Encuentro Matrimonial Nacional: movimiento de renovación que afianza lazos del matrimonio y la familia

Teresita Darias y Víctor Díaz  pertenecen a la comunidad Católica y desde hace muchos años concurren a los Encuentros Matrimoniales que se hacen a nivel nacional y mundial con el fin de afianzar los lazos del matrimonio y de la familia.

Es un movimiento que nació en la Iglesia en los años 49 y es abierto a todos.

“Dicho movimiento está creado para mejorar las relaciones de matrimonios o cónyuges que tengan un cierto tiempo viviendo juntos; no es exclusivo para gente católica sino que pueden ser protestantes judíos o de otra religión; es un grupo abierto” – explicó Víctor y agregó: “Sí nosotros somos religiosos y el movimiento también pertenece a la Iglesia.

El encuentro se desarrollará durante los días 23, 24 y 25 de mayo en Montevideo, previa charla informativa que se realizó en Salto ayer a las 20 horas en casa de la familia Polti.

“Hoy por hoy los valores de la familia se han perdido un poco porque nos abruman las cosas mundanas y ella van mellando los pilares del matrimonio”.

El encuentro es de carácter gratuito, solamente se cobra un monto para solventar los gastos de estadía y en algunos casos se puede acceder a una beca.

“Cabe destacar que no es una terapia grupal, tampoco hay consejeros matrimoniales; sí se enseña una técnica de comunicación entre esposos. No es necesario compartir esa comunicación con otra persona, sino con el cónyuge; tampoco en ese fin de semana se enseñará religión si bien se citarán algunos pasajes bíblicos.

Primeramente hacemos una mirada a nosotros mismos y luego nos ponemos a dialogar con nuestra pareja” – puntualizó Teresita Darias.

“Nos casamos por la Iglesia como un hecho meramente social, hoy estamos convencidos que es un sacramento y lo tomamos como tal.

Tenemos cuatro hijos y hubo instancias que nos acercaron al camino de la fe.

Por casualidad nos invitaron al fin de semana en el encuentro y allí todo cambió; estamos ya en los encuentros desde hace 25 años”  – declaró el esposo de Teresita.

Se entrará al encuentro el viernes a las 20.00 horas y se saldrá el domingo a las 17.00 horas.

El ambiente es muy especial, muy íntimo y allí suceden milagros; se hace un regalo a quienes se invita que serán desenvueltos allí.

ENCUENTRO MATRIMONIAL

Encuentro Matrimonial (EM) es un movimiento católico.

Nació en los años 60, impulsado por el espíritu del Concilio Vaticano II, el cual puso su atención en la misión de los laicos como motor para la renovación de la Iglesia.

EM ofrece un “Fin de Semana” especial, como una experiencia humana que contribuye a que los esposos se afiancen en su decisión de amarse y encuentren nuevos motivos para hacerlo.

No porque la relación esté mal, sino porque aún puede estar mejor.

Encuentro Matrimonial es un movimiento de renovación.

Propone una espiritualidad matrimonial basada en el diálogo y la comunicación.

Las raíces de Encuentro Matrimonial están en España, más concretamente en Barcelona, dónde en la década de los 60 se desarrollaron unas charlas para matrimonios del Movimiento Familiar Cristiano (MFC).

En 1967 esta experiencia se llevó a una convención del MFC que se celebraba en Estados Unidos.

Allí suscitó gran interés y recibió su forma definitiva. En 1973 ya habían vivido el Fin de Semana de Encuentro Matrimonial más de 12.000 parejas.

Encuentro Matrimonial llega, a mediados de 1972, a Europa a través de Bélgica y posteriormente se extiende por todo el continente.

En España tiene lugar el primer Fin de Semana en Barcelona, en febrero de 1976.

Luego se extiende rápidamente a Madrid, Valencia y Zaragoza, y después al resto de España. Hasta la fecha, han vivido el Fin de Semana en España más de 35.000 parejas y de 2.100 sacerdotes. Actualmente el Fin de Semana de Encuentro Matrimonial está presente en más de 160 países de los cinco continentes. Cada fin de semana del calendario se están viviendo 40 “Fines de Semana” en el mundo. Al año participan unas 30.000 parejas. No importa la edad, la posición económica ni el nivel cultural, cualquier matrimonio puede participar de los encuentros.

“Nosotros comenzamos a participar en 1989 y todavía seguimos en este camino para que otros matrimonios lo pueda experimentar.

Estamos muy comunicados con mensajitos o por teléfono pero entre nosotros no estamos comunicados; pensamos que ello se debe a que no estamos dialogando como debemos” – reflexionó Darias.

EL FIN DE SEMANA DE ENCUENTRO MATRIMONIAL MUNDIAL

Los Fines de Semana empiezan usualmente los viernes por la noche y terminan los domingos por la tarde.

Aunque no son retiros espirituales en su concepción clásica, los asistentes permanecen alojados todo el tiempo en el lugar en donde se desarrolla el FDS, en régimen de pensión completa.

Durante el Fin De Semana, las parejas asistentes aprenden y experimentan un método estructurado de comunicación, que promueve la escucha, el autoconocimiento y el respeto mutuo. También se analiza la presencia de Dios en la vida de la pareja, aunque no existe una formación religiosa directa.

