En reunión con autoridades de «La Caballada» y el sindicato se informó que son 40 los despidos

En reunión con autoridades de «La Caballada» y el sindicato se informó que son 40 los despidos

Obrero expresa que lo echaron «porque no era muy simpático con los encargados»

El sindicato de trabajadores de la Caballada mantuvo una reunión con el gerente de la planta y confirmó que son 40 los despidos notificados a los trabajadores. En la presente jornada habrá una instancia de negociación en Montevideo, en donde estarán presente tanto la empresa como el Ministerio de Trabajo. Manifestaron que hay libertad de opinión, pero no están de acuerdo con los trabajadores «antisindicatos» que se reunieron en el Club Saladero que «no piensan en el colectivo». EL PUEBLO dialogó, a su vez,  con uno de los despedidos que calificó de injusta la situación.

40 DESPIDOS Y DIÁLOGO CON LA EMPRESA

En total son 40 los despidos notificados a los trabajadores del Frigorífico. Según nos indicó Gustavo Telechea, vicepresidente del Sindicato Único de Trabajadores de La Caballada, dentro de los 40 despidos habrán 20 que van a quedar con la puerta abierta a que en el día de mañana puedan ser necesarios. Siete directivos del sindicato mantuvieron diálogo personal con el jefe de personal y el gerente de la empresa el día viernes 19 «y se logró parar los despidos, situación que esperamos firmar mañana en el ministerio, y cuando vayan a echar más gente nos van a tener que avisar» expresó por su parte Pablo Ramírez, presidente del sindicato. Según supo EL PUEBLO a raíz de una gestión del senador Fonticiella, se logró que Diego Vargas (gerente de Planta) estuviera dispuesto a conversar con el sindicato. Del diálogo, según indicaron los sindicalistas, «se cortaron los despidos en 40, van a quedar 20 en el seguro de paro, y que 20 de los 40 despedidos iban a tener una pequeña posibilidad a futuro de que si la dotación de gente que entraba era poca y la producción crecía podrían volver».  En parte los trabajadores estiman que el diálogo fue bueno porque «se frenaron 70 despidos, pero tenemos 40″.

HOY EN EL MINISTERIO Y EN EL PARLAMENTO

A partir de  las 9:30 hs, en Montevideo, se producirá una instancia en la Dirección Nacional de Trabajo (DINATRA) en donde han sido citados la empresa, el sindicato e intervendrá dicho organismo gubernamental que tiene dentro de sus objetivos el de «procurar el desarrollo armónico de las relaciones laborales». Los trabajadores, que en la oportunidad estarán acompañados por algunos integrantes de la Federación Obrera de la Industria de la Carne tienen la expectativa de conocer «los motivos o causas que tiene la empresa para despedir». Llevarán un planteo concreto a dicha instancia Después de esa reunión sabremos cuál es la realidad, pero hoy no podemos saber qué va a pasar: podemos venir con las manos vacías o con una solución que nos deje contentos».  Según dichos de Telechea, también los estará recibiendo tanto la Comisión de Industria, Energía y Minería, como la de Legislación del Trabajo de la Cámara de Representantes, ocasión en la que plantearán su situación.

REINTEGRO DE LOS TRABAJADORES

Telechea subrayó «se quiere el reintegro de los trabajadores despedidos al trabajo. Nunca se habló de cerrar la planta». Nadie ha dicho «vamos a plantarnos acá, vamos a cerrar las puertas y no vamos a dejar trabajar a nadie, eso es mentira. Parece obvio pero no vamos a estar peleando para el reintegro con la planta cerrada». Los trabajadores estiman que en los primeros días de diciembre reabrirá la planta, «eso es lo que estaba previsto desde las reuniones que se mantuvieron en noviembre, esa es la expectativa».

ENTREDICHO CON DIPUTADO GOÑI

Respecto a los dichos del Representante Nacional Rodrigo Goñi, los trabajadores sindicalizados fueron claros en cuanto «a que no quieren armar un dilema de esto y no estamos para mentir, queremos defender a los compañeros que están echados». Reafirmaron que «estábamos junto a él (Goñi) cuando el se comunicó por teléfono y nos dijo que eran 110″. El diputado se volvió a comunicar con los trabajadores, ante lo cual ellos le manifestaron que «el número es lo de menos porque estamos para defender nuestros derechos y no teníamos ninguna intención de afectar a más gente».

TRABAJADORES «ANTI SINDICATO»

Consultados respecto de la situación de algunos trabajadores que días atrás desarrollaron una asamblea en el Club Saladero, catalogándose de ser «anti-sindicato» y que no están de acuerdo con lo que está haciendo dicha organización porque no hace nada para hablar con la empresa expresaron que «están errados». Para Ramírez, «el sindicato defiende a los trabajadores despedidos, sin mirar si son afiliados o no, porque han echado gente no afiliada que está con nosotros en el campamento. A los compañeros que se reunieron en el  Club Saladero no les interesa el resto de sus compañeros porque han dicho que se lo merecían, y eso no es defender al obrero, y eso es muy individualista y es no pensar en el colectivo. Nosotros defendemos a los compañeros y no queremos que nadie sea echado, por eso realizamos medidas de presión ante la prensa, con los políticos y con el campamento que instalamos. Esto es democrático y la opinión la tienen todos. Mientras no se produzca la agresión de nadie está todo bien». Expresó también que «el ausentismo y las faltas injustificadas por parte de algunos trabajadores es real y que el 90 % de los casos de despido está atado a dicha situación. El ausentismo existe en la planta y es grave».

DIÁLOGO CON UNO DE LOS DESPEDIDOS

«Injusticia» fue la palabra que utilizó uno de los trabajadores despedidos con los que EL PUEBLO habló. Le hicieron una notificación por escrito y el propio jefe de personal de la planta, Ricardo Reyes, le dijo que «en general los despidos eran por faltas, porque tenían problemas con los encargados, y en mi caso me dijo que no tenía nada que decirme, y que a lo mejor el despido era porque yo no era muy simpático con los encargados». El trabajador, ahora despedido, hacía 6 años que trabajaba  y le contestó al jefe «que el no pensaba en tener simpatía, sino en hacer su trabajo y era serio en el mismo».