“Esperemos que esta problemática pueda solucionarse de buena manera, por el bien de Cataluña y España”

Beatriz Goslino de Ferrés, salteña radicada en Barcelona hace más de 40 años

Los hechos acontecidos en Cataluña (España), han suscitado la atención del mundo entero. El deseo de muchos de independizarse de ese país, el de otros tantos que no, y la brutal represión por parte del gobierno para que no se realizara el referéndum tildado de ilegal, ha causado incertidumbre y preocupación sobre el rumbo y el destino al que se llegará en el asunto.
EL PUEBLO dialogó al respecto con Beatriz Goslino de Ferrés, salteña, casada con un catalán, madre y abuela de catalanes, quien vive en Barcelona hace más de 40 años.Salteña radicada en Cataluña -Beatriz Goslino de Ferres
¿Realmente Cataluña se encuentra bajo el yugo del resto de España?
En primer lugar, debemos decir que, España es una democracia parlamentaria, con una constitución que puede ser enmendada, por lo que se precisaría realizar una votación sobre la secesión territorial, para llegar a tal enmienda, y el apoyo de una mayoría calificada de españoles.
No es verdad que Cataluña está oprimida ni políticamente, pues los ciudadanos catalanes votamos con mucha frecuencia -de hecho, entre elecciones municipales, regionales, nacionales y europeas, hemos votado como seis veces en los últimos cinco años-; ni económicamente, pues es una de las regiones más prósperas de España y sus ciudadanos disfrutan de un alto nivel de vida y uno de los más altos grados de autogobierno de cualquier región europea.
¿Desde cuándo comenzaron las diferencias?
Es mentira que Cataluña es otro país, como muchos dicen; la región de Cataluña nunca ha existido como una entidad política independiente. Yendo a la historia de toda ésta región, la misma, hace muchos años, fue parte del Reino de Aragón, que luego se fusionó dinásticamente con el Reino de Castilla en 1492, en la época de los Reyes Católicos; ahí surge la España que conocemos hoy. Nunca ha existido una “unión”, como sucede en el Reino Unido, por ejemplo. Cataluña es España, lo ha sido siempre, tal como Normandía es parte de Francia, y el Piamonte de Italia.
Viniendo a nuestros tiempos, el partido que tradicionalmente dirigía el gobierno regional de Cataluña, ha utilizado durante 30 años dinero público para promover una agenda separatista a través de la educación y los medios locales y se ha financiado ilegalmente con un esquema corrupto en el que los contratistas tuvieron que pagar sobornos al menos a un 3% de cualquier trabajo público.
Existen tantos intereses que no se dicen por conveniencia que, en las elecciones regionales, los partidos pro-secesión decidieron unirse en torno a un solo tema: independencia; y no sólo no lograron obtener la mayoría de los votos, sino que también perdieron votos en relación con las elecciones anteriores; las encuestas, incluso las pagadas por los separatistas, demuestran que el apoyo a la independencia es una minoría y en declive, y eso los ha vuelto locos.
El 9 de noviembre del año pasado intentaron hacer lo mismo y la mayoría les dijo que no, pero de todas formas insistieron y siguieron.
Sucede que la gente no es que no quiera votar, sí quiere; pero quiere garantías y no lo que hemos visto, donde no había urnas legales, ni padrones, ni sobres, y donde se sabe y se vio a gente votar más de una vez. Eso tampoco es democracia, pues ésta no se trata solamente de poner el voto, sino de hacerlo con garantías, repito.
¿Qué clase de intereses son los que menciona?
Le explico. A medida que la economía mejora y el apoyo a la independencia disminuye, los separatistas temen “perderse el tren” y, rompiendo con las leyes españolas y regionales, se han embarcado en una campaña para presentar al gobierno central como “malvado” por no permitir un referéndum regional que no cumple con la Constitución (la que fue ampliamente aprobada por toda España, incluida Cataluña en 1978, una vez muerto Franco y retomada la democracia). También, se trata de oculta los escándalos regionales de corrupción, y la enorme deuda por la que atraviesa Cataluña, siendo que el gobierno central (como a todas las autonomías), le asigna el presupuesto correspondiente el que no se ha sabido administrar.
También es cierto que esta gente (los separatistas), no quieren al Rey; pero bueno, hay vías constitucionales que se deben seguir, y si desean modificar la Constitución, pues que se haga, pero legalmente, más allá del resultado que salga.
¿Hubo diálogo entre el gobierno y la Generalitat?
No; el Presidente Puigdemon no ha querido dialogar. Es más, no han respetado ni siquiera a la oposición que la conforma, aprobando esta ley que habilitó el referéndum ilegal, a puertas cerradas prácticamente, yendo contra la propia Constitución de Cataluña. No han querido dialogar con nadie. Los han llamado desde el Parlamento, desde el gobierno y se han negado, diciendo que: sólo hablarían si era para sacar la ley de independencia.
¿Fue a votar?
Esta vez no voté por lo que acabo de decirle. El día que, haya una ley aprobada como manda la Constitución, que habilite a un referéndum al que concurra todo el pueblo español, ahí sí votaré, por mientras no.
¿Qué opina de la represión de la Guardia Civil y de la Policía?
Horrible, que estuvo mal. Eso les ha dado a los separatistas otro elemento para gritar contra España, pero España no es solamente el gobierno, es mucho más. Por otra parte, los Mossos de Escuadra, no salieron a proteger a la gente, siendo que tenían la orden de jueces y fiscales de hacerlo, dejaron al pueblo al azar, por lo tanto, si hubiesen cumplido con su deber, quizás muchos desmanes se hubiesen evitado; son responsables también de lo sucedido. Ahora, esa represión censurable, vale decir que, no fue en toda Cataluña como se ha dicho, eh, fue en dos o tres lugares específicos, y vale decir también que, muchos Guardias Civiles fueron heridos y maltratados. Creo que no han sabido sobrellevar la situación, lo cual me apena mucho, pues esto ha agrandado un fraccionamiento que estaba, pero no tanto como lo está ahora. Esperemos que esta problemática pueda solucionarse de buena manera, por el bien de Cataluña y España.
¿Teme por el futuro?
Sucede que Cataluña sin España no podrá vivir como vive ahora. Formamos parte de la Unión Europea porque somos parte de España. La incertidumbre de qué sucederá si nos independizamos, es enorme. La Unión Europea ya ha dicho que, nos costaría mucho llegar a restablecer relación con ellos, pues si para salir lleva tiempo, como le está pasando al Reino Unido, imaginemos para entrar nuevamente. Lo que pasará con los funcionarios públicos estatales; las empresas nacionales y extranjeras –pues no tendríamos las seguridades jurídicas que necesitan-; los bancos; las exportaciones, fíjese que a Andalucía le vendemos lo mismo que a Francia; un montón de etc., que nos preocupan.
Deseo que se calmen las aguas y que podamos salir como lo hemos hechos en otras situaciones, con paz y tranquilidad. Que se nos sean respetados los derechos y que no se nos impongan ideas que las sustentas algunos pocos, cuando la gran mayoría, creemos y queremos otras cosas.
(Entrevista Adrián Báez)







El tiempo

Ediciones anteriores

noviembre 2018
L M X J V S D
« oct    
 1234
567891011
12131415161718
19202122232425
2627282930  

  • Otras Noticias...