En Uruguay y Argentina un cortador de caña de azúcar debe cortar de 4 a 5 ton. por día, en Brasil 12

En Uruguay y Argentina un cortador de caña de azúcar debe cortar de 4 a 5 ton. por día, en Brasil 12

Trabajadores rurales del MERCOSUR buscan condiciones de trabajo decentes

En el sector pecuario en Brasil, el 25 por ciento de los trabajadores que fueron encontrados en situación de esclavitud, por el Ministerio de Trabajo, provenían del mencionado sector, señaló en reciente rueda de prensa, el representante de la UITA (Unión de Trabajadores de la Alimentación), Gerardo Iglesias Secretario General de la institución sindical.
La presencia de trabajadores de sector de carnes rojas en Salto respondió al interés de anunciar el Congreso que se realizará próximamente en Buenos Aires para tratar de sensibilizar a la  opinión pública en relación a esta problemática laboral.
CONDICIONES DE
TRABAJO QUE
NO SON DECENTES
Quiere decir que hay condiciones de trabajo que no son decentes en el sector de la industria, pero también hay condiciones de trabajo que tienen esta calificación de condiciones de esclavitud también en el sector rural.
Y estoy hablando de estas cosas porque en el mes de marzo vamos a hacer el lanzamiento de la Coordinadora de los Trabajadores de la Carne del MERCOSUR y todas y todas las organizaciones sindicales del Brasil que representan al sector de avícolas y al sector de carnes rojas harán en Buenos Aires donde se realizará el Congreso, un llamado y el lanzamiento de una campaña internacional de sensibilización pública sobre estas condiciones de trabajo.
Dijo además que las condiciones de trabajo en los frigoríficos y en las avícolas de Argentina, no son muy diferentes a las que se observan en Brasil, sólo que en Brasil es donde más se ha estudiado la problemática. Es donde más las organizaciones sindicales han realizado el abordaje de todos estos desafíos y de todos estos problemas que los trabajadores tienen.
En el caso de Brasil además, hay un producto que es la bandera insignia para el gobierno de Lula, que es el famoso Etanol, el combustible que se logra a partir del alcohol de la caña de azúcar. Es el combustible que se vende en el mundo como una alternativa a los combustibles que tienen la matriz en el petróleo.
TAMBIEN EN LOS
CAÑAVERALES
Las condiciones de trabajo en los cañaverales en Brasil también dejan mucho que desear, no se podrían llamar decentes. El gobierno de Brasil habla que el Etanol es el combustible del siglo XXI y nosotros decimos que las condiciones de trabajo en los cañaverales son del siglo XVI…
Aquí, el promedio de un asalariado rural que realiza el corte de la caña de azúcar, corta entre 4 y 5 toneladas por día. En Argentina es similar, en Brasil, quien corta menos de 12 toneladas no sube al ómnibus que lo lleva al cañaveral… pero hay gente que corta 15, 18 y hasta 20 y hay gente también que se muere en ese intento de llevarse un dinero extra a su casa. El gobierno de Lula, preocupado por esta situación ha llamado a una mesa de negociación tripartita, entre el gobierno, los sindicatos y los empresarios para encontrar una fórmula para mejorar esas condiciones de trabajo y se está pensando en un sello social. Toda empresa que pretenda exportar Etanol deberá tener ese sello social. Ese sello garantizará que se respetan derechos laborales y que las condiciones de trabajo no son las condiciones inhumanas a que hacíamos referencia.
A lo que aspiran las organizaciones sindicales del sector de la carne en Brasil, prosiguió, tanto del sector de carnes rojas, como del sector apícola, que se exporta, también tenga un sello social similar. La organizaciones no se oponen a las exportaciones de la carne de Brasil a todo el mundo, lo que si están diciendo es que las condiciones de trabajo actuales tienen que cambiar.
Tal vez en esa perspectiva de ese sello social, nosotros encontremos  una forma, de mejorar esa situación.
ALGUNAS DIFICULTADES
SUBSISTEN
EN URUGUAY
Nosotros estamos hoy aquí en Salto para trasmitir a los compañeros y a los sindicatos cuales son las dificultades por las cuales están atravesando los compañeros y los trabajadores sindicales de Brasil, que es de donde provienen las empresas que están concentrando prácticamente toda la producción de carne roja en el Uruguay y en un gran porcentaje también de lo que tiene que ver con las carnes rojas y las de ave, en Argentina.
Por su parte Richard Perdomo, representante de los trabajadores del frigorífico del grupo Marfrig, con planta industrial en San José manifestó: «Nosotros como trabajadores si bien hemos ido cambiando las condiciones de trabajo que teníamos y que también llegaron a ser esclavizantes, hemos logrado cambiarlas poco a poco, mediante los valiosos reclamos de la organización sindical y el colectivo de los trabajadores. Pero también encontramos dentro de la industria situaciones similares (en materia de enfermedades profesionales), porque es una industria muy manufacturera, que por los niveles  los ritmos de producción deja lesiones en los trabajadores.
Es por eso que así como las empresas se unen en grandes multinacionales que imponen sus condiciones, los trabajadores también necesitamos unirnos y llevar adelante nuestras reivindicaciones en torno a estas organizaciones mundiales que nos protegen de este tipo de cosas».