Según sus organizadores, los Fines De Semana de Encuentro Matrimonial no son retiros espirituales, ni clínicas matrimoniales, ni dinámica de grupos, ni sustituyen a la terapia psicológica si fuese necesaria. Se trata de un tiempo pensado para dar a los matrimonios la oportunidad de revisar su relación de pareja, compartiendo entre ellos sentimientos, desilusiones y esperanzas, con la finalidad de renovar su ilusión y revitalizar su matrimonio.

eresita Darias y Víctor Díaz  pertenecen a la comunidad Católica y desde hace muchos años concurren a los Encuentros Matrimoniales que se hacen a nivel nacional y mundial con el fin de afianzar los lazos del matrimonio y de la familia.
Es un movimiento que nació en la Iglesia en los años 49 y es abierto a todos.
“Dicho movimiento está creado para mejorar las relaciones de matrimonios o cónyuges que tengan un cierto tiempo viviendo juntos; no es exclusivo para gente católica sino que pueden ser protestantes judíos o de otra religión; es un grupo abierto” – explicó Víctor y agregó: “Sí nosotros somos religiosos y el movimiento también pertenece a la Iglesia.
El encuentro se desarrollará durante los días 23, 24 y 25 de mayo en Montevideo, previa charla informativa que se realizó en Salto ayer a las 20 horas en casa de la familia Polti.
“Hoy por hoy los valores de la familia se han perdido un poco porque nos abruman las cosas mundanas y ella van mellando los pilares del matrimonio”.
El encuentro es de carácter gratuito, solamente se cobra un monto para solventar los gastos de estadía y en algunos casos se puede acceder a una beca.
“Cabe destacar que no es una terapia grupal, tampoco hay consejeros matrimoniales; sí se enseña una técnica de comunicación entre esposos. No es necesario compartir esa comunicación con otra persona, sino con el cónyuge; tampoco en ese fin de semana se enseñará religión si bien se citarán algunos pasajes bíblicos.
Primeramente hacemos una mirada a nosotros mismos y luego nos ponemos a dialogar con nuestra pareja” – puntualizó Teresita Darias.
“Nos casamos por la Iglesia como un hecho meramente social, hoy estamos convencidos que es un sacramento y lo tomamos como tal.
Tenemos cuatro hijos y hubo instancias que nos acercaron al camino de la fe.
Por casualidad nos invitaron al fin de semana en el encuentro y allí todo cambió; estamos ya en los encuentros desde hace 25 años”  – declaró el esposo de Teresita.
Se entrará al encuentro el viernes a las 20.00 horas y se saldrá el domingo a las 17.00 horas.
El ambiente es muy especial, muy íntimo y allí suceden milagros; se hace un regalo a quienes se invita que serán desenvueltos allí.
ENCUENTRO
MATRIMONIAL
Encuentro Matrimonial (EM) es un movimiento católico.
Nació en los años 60, impulsado por el espíritu del Concilio Vaticano II, el cual puso su atención en la misión de los laicos como motor para la renovación de la Iglesia.
EM ofrece un “Fin de Semana” especial, como una experiencia humana que contribuye a que los esposos se afiancen en su decisión de amarse y encuentren nuevos motivos para hacerlo.
No porque la relación esté mal, sino porque aún puede estar mejor.
Encuentro Matrimonial es un movimiento de renovación.
Propone una espiritualidad matrimonial basada en el diálogo y la comunicación.
Las raíces de Encuentro Matrimonial están en España, más concretamente en Barcelona, dónde en la década de los 60 se desarrollaron unas charlas para matrimonios del Movimiento Familiar Cristiano (MFC).
En 1967 esta experiencia se llevó a una convención del MFC que se celebraba en Estados Unidos.
Allí suscitó gran interés y recibió su forma definitiva. En 1973 ya habían vivido el Fin de Semana de Encuentro Matrimonial más de 12.000 parejas.
Encuentro Matrimonial llega, a mediados de 1972, a Europa a través de Bélgica y posteriormente se extiende por todo el continente.
En España tiene lugar el primer Fin de Semana en Barcelona, en febrero de 1976.
Luego se extiende rápidamente a Madrid, Valencia y Zaragoza, y después al resto de España. Hasta la fecha, han vivido el Fin de Semana en España más de 35.000 parejas y de 2.100 sacerdotes. Actualmente el Fin de Semana de Encuentro Matrimonial está presente en más de 160 países de los cinco continentes. Cada fin de semana del calendario se están viviendo 40 “Fines de Semana” en el mundo. Al año participan unas 30.000 parejas. No importa la edad, la posición económica ni el nivel cultural, cualquier matrimonio puede participar de los encuentros.
“Nosotros comenzamos a participar en 1989 y todavía seguimos en este camino para que otros matrimonios lo pueda experimentar.
Estamos muy comunicados con mensajitos o por teléfono pero entre nosotros no estamos comunicados; pensamos que ello se debe a que no estamos dialogando como debemos” – reflexionó Darias.
EL FIN DE SEMANA
DE ENCUENTRO
MATRIMONIAL MUNDIAL
Los Fines de Semana empiezan usualmente los viernes por la noche y terminan los domingos por la tarde.
Aunque no son retiros espirituales en su concepción clásica, los asistentes permanecen alojados todo el tiempo en el lugar en donde se desarrolla el FDS, en régimen de pensión completa.
Durante el Fin De Semana, las parejas asistentes aprenden y experimentan un método estructurado de comunicación, que promueve la escucha, el autoconocimiento y el respeto mutuo. También se analiza la presencia de Dios en la vida de la pareja, aunque no existe una formación religiosa directa.
Según sus organizadores, los Fines De Semana de Encuentro Matrimonial no son retiros espirituales, ni clínicas matrimoniales, ni dinámica de grupos, ni sustituyen a la terapia psicológica si fuese necesaria. Se trata de un tiempo pensado para dar a los matrimonios la oportunidad de revisar su relación de pareja, compartiendo entre ellos sentimientos, desilusiones y esperanzas, con la finalidad de renovar su ilusión y revitalizar su matrimonio.