España supera las 10.000 muertes por coronavirus

Con 950 decesos en un solo día, se queda muy cerca de la peor cifra en el mundo (969), que registró Italia

Batir el récord del número de muertes por coronavirus en España casi no es noticia: viene sucediendo prácticamente a diario desde que estalló la crisis. Pero este jueves el salto ha sido todavía mayor: 950 fallecimientos en una sola jornada, hasta superar los 10.000 en total, muy cerca de los 969 que Italia registró en un solo día (971, según los datos consolidados de la Organización Mundial de la Salud), el máximo mundial hasta el momento en una sola jornada. Esta cifra supone que España ya acumula el 20% del total de víctimas mortales declaradas en el mundo por coronavirus (50.230, según el dato de las 19.00 de la Universidad Johns Hopkings).sepelio
Es el sexto día consecutivo que se superan las 800 muertes, si bien los anteriores se habían mantenido en una horquilla que solía estar alrededor de los 850 (ver gráfico). Este repunte no altera, sin embargo, una tendencia de desaceleración en términos relativos que se viene observando desde el 25 de marzo. Esto es posible porque, como los casos son cada vez más numerosos, la cantidad relativa de fallecimientos, a pesar de subir en términos absolutos, baja en porcentuales. Las buenas noticias de verdad, el cambio de tendencia en la curva, llegarán cuando comience una caída sostenida también en los números absolutos. Pero los expertos aseguran que este fenómeno no describirá una V invertida, sino más bien una U, con una meseta de estabilización antes de que comience el descenso. Los porcentajes muestran cómo España se encamina hacia esa meseta.
Esta meseta es el resultado de las diferentes velocidades en las que la epidemia se desarrolla en España. Esto provoca que cuando el crecimiento de fallecidos empieza a perder fuerza en las comunidades golpeadas primero por el virus, tomen el relevo otras. El mejor ejemplo del primero grupo es Madrid, pero también el País Vasco o La Rioja. Ninguna de ellas ha llegado a doblar en los últimos seis días el número de fallecidos, que pese a algunas oscilaciones ha tendido a estabilizarse.
Por el contrario, los muertos prácticamente se han triplicado en estos mismos seis días en comunidades como Galicia, Extremadura, Cantabria y Murcia, que partían de una incidencia mucho más reducida. Y entre ambos grupos se sitúan aquellas (Cataluña, Castilla-La Mancha y Castilla y León) que ya hace 10 días que empezaron a seguir la estela de Madrid y a ver como se aceleraban sus indicadores.
El resultado son tres tendencias que actúan de forma solapada y que mantienen por ahora ligeramente al alza el balance de fallecidos, como se ha visto este jueves. Y, según todos los expertos consultados, se avecina una ancha meseta en la que se sucederán, con algunas oscilaciones, los días con una cantidad de muertos similar, como ya ha ocurrido en Italia.
Además, realmente no hay una curva, sino que son varias. La que refleja el número de muertes (o su porcentaje) es en realidad la última en cambiar, ya que en primer lugar una persona se infecta, al cabo de un tiempo detecta los síntomas y, si la enfermedad es grave, generalmente es hospitalizada y pasa por la UCI hasta que muere. Ese es el orden en el que cada una de esas curvas va bajando. Y, entre la infección y el fallecimiento pueden pasar alrededor de tres semanas.
El de los casos, además, como se viene repitiendo, es un dato bastante irreal, puesto que por el momento solo se detectan los más graves. Este jueves han llegado a 110.238, con una subida de un 7,9%, un porcentaje que también viene cayendo desde hace más de una semana. «En el pico ya estamos, el foco ahora lo tenemos en que en los próximos días no lleguemos al punto de saturación de las UCI», ha dicho Fernando Simón, director del Centro de Coordinación y Alertas Sanitarias (CCAES).
Evolución de casos confirmados
La cifra a la que miran con mucha atención los especialistas es la del número de hospitalizaciones. Esta sí venía bajando día tras día, pero este jueves también aquí hay malas noticias: con 2.695 ingresos, se interrumpe esa tendencia, si bien no se puede hablar de un cambio, ya que para ello es preciso que se prolongue en el tiempo. Esa subida podría ser coyuntural en un camino muy claro de bajada en términos absolutos (no solo relativos) que se viene observando también desde el 25 de marzo.
Las personas que han pasado por las UCI han llegado el jueves a 6.092. Interpretar este dato es cada vez más complicado. Por un lado, el Ministerio de Sanidad viene aclarando desde hace aproximadamente una semana que es un número acumulativo, que suma todos los enfermos que han necesitado ingreso, pero no resta las altas ni las muertes. No todas las comunidades están reportando igual. Madrid, por ejemplo, explicó el miércoles que ellos aportan una foto real: cuántas personas hay ingresadas cada día. Esta disparidad produce fenómenos tan inverosímiles como que del martes al miércoles, el informe de Sanidad mostraba el mismo número de ingresados en esta comunidad autónoma. Además, la saturación de estas unidades está produciendo que no siempre puedan admitir a todos los que la necesitan, según han explicado varios intensivistas a este periódico. La propia María José Sierra, del Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias Sanitarias (CCAES), ha reconocido este jueves la falta de fiabilidad de estos datos: «Algunas comunidades comunican los datos acumulados y otras reflejan el número de pacientes que ayer se encontraban en UCI, por ello esta bajada de incremento hay que analizarla con cuidado. La ocupación de las UCI sigue siendo crítica en algunas comunidades, porque las estancias son largas».
Sigue creciendo el número de altas. Más de 26.000 personas se han curado tras pasar por un hospital, lo que supone un 24% del total de positivos.
(EPM)