Está en marcha la 14ª edición de La Redota: Este año incluirá la participación argentina y culminará con un abrazo en el cruce de dos embarcaciones

Está en marcha la 14ª edición de La Redota: Este año incluirá la participación argentina y culminará con un abrazo en el cruce de dos embarcaciones

La 14ª edición de la Redota, que ya se ha iniciado, se centrará el próximo fin de semana, 3, 4, y 5 de diciembre en Salto. Es esta una fecha preestablecida, desde hace años en un congreso de intendentes, donde se le dio a cada departamento una fecha especial para que no se superpusiera con ninguna otra de otro departamento, así como le dieron el 23 el de setiembre al Patriarca en Paysandú, la Patria Gaucha en Tacuarembó en el mes de marzo, a nosotros nos tocó el primer fin de semana de diciembre que corresponde la fecha con el éxodo del pueblo oriental, explicó Ofelia Piegas ayer a EL PUEBLO.

UNA MARCHA DE PUEBLO

Siempre que digo “éxodo” -anotó – me estoy contradiciendo porque La Redota en realidad es el nombre que le pusieron los paisanos que su gran mayoría eran los protagonistas de este hecho histórico de tanta envergadura, es tan importante que uno se ha acostumbrado tanto a citarlo que le ha hecho perder la entidad que en realidad tiene porque en este acontecimiento es que nace la orientalidad o por lo menos se pone en evidencia, ya que fueron 64 días de marcha, 540 kilómetros, del pueblo realmente.

Esto datos – prosiguió Ofelia – los podemos contar porque tenemos la suerte de contar con el “censo” de las familias que se contabilizó en el pasaje del Paso de las Piedras del Daymán, donde surgieron y está el documento firmado por Artigas una cosa preciosa que se ha conservado de prácticamente 200 familias; 197 familias que contaban trescientos y pico de integrantes porque no solamente eran esposo y esposa, sino en algunos casos un viudo, una viuda, un soltero que además cada una de estas familias tiene nominado allí la cantidad de hijos que trae, la cantidad de esclavos, e incluso, los carruajes, que nos marcan una cosa muy interesante, lo mismo que los esclavos, porque la inmensa mayoría, más del 80%, de las familias tenían muchos hijos, no tenían carruajes ni tenían esclavos, lo cual nos indica el nivel socio económico de esta marcha.

Además las familias mas pudientes habían marchado desde el Monzón ya de arranque con el ejército de las provincias unidas que se retiraba hacia Buenos Aires, quiere decir que es un verdadero cuadro sociológico el que se puede estudiar a través del padrón de las familias.

EL PASAJE AL OTRO LADO DEL RIO

En estos primeros días de diciembre con esta canícula tan tremenda, que corresponde sobre todo a esta zona, con el dato fiel que en el año 1811 fue el año de mayor seca de todo el siglo XIX, evidentemente el cruce a Entre Ríos fue con mucho mas facilidad de lo que fueron los otros cruces, por ejemplo el retorno en abril, pensando que el peligro portugués había desaparecido, que no fue así, tuvieron que volver al otro lado que recién entonces se corrieron de San Antonio; no existía Concordia, el núcleo que formaba la capilla de San Antonio se tuvieron que correr hacia el norte, hacia justamente el Ayuí, donde está determinado según la historia, pero no fueron tantos los meses que estuvieron, mayo, junio, julio y fin de agosto empieza el retorno, cuando luego después del tratado de Rademaker-Herrera, el acuerdo entre Brasil y la actual Argentina determinan el retiro total de las tropas portuguesas y entonces se retorna a la provincia oriental, para hacer el segundo sitio de Montevideo.

CERCA DE 5000 PERSONAS

Lo que observamos en esta marcha – agregó la Prof. Ofelia Piegas – es, no tanto los peligros, porque estas 4000 personas que llegaron y que fueron censadas  y que Artigas agrega con puño y letra todavía faltan mas de 100 familias y carruajes, 1000 personas que no han llegado todavía al Daymán, es decir que todavía quedan sin censaren realidad podemos hablar de 5000 ciudadanos y 6000 del ejército que los custodiaban, que venían paralelamente, pero ahí no termina y aquí viene la asignatura pendiente que tiene nuestra historia con esos 400 charrúas liderados por el caciquillo que paralelamente venían, evitando que el ejército portugués pudiera acercarse a la marcha.

