Ex técnico cuestiona la desafiliación del BPS impuesta por CTM en el año 1995 a todos sus funcionarios

Cr. Juan A. Colina

g4La desafiliación masiva del personal de CTM en 1995, con respecto a la cobertura Previsión Social del BPS, en forma unilateral por la delegación uruguaya ante la CTM, cortando el pago de aportes personales y patronales  y obligando a que el personal de la empresa pasara a inscribirse como empresas unipersonales y buscara sus propias fórmulas sustitutivas de futura cobertura provisional, fue denunciado por el Cr. Juan A. Colina, en nota remitida a EL PUEBLO,.

Argumento esgrimido por CTM:

a) Se asimiló al personal uruguayo a personas que trabajan independientemente en organismos internacionales, tales como consulados,  embajadas, y similares, y que el BPS les permite una inscripción como empresas unipersonales independientes, sólo obligados al pago de un aporte patronal,  ficto, sin relación al ingreso real generado.

Esta resolución de CTM, estableciendo la desafiliación masiva de BPS-Caja Civil , viola disposiciones legales, como:

Decreto 66/1981, el cual establece en su único artículo, que las personas que prestan o hayan prestado servicios en consulados, embajadas o representaciones diplomáticas, con sede en el país, podrán acogerse a la Ley 13179, del 22/10/63,” en  cualquier momento”. O sea, la decisión , queda librada a la voluntad soberana de cada trabajador, y será de su propia responsabilidad, hacerlo o no hacerlo.

– La libertad del trabajador de CTM para cambiar por si mismo su situación de afiliación subsistente en Caja Civil-BPS, se ve reforzada también por lo que establece la Ley 12138, del 12/10/1954, que declara incorporado al régimen de Industria y Comercio la afiliación de aquellos trabajadores que ejerciesen actividades lícitas remuneradas y que no estuvieran comprendidas por otros regímenes jubilatorios. 

Queda claro – sostiene el Cr. Colina – que el personal uruguayo en CTM, afiliado en Caja Civil, en calidad de funcionarios públicos, por la ley 12989 del 28/11/1961, ya poseía su régimen jubilatorio, propio, y no está implicado en dicha norma que trata de dar soluciones a trabajadores  sin afiliación alguna a Caja especifica.

-Por otra parte, el art. 178 de la ley 16713, en su ultimo párrafo,  aclara que “Se presumirá que no existe finalidad de evitar el pago de contribuciones especiales de seguridad social,”  (léase,  Contribución Patronal de la empresa CTM, a favor del BPS) “cuando se trate de empresas unipersonales formadas por ex -trabajadores de la co-contratante, cuando la relación contractual sea consecuencia de una reestructura de ésta, acordada con su personal.” No hubo un tratamiento previo con su personal, ni con sus autoridades gremiales, ni presencia previa de extrabajadores, que buscan su permanencia, como unipersonales, en la empresa a la que están vinculados. Fue una medida impuesta en forma unilateral y autoritariamente, en nuestro caso. 

-Se reafirma la intencionalidad de evitar el pago de  la Contribución patronal, eje fundamental del financiamiento de jubilaciones en el sistema previsional uruguayo, cuando, se preveía por resolución interna, el reingreso  a su situación anterior, a favor de aquel personal  que a los 90 días no demostrara, su reafiliación al BPS, a favor de lo cual no se implementó ningún esfuerzo, acumulándose al presente, como ya fue comentado, un numero considerable de casos sin cobertura previsional, y en incumplimiento de obligaciones legales empresarias.

-Se dejó de lado la realidad de CTM,  organismo binacional, con una realidad de empresa de producción con un costoso equipamiento electro mecánico, que lo hace en nada equiparable a un organismo 100% burocrático, como una embajada o similar.

b)  La Delegación uruguaya de aquel momento, fundamentó la medida en la importante economía y ahorro que le significaba el no pago mensual de los aportes patronales al BPS,  abatimiento de costos, que no es real, por cuanto  el origen de dichos fondos para CTM es el Ministerio de Economía, y a partir de ahí, la demanda de similares cifras por el BPS, receptor de dichos Aportes Patronales, será contra el mismo Ministerio en caso de ser necesario.

c)  no se tuvo en cuenta la incongruencia que significaba que, durante más de 20 años CTM consideró a su personal, como una oficina  del Estado  uruguayo, cumpliendo sus obligaciones previsionales con BPS,  y asimilando totalmente a su personal como funcionarios públicos dependientes.

