“Es importante que el policía esté respaldado por la ley en el momento de su actuación”

Fabricio Ríos – Srio. Gral. del Sindicato de Funcionarios Policiales de Montevideo (SIFPOM), Alejandra Alves, Delegada del SIFPOM en Salto 

Representantes nacionales y locales del Sindicato de Funcionarios Policiales de Montevideo (SIFPOM), visitaron la redacción de EL PUEBLO, y expusieron varios temas sobre la realidad por la que atraviesa el sector.
Cuéntennos sobre la gira que vienen llevando adelante
El sindicato tuvo origen en Montevideo y, con el tiempo, nos fuimos extendiendo a los demás departamentos, porque como nuestro trabajo se comenzó a ver y los compañeros vieron que el sindicato conseguía cosas como derechos y beneficios, transformándose en un sindicato reconocido, nos empezaron a llamar del interior, para solucionar la problemática de cada departamento, siendo que cada uno de ellos es un mundo en sí.
En Salto, estuvimos junto a la Delegado de SIFPOM, la compañera Alejandra Alves, el interior del departamento, donde hay una problemática importante en el tema de los horarios, con exceso del mismo. Nosotros como policías tenemos un contrato de 192 horas, y nos encontramos con compañeros que alcanzan más de 300 horas, prácticamente el doble. También, asuntos como el de la flota con la que cuentan, de la alimentación y de la infraestructura de lo que son los destacamentos en la campaña.
Mantuvimos, también, una reunión con el Jefe de Policía, de Salto, Crio General (R) Oldemar Avero, la que duró más de dos horas y media, quien se mostró abierto a trabajar, reconociendo algunas de las carencias, comprometiéndonos a trabajar en conjunto por estos problemas, él desde su lugar como Jefe de Policía y, nosotros, desde el lugar que nos corresponde como defensores de los derechos de los trabajadores policías.
En esa búsqueda de soluciones, las que somos conscientes de que llevarán un tiempo, pero, por las que intentaremos llegar a buen puerto, solucionando problemas como los del horario, la alimentación e incluso de la locomoción.
¿Y en cuanto a las problemáticas existentes en la ciudad?
Si bien arrancamos con la campaña, también, vamos a trabajar en la ciudad, incluso, pudimos ver y sondear un poco el tema de la nocturnidad, que históricamente se pudo firmar el convenio al respecto, donde el sindicato participó durante más de dos años, en búsqueda de ese derecho que no tenía el policía y que, después de dos años de lucha, de idas y venidas, pudimos lograr la firma del convenio, el que en el mes de enero se hizo efectivo, con el cobro en este mes de abril de los montos correspondientes, aunque, con algunos problemas en el pago. Dicha situación, depende de cada policía reclamar esos haberes; el Ministerio del Interior sacó una resolución donde están los pasos a seguir para efectuar el reclamo. El trabajo del sindicato sobre el tema, era hasta la firma del convenio, lo cual se logró.
Lamentablemente, lo vemos en todos los departamentos, que hay una gran desinformación, los policías no están informados, no tienen en claro las reglamentaciones, las leyes que los rigen, entonces, una de nuestras funciones es, también, ahora que estamos trabajando aquí en Salto, es que a todos los policías les llegue cada una de dichas informaciones para estar actualizados ante cada situación. Por ejemplo, sobre la nocturnidad, ellos no tenían la circular que sacó el Ministerio, donde se fijaba un plazo de cinco días para hacer los reclamos. De ahora en más, nosotros nos encargaremos de que a cada policía le llegue la información.
¿Cuáles son las mayores dificultades que tienen hoy en día los policías, y que son comunes a todos?
En estos momentos estamos trabajando en una comisión de viviendas, ya que en la ley de presupuesto del 2015 se crea un fideicomiso, y hay una cuenta creada, donde, a los policías se les descuenta el 1% de su sueldo, que va para tutela policial, del cual, un porcentaje va a un fondo de vivienda, por el cual, hasta ahora, no se le venía dando ningún tipo de solución a los policías. Si bien al principio se entregaron unas 60 viviendas a algunos compañeros que estaban en zonas rojas, de igual manera, seguimos con una gran cantidad de policías, alrededor de unos 1.000, según el último censo, que vivían en zonas rojas, siendo que nosotros tenemos datos que no reflejan esa realidad, sino que es aún mayor.
Dichos policías son amenazados en sus casas, también sus familias, y todo, por no tener una forma de acceso a un sistema de compra de viviendas. Fíjese que, algunos pueden y acceden a través de la Contaduría General de la Nación, a alquileres de 15.000 pesos, o más, por ejemplo, siendo que las cuotas de compra de una casa son menores, o sea que, podría acceder a eso, si hubiera, claro está, un plan de compra de una casa digna, y no en una zona roja, donde la delincuencia asienta su base, y al policía y su familia arriesgando sus vidas.
Por lo tanto, nosotros tomamos con alegría que se nos haya citado nuevamente para conformar esa comisión, y ya haber comenzado a tratar el tema de que se van a empezar a dar préstamos para la compra y refacción de viviendas, y para alquileres, también. Siempre, tomando en cuenta a aquellos compañeros que están más necesitados; y nos referimos a quienes viven en zonas rojas, a madres solteras, y de ahí, iremos viendo cómo se va manejando para que los planes lleguen a todos los policías que quieran acceder a una vivienda.
Por otro lado, queremos informar que, en mayo, presentaremos un proyecto de ley sobre la presunción de la legítima defensa. Si bien, al principio, estuvimos respaldando un proyecto presentado por Bordaberry y otro por Lacalle Pou, resolvimos hacerlo nosotros, para no politizar la cosa.
Es importante que el policía esté respaldado por la ley en el momento de su actuación, y no hablamos de “gatillo fácil”, no. Hoy en día, lamentablemente, cuando el policía saca el arma de reglamento y pasa un hecho donde muere un delincuente, los abogados lo que tienen que comprobar, es que fue en legítima defensa, si no, el policía, es procesado o emplazado. Nosotros, por lo tanto, lo que queremos es, darle la garantía al policía de que, cuando use el arma de reglamento, tenga bien en claro las coas y esté capacitado para usar el arma, en cada situación. Esas son algunas de las tantas cosas que tenemos por tratar.