vecina orilla y fortalecer al comercio local.
Es que más allá del tipo de los vaivenes económicos que se viven en la vecina orilla, el tipo de cambio sigue siendo favorable a los uruguayos que cruzan a conseguir productos del otro lado, incluso algunos que se venden en los comercios de Concordia y que no se consiguen en las góndolas u otras tiendas y farmacias de nuestro medio, en función del mercado interno de uno y otro lado.
Más allá de esto, la Aduana sigue realizando las revisiones a cada vehículo que cruza por el puente de la represa de Salto Grande y en ese aspecto, fuentes consultadas por este diario destacaron que son entre 10 y 15 los procedimientos que se realizan en forma diaria para la incautación de mercadería.
“Por lo general traen diez o doce productos esparcidos por los vehículos, nosotros tenemos que cumplir órdenes y si los vemos los juntamos y hacemos un acta de incautación y luego lo pasamos a resolución, es que el cero kilo sigue vigente y si no viene una orden desde la dirección nacional al respecto, nosotros lamentablemente tenemos que sacar”, dijeron fuentes de Aduanas consultadas al respecto.
“Incluso hay gente que aparece con las bolsitas del supermercado, y las ponen a la vista, con bolsa y todo, no sabemos porqué la gente hace esas cosas, se exponen a que se les haga un acta y se los fiche por haber incumplido una norma. Pero este tipo de cosas se ven a diario”, manifestaron los informantes.
CONTENTOS
Asimismo, según pudo saber EL PUEBLO tras el procedimiento donde incautaron desde un camión al menos 50 bultos con variada mercadería que consistía principalmente en ropa, la que había ingresado al país de contrabando por la ribera del río, a varios kilómetros de la ciudad, las autoridades quedaron conformes, no solo con el procedimiento que llevó adelante el GRIA (Grupo de Represión de Ilícitos Aduaneros), sino porque el hecho de que “esa mercadería que entraba de contrabando lo hacía lejos de la ciudad y no por el puente quiere decir que en cierta medida, los controles están funcionando y eso en cierta medida alienta al hecho de que los funcionarios vienen haciendo las cosas como corresponde”.
DEPÓSITO
No obstante, los informantes de la Aduana sostienen que las instalaciones de las oficinas departamentales del organismo en la zona portuaria, construcción en donde está ubicado el depósito en el que quedan a resguardo las mercaderías que son incautadas, a la espera de resolución judicial, se encuentra en reparación.
En ese aspecto, la Aduana local ha tenido que arrendar un galpón privado donde son depositadas las mercaderías que quedan incautadas por parte de los funcionarios en los distintos procedimientos que llevan adelante. Por tal motivo, mantienen un total hermetismo sobre el lugar y una vigilancia extrema.
Además esa mercadería está a disposición judicial y una vez hecho el inventario de la misma, tras la incautación, no puede faltar ni un alfiler a la hora de que el juez solicite que se realice determinada actuación con lo incautado y en ese caso, hay responsabilidad del Estado y de los funcionarios actuantes en forma directa.
Pero a esto, la Aduana espera poner en condiciones su antiguo y emblemático edificio de la zona portuaria el cual comparten con la Prefectura Nacional Naval. Por el momento las incautaciones son derivadas a otro lugar distinto del que funcionan las oficinas administrativas del organismo.
Los funcionarios aduaneros vienen realizando operativos de control en la ruta 31, porque sostienen que los viajes de salteños hacia Artigas y a los destinos limítrofes con Brasil, se han incrementado notoriamente.