Esta elección es “la batalla final”, que no será “con armas”, será “una batalla para conquistar el voto, las mentes y los corazones de la gente”

Para Constanza Moreira, senadora del Frente Amplio

Estuvo recientemente en nuestra ciudad la senadora Constanza Moreira para realizar a través de una conferencia de prensa, el lanzamiento oficial de la candidatura a la diputación de Marcela Azambuja por el acuerdo identificado con la Lista 359, y que nuclea a tres grupos del Frente Amplio.
CONTRA LA EXTREMA DERECHA
“En un momento de fragmentación de sectores –comenzó diciendo Azambuja-, y en la esfera política poder hacer acuerdos, para nosotros es una gran alegría. Contar con el apoyo de los tres sectores que integran esta alianza, la 5005, el MÁS y compañeros de otras listas, como el Partido Comunista, que nos apoyan y acompañan, es realmente un privilegio”. CONFERENCIA DE PRENSA DE CONSTANCIA MOREIRA
“Este acuerdo que si bien se tejió a nivel nacional tiene una expresión local que recae en mi persona pero que plantea un trabajo en equipo hacia una diputación. Apoyamos el senado de Constanza Moreira y su equipo porque entendemos que ha hecho un trabajo contundente y que el Parlamento que viene la va a necesitar porque no va a ser sencillo tener en el Parlamento a figuras de la extrema derecha que también en Uruguay, así como a nivel regional, se están expresando. Por lo tanto, creemos que la figura de Constanza es imprescindible allí, marcando una presencia fuerte”.
LA BATALLA FINAL
Por su parte, la senadora Moreira definió los días que quedan de campaña como “la batalla final, que no es una batalla con armas, es una batalla para conquistar el voto, que es conquistar las mentes y los corazones de la gente”.
“Sabemos que hay mucho que mostrar de lo que han sido los logros del gobierno de estos 15 años, pero también las propuestas para adelante, junto a esta alianza entre Casa Grande, 5005, MÁS e independientes y con nuestra brillante compañera Marcela Azambuja, que mucho trabajo nos costó que finalmente diera lo que se llama el paso largo, que es cuando uno sale de una actividad y se dedica a la política, es en verdad un paso largo”.
“Precisamos de muchas mujeres valientes en la política. No es fácil para las mujeres hacer política, siempre tiene un costo superior al de los hombres, primero porque son menos, después por lo que nosotros le llamamos la triple jornada, el trabajo, la familia y después la política, porque siempre tienen muchos menos recursos que los hombres. Así que a las mujeres hay que protegerlas y mucho en su ingreso a la política”.
ROJA, VERDE Y VIOLETA
“Somos una izquierda roja, verde y violeta”, agregó. “Roja, porque siempre estamos con la defensa de los derechos de los trabajadores. Ponemos a los trabajadores en el centro de la política pública, pensamos que un gobierno de la oposición podría ser nefasto para las condiciones de vida del pueblo trabajador, para sus condiciones salariales, para sus derechos como el de huelga, que está en cuestión. Hay allí unas demandas presentadas por las cámaras empresariales a la OIT que los mismos programas del Partido Nacional y del Partido Colorado incorporan. Todo lo que ha sido las políticas de Consejos de Salarios por rama, todo esto que es la izquierda roja, la más tradicional en el FA y muy central para nosotros”.
“En segundo lugar, el Estado en el centro. Somos firmes defensores del Estado, de las empresas públicas muy atacadas, por cierto, durante este período. Hemos luchado para que ANTEL, ANCAP sean públicas antes en la resistencia, ahora desde el gobierno. Trabajamos denodadamente en pos de la educación pública, eso nos une fuertemente”.
“Solo un cuarto gobierno del FA puede asegurar mantener y aumentar el presupuesto para la educación pública. Nos comprometimos con la meta del 4.5%, llegamos. Nos comprometimos con la meta del 6%, no llegamos, pero se hicieron muchos esfuerzos acercando a esa meta. Una izquierda roja es la defensa de la educación pública”.
“Decimos que somos también la izquierda verde porque defendemos la idea de un modelo de desarrollo que no esté reñido con el medio ambiente. Sabemos que la intensificación de la actividad económica en el territorio que se produjo durante los gobiernos del FA, que fueron 15 años de crecimiento económico ininterrumpido, dejó su resaca medioambiental porque es imposible plantar toda la tierra, instalar grandes empresas, instalar papeleras y no tener daños ambientales. En un cuarto período de gobierno la agenda ambiental tiene que ser central, y nos gustaría poder celebrar un pacto verde con el Partido Nacional, con el Partido Colorado y quienes sean el cuarto partido, pero sobre todo con estos dos. Un pacto verde respecto a la sustentabilidad ambiental de Uruguay”.
Finalmente, “una izquierda violeta es una izquierda feminista, acá Marcela y yo somos la viva imagen de la lucha de las mujeres. No por tener poder sino por compartir las responsabilidades pero también las decisiones en pie de igualdad con los hombres”, concluyó.