La relación laboral (obrero-patronal) es estrictamente  de dependencia, en cuanto a subordinación jurídica, técnica, administrativa, marco de política salarial y beneficios sociales, en nada equiparable a empresas unipersonales independientes (contrato definido y registrado en BPS, precio, plazo, trabajadores propios, facturación propia, constancias inscripción en RUC de la  DGI y en BPS, equipo y materiales propios, aportación sobre sueldos fictos, etc). 

Tampoco se tuvo en cuenta, que la Delegación Argentina, pudiendo recurrir a similar artilugio, no lo hizo, asegurando a su personal en la  estructura vigente pública de seguridad social, con el respaldo de tranquilidad y estabilidad que ello les conlleva. O sea, la Delegación Uruguaya en CTM, tomó una resolución totalmente en forma unilateral,  perjudicando a su propio personal,  sin coordinar su política social con la representación del Estado Argentino , y violando claras normas legales del régimen previsional uruguayo.  

d)  Consecuencias de la medida tomada por la Delegación Uruguaya:

1)  se dejo librado al personal a su exclusiva suerte, no se controlo a posteriori cómo había cumplido cada funcionario con su obligación de reafiliación unipersonal, en el BPS,  o en el mercado libre asegurador, y menos aún por cuál nivel de retribución lo hacia. Se estima, que hay un margen importante de afiliaciones a cifras no reales de ingresos declarados, y además muchos casos de total no inscripción previsional, como si no fueran trabajadores del Estado Uruguayo, lo cual generará, al término de su vida funcionarial, personas con escasas posibilidades de  acceder a una jubilación, y menos a un retiro jubilatorio digno.

2)  Cabe destacar que esta reforma previsional del año 1995, aplicada al personal uruguayo de CTM, periodo presidencial del Dr. Lacalle, y época de surgimiento de distintas fórmulas de seguros privados jubilatorios, como las AFAPS, se hizo al margen de lo que establece el art. 67 de la Constitución uruguaya  vigente, que establece puntualmente.

“Las Jubilaciones generales y Seguros Sociales, se organizarán en forma de garantizar a todos los trabajadores, patrones, empleados y obreros, retiros adecuados y subsidios para los casos de accidentes, enfermedad, desocupación forzosa,  y a su familia en caso de muerte, la pensión correspondiente.” Mas adelante agrega: “Las prestaciones  previstas en el inciso anterior se financiarán sobre la base de :A) Contribuciones  Obreras  y Patronales y demás tributos establecidos por Ley. Dichos recursos no podrán ser afectados a fines ajenos a los precedentemente mencionados;  B) La asistencia financiera, que deberá proporcionar el Estado, si fuere necesario.”

O sea, el esquema previsional uruguayo, se apoya,  creando una base financiera mínima, basado en la afiliación obligatoria y pago obligatorio de aportes personales y patronales, que permitirá la sustentabilidad del sistema de previsión público. De no cumplirse con esta coercitividad, por el ámbito de actividad privado o publico, imposible garantizar futuras jubilaciones y pensiones  para cada ciudadano.        

Esperamos que las actuales autoridades del organismo, CTM, y sabiendo que ambos gobiernos, el ya transcurrido  y el actual, han demostrado fuerte sensibilidad en la protección   y solución a la problemática de los trabajadores, en general,  contribuyan en restituir la situación anterior, de amparo por Caja Civil-BPS, como personal público dependiente.   

Cr. Juan A. Colina – Ex Agentes y Agentes Vs.







El tiempo

Ediciones anteriores

noviembre 2018
L M X J V S D
« oct    
 1234
567891011
12131415161718
19202122232425
2627282930  

  • Otras Noticias...