Es decir que de cualquier forma y a pesar de no haber tenido ese tipo de encuentros, las vicisitudes fueron muchas, algunos de los arroyos que se cruzaban, el caso del Queguay, muy torrentoso, se llevó algunas personas, o sea que fue además el dolor, la desesperanza, el desconsuelo, de haber sido después de la eclosión de victoria que fue la batalla de Las Piedras haber tenido que tranzar en este armisticio entre Buenos Aires y Montevideo porque era la única forma de evitar la pérdida de la Revolución de Mayo, por cuanto por todos lados las provincia unidas hacían agua, en Paraguay, en alto Perú, la única victoria  había sido la batalla de Las Piedras.

O sea que fue necesario hacer esa transacción, claro siempre hay pérdidas en estos casos, y la pérdida nos tocó a nosotros, pero no solo a nosotros, porque uno cree que fue la Banda Oriental la perjudicada, también el Entre Ríos, porque la entrega a Montevideo llegaba a las riveras del Paraná.

Es decir que fue una gesta en la cual estuvimos metidos en la misma bolsa, tanto entrerrianos como nosotros, los de la Banda Oriental.

RECREACIÓN EN EL VAIMACA PIRU

Ese trajinar, esas dificultades, que debe haber habido muchas con una cantidad de episodios, que se han mantenido un poco en el ideario, en lo popular, las historias que se van contando, sino también documentos precisos, con las cartas de Artigas, de hechos acaecidos en La Redota, eso es lo que vamos a hacer el día sábado 4 de diciembre en una recreación de un último campamento artiguista, recopilamos de todo el imaginario popular y mucho de la realidad histórica episodios , como raptos de chinas, y ulteriores de casamientos tantos bautismos, el juego de taba, las peleas de los gauchos, entre otros, de una forma muy bonita, por eso invito a todo el mundo que vaya a ver esta recreación que vale la pena.

Todas estas dificultades, las alegrías también, porque no solo hubo penas, todo eso fue creando ante ese núcleo de personas algo en común que es lo que llamo la orientalidad o sea que desde ese momento fuimos diferentes de las demás provincias del Río de la Plata, y merecimos el derecho a ser patria, porque en fin, el nacimiento de nuestra independencia es muy cuestionable puesto que fue una acción de conjunto entre Buenos Aires y Río de Janeiro, para solucionarle mas que nada el problema a los ingleses que querían paz en el Río de la Plata para poder tener lucro que quedar en realidad lo que los traía a esta zonas, pero de cualquier forma si es cierto que nos impusieron una independencia, nosotros ya éramos diferentes y prácticamente por la acción de Artigas; este personaje tan carismático y tan mal conocido tanto por detractores como por quienes lo adulan también, es decir que lo sacan de contexto, lo endurecen en una imagen de una plaza, y le hacen perder la humanidad que en realidad tuvo, este hombre que en realidad fue formado de vieja estirpe española pero formó su personalidad en un contexto diferente donde primaban elementos muchos indígenas que los charrúas, que los guaraníes adoctrinaron y tal vez aculturados por las misiones jesuíticas luego la presión portuguesa que nos dio también ahí, un elemento cultural diferente, y ese hombre, ese gaucho que empezó siendo hombre mal entretenido perseguido por la ley que aquí no había ley por lo tanto era zona de refugio, al norte de Río Negro y que luego fue pasando de auderio a changador en las vaquerías y terminó siendo gaucho en las huestes artiguistas.

Todo esto fue configurando una diferencia con el resto del mundo de la época y en este lugar que se forma este Artigas, liderando con su personalidad  todo a la campaña en ese momento cuando se inicia la revolución nuestra con esa admirable alarma, por cuanto como dice la canción “de todas partes vienen”, realmente de todas partes como si en el aire hubiera llevado el grito de libertad se fueron acercando a Artigas muchos caudillos de los pagos y que pudieron en la Batalla de Las Piedras realizar el milagro de vencer al ejército español.

UN RESPETO ESPECIAL

Todo esto amerita un respeto especial por este acontecimiento histórico, posiblemente poco enseñado en la realidad, no fue un paseo por la Banda Oriental, fue una épica realización digna de una historia griega.

Y por eso yo afirmo, no digamos éxodo, porque el éxodo es quien huye quien dispara de estar en la tierra prometida para permanecer allá donde se encuentre mejor, nosotros fuimos con la convicción de que en el momento adecuado volvíamos para terminar lo que había sido la reacción contra el godo que esa palabra era lo que significaba  todo lo extranjero, todo lo odiado a lo que había que abatir, son impulsos de reaccionar en un momento determinado contra todo aquello que hacía años y años de la época española de la colonia acumulado en el alma de los orientales.







El tiempo

Ediciones anteriores

septiembre 2018
L M X J V S D
« ago    
 12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930

  • Otras Noticias...