Exdirector de Educación disertó en el CeRP sobre “La educación Superior en tiempos globales”

Enrique Martínez Larrechea. Rector Organizador del Instituto Universitario Sudamericano. Doctor en Relaciones Internacionales; Máster en Educación, e Investigador del SIN (Sistema Nacional de Investigadores) y exdirector Nacional de Educación estuvo recientemente en Salto para realizar una exposición en el CeRP del Litoral. En la ocasión mantuvo un diálogo con EL PUEBLO, que presentamos a continuación.
VARIOS MOTIVOS PARA VENIR
Los motivos que me traen por Salto son varios; uno, que es muy grato volver a Salto para mí; otro, es que daremos una charla en el CeRP, sobre “La educación superior en tiempos globales”, cuya idea es plantear el debate sobre el tema y el último, es que en estos momentos me estoy desempeñando como Rector Organizador del Instituto DSCN0619Universitario Sudamericano, que es una fundación que acaba de presentarse al Ministerio de Educación y Cultura, para su reconocimiento como Instituto Universitario.
La diferencia entre Universidad e Instituto Universitario, es que las universidades se ocupan de dos o más áreas de conocimientos, y los Institutos Universitarios solamente de uno o de dos; este Instituto está convocando a profesores y profesionales para realizar una Maestría en Educación, que va a comenzar el 11 de julio.
Lo que se busca es que los profesores puedan tener como docentes a profesionales de Argentina, Brasil, México y de Uruguay, desde luego, donde pueda haber un enfoque de la educación en un momento de transformación, donde se están aprobando los métodos, los enfoques, la forma de hacer la educación; y para eso la idea es justamente reunir a los profesores uruguayos, con docentes internacionales.
El objetivo es que si hay un cierto porcentaje de inscriptos, estamos hablando de unos 15 estudiantes como mínimo, realizar la Maestría en Salto; de lo contrario, nosotros tenemos dos oficinas en el Hotel Escuela Colpin, en Montevideo, donde hay alojamiento para los estudiantes, o quizás poder aplicar las dos modalidades, hacerlo en Salto, y sin perjuicio de que haya otro grupo, para gente de otros lugares.
¿Estamos hablando siempre de educación privada?
Claro, es un Instituto de Educación privado; estamos regidos por el Decreto 104/2014, en el que se reconoce a los institutos y a las carreras; nosotros ya nos hemos presentado y si bien estamos en un período de reconocimiento, estamos también, en un tiempo adecuado para comenzar con esa Maestría.
¿Cómo ve la calidad de la educación en el Uruguay en este momento?
Tenemos un problema muy grande; que es un problema a la vez de calidad y de equidad, porque supóngase que de diez chicos que van a comenzar la educación primaria, van a terminar la educación media completa, solamente 3, 5; habla de que estamos dejando por el camino a mucha gente, especialmente a la gente de sectores sociales y culturales muy vulnerables.
Hay muchos diagnósticos, pero para sintetizar el por qué, es que la institución liceal está pensada para una época que ya no existe; cuando usted y yo íbamos al liceo, el mismo nos podía recibir con 14 materias distintas, pero uno traía de su hogar una cierta capacidad de síntesis cultural, una cierta capacidad lingüística, que ciertos chicos de determinados sectores socioeconómicos vulnerables, no tiene y lo que perciben de la institución secundaria, es hostil, porque no reconoce su cultura ni sus costumbres. Por eso se ha hablado en el gobierno de cambiar el ADN de la educación; efectivamente hay que cambiarlo en el sentido que, las instituciones deben reestablecer un diálogo con los jóvenes, en otros niveles y probablemente con un currículum mucho menos enciclopédico y mucho más acotado, y sobre todo, con una visión clara de qué queremos, qué competencias, qué aptitudes, qué valores queremos que los jóvenes construyan
Hay un problema básicamente de equidad, pero también lo hay de calidad, como resultado de estas formas de organización de los estudios, que no nos permiten encontrar los niveles que deberíamos tener,estas pruebas objetivas de Cooperación y Desarrollo Económico de la OCDE, PISA, que evalúan la competencia lingüística y de cálculo en chicos de 15 años en varios países del mundo, lo que nos dicen es que, no sólo que estamos muy abajo respecto de los demás países, aunque bastante bien en América Latina, un pobre desempeño en los parámetros mundiales; pero nos muestra algo mucho más grave, un dato preocupante y que es que no avanzamos respecto de nosotros mismos, porque si dijéramos que en 2006 tuvimos un puntaje, y en el 2007 otro y así sucesivamente y hemos ido mejorando, pero no, nos hemos estancado respecto a nuestra propia realidad.
Por supuesto, cuando se critican las pruebas Pisa, se dicen que esas pruebas son objetivas, que no están tomando en cuenta otros factores, otros procesos, que la educación es muy rica y que no es solamente cálculo, matemática y lengua, que hay otras cosas, está bien, podemos aceptar la crítica, pero de todas maneras nos plantea algo sobre lengua y cálculo, por lo que hay un problema de calidad, asociado a uno de equidad.
Ahora, en Uruguay se quiere tener una educación superior, de alta calidad, de innovación, de agregación de valor a lo que se hace, queremos insertarnos en los mercados internacionales, todo esto de lo que a menudo se habla en la agenda pública; pero esto es imposible de hacer, si no tenemos al 80% de cada generación graduándose con la secundaria completa; los países que logran ciertos resultados en ese sentido, tienen ese atractivo como por ejemplo Alemania.
Eso supone una mayor distribución social del conocimiento, más equidad y supone también, que la gente que sale de la secundaria, está en condiciones de insertarse en empresas, en procesos de innovación, en generar valor, y todo eso que es tan importante para nosotros.
Uruguay también necesita aggiornarse un poco en materia de formación docente; tenemos un profesorado en gran medida competente, vocacional, comprometido con la educación, pero a ese personal docente no les damos las herramientas que ellos precisan, donde en buena parte de los países del mundo, los docentes tienen un nivel universitario y nosotros en ese sentido nos hemos quedado un poco, si bien se hacen esfuerzos desde los organismos públicos, y se ha tomado conciencia de este problema, pero estamos retrasados y tenemos que fomentar mucho la formación de postgrado de nuestros profesores, y de alguna manera, lo que nuestro Instituto Universitario Sudamericano quiere hacer, es ofrecer maestrías a los profesores, justamente, como manera de insertarse en esta formación de conocimientos, que nos permita mejorar no sólo la educación, sino también la sociedad; muchos de los procesos de los que nos quejamos con razón, problemas de convivencia, problemas de violencia doméstica, etc, tienen una base muy fuerte en la educación y en los valores que las sociedad comparte.
Es una manera transformadora que en otros países se está haciendo, por ejemplo Finlandia, que es un país tan exitoso y en el que existen las pruebas PISA, está revolucionando su sistema de enseñanza, no se quedaron conformes con lo que tenían, eran los mejores del mundo, pero no estaban satisfechos y están transformando sus aulas, generando una enseñanza que no es por asignaturas, con proyectos, integrando competencias.
Tenemos que generar las experiencias que nos sirvan a nosotros, con profesores creativos, que tengan los incentivos, es lo que a través del Instituto, pretendemos